¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 19 de abril de 2012

NUNCA DUDES DE UN GASOL

El quinto triple-doble de Pau Gasol en su carrera NBA conseguido anoche ante los Golden State Warriors vuelve a poner debajo de los más ilustres focos a un jugador sobre el que nunca debiera haber existido jamás sombra de duda alguna, y confirma que hoy por hoy sigue siendo el mejor jugador español, y me atrevería a decir que con bastante diferencia sobre el resto. No parece una afirmación en absoluto temeraria, sin embargo es curioso como esta temporada se ha posado un halo de pesimismo sobre el estado de Pau que no se corresponde con la realidad. Los números en ese sentido son absolutamente concluyentes. En una temporada tan dura, exigente y concentrada como esta del lock-out, y en la que los problemas físicos han sido norma común prácticamente en todos los equipos y en un gran número de jugadores, Pau no ha dejado de vestirse de corto ninguna de las 63 noches que los angelinos hasta la fecha han saltado a la cancha (les quedan por lo tanto tres partidos de temporada regular para amarrar esa tercera plaza que amenazan sus vecinos Clippers, viendo que las dos primeras ya las tienen matemáticamente ganadas los Oklahoma City Thunder y los incombustibles San Antonio Spurs), en una posición además en la que los jugadores parecen siempre más propensos a las lesiones, la de los hombres altos. Es el único de los nuestros que ha permanecido sano toda la temporada junto al coloso Ibaka, ambos piezas fundamentales de cara a los JJOO de Londres en una selección que empieza a acumular demasiadas dudas en el aspecto físico (sobre esto ya nos iremos deteniendo de aquí al verano), y se ha echado el equipo a la espalda en los momentos más complicados y con Kobe Bryant en el dique seco. Todo esto, por descontado, en un curso en el que, como todo aficionado sabe, ha estado más fuera que dentro del equipo, comenzando la temporada siendo traspasado pero no consumado por el veto de Stern, y estando constantemente en el mercado. Ese contexto en el que ha tenido que batallar el mayor de la que apunta a la mejor de nuestras sagas baloncestísticas, le confirma sin ningún genero de dudas como el campeón que es, dentro y fuera de la pista. En diez años de trayectoria NBA Pau presenta una hoja de servicios inmaculada en la que no se ha visto envuelto en ningún episodio oscuro, polémica, o incluso mal gesto con rivales, compañeros, entrenadores, aficionados o medios de comunicación (increíble por otro lado, y ya hemos hablado de ello alguna vez, la “esquizofrenia” de algunos aficionados españoles quienes por un lado llenan su boca de orgullo patrio apelando a los Nadal o Gasol como ejemplos de deportistas que se comportan como tales en la victoria y en la derrota y van por la vida con sus alforjas cargadas de valores, eso que tan en desuso está, pero por otro lado en nuestro país jalean el exabrupto, el insulto, los malos modos, o el dedo en el ojo, simplemente por puro “hooliganismo” de vivir cegados con la venda de sus colores sin atreverse a pensar por si mismos sobre ciertos comportamientos, vamos a dejarlos en “éticos”) 

De modo que la temporada 2011-12 de Pau Gasol, esa que comenzaba plagada de dudas, le vuelve a dejar en unos números prácticamente calcados a los que lleva haciendo toda su carrera. No falla. Su regularidad es sencillamente asombrosa, y muy pocos “power-forwards” presentan números superiores a él (Griffin, Love…), sigue siendo uno de los cuatro o cinco mejores altos de toda la liga y de los que mejores lee, ve y entiende el juego. 41 dobles-dobles en esta temporada (tercer jugador de toda la liga en este apartado sólo por detrás de Love y Howard), 17.4 puntos, 10.4 rebotes, 3.6 asistencias, 1.4 tapones, 0.6 robos, y una efectividad por encima del 50%. Como explicamos hace varias entradas, hay que contar con estos Lakers, tapados en los pronósticos (se paga su consecución del anillo en estos momentos 12 a 1 en las principales casas de apuestas), pero con un aplastante argumento a su favor: el nombre Gasol impreso en el reverso de la camiseta de su jugador número 16.    

Se sigue partiendo la cara por el equipo.

1 comentario: