¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 3 de marzo de 2016

ESPAÑOLES NBA: MALOS TIEMPOS PARA LA LÍRICA



Pau Gasol tira del carro de unos Bulls a la deriva.




No está siendo una temporada para el recuerdo la actual de nuestros jugadores españoles en la NBA. Si bien es cierto que hace unos meses analizábamos el rendimiento individual de los protagonistas, viendo que siguen manteniendo un buen nivel, en el aspecto colectivo las cosas no están saliendo como a nuestros internacionales les hubiera gustado, por no hablar de la lesión de Marc Gasol, por la que nuestro gran pívot se perderá el resto de la temporada, incluyendo unos play offs para los que salvo hundimiento en la recta final del curso los Grizzlies se clasificarán. No sólo eso, si no que como ya sabrán la mayoría de los aficionados, peligra seriamente su presencia en los Juegos Olímpicos de Río con nuestra selección española.   


Hasta el momento de su lesión el mediano de los Gasol estaba promediando 16.6 puntos por partido, con 7 rebotes, 3.8 asistencias, 1 robo y 1.3 tapones con un 46.4% en tiros de campo y un 82.9% en tiros libres. En general números levemente inferiores al curso interior, pero muy levemente. Prácticamente a su nivel, pese a no haber sido votado ni convocado para el All Star Game (Davis, Cousins y Aldridge son competencia seria) Hay que reconocer por otro lado que Memphis no se ha venido abajo con la ausencia de su mejor hombre y sigue siendo un equipo muy competitivo, de hecho su balance sin su pívot titular es de 5-2, con el veterano Chris Andersen aportando su habitual oficio y Zach Randolph recuperando el rol de líder que tenía en la franquicia de Tennessee antes de la explosión de Marc en la mejor liga del mundo. Una auténtica pena el infortunio de La Tanqueta, ya que su temporada estaba siendo buena y los Grizzlies siempre son un hueso duro de roer en post-temporada. No podremos verlo, y sólo queda rezar para tenerlo recuperado para la cita olímpica. 


Su hermano Pau sigue siendo un seguro. 17 puntos, 11 rebotes, 3.8 asistencias y 1.9 tapones por partido. 47.3% en tiros de campo y 81.3% en libres. En la línea habitual de lo que llevan siendo 15 años de exitosa carrera NBA para el mejor jugador español de la historia. Y encima se ha marcado 34 dobles-dobles. El problema es que Chicago Bulls han pasado de ser la gran alternativa al poder de Cleveland en el Este a verse en estos momentos fuera de play offs y tener que pelear por la octava plaza. Lo cierto es que está todo muy reñido en su conferencia (ni siquiera Cleveland está dando el rendimiento esperado), baste el dato de que entre Miami, en cuarta posición con balance 34-26 y Chicago, décimos con 30-30, hay sólo cuatro victorias de diferencia, con todavía 22 partidos por disputarse, de modo que la realidad de los Bulls puede virar entre aspirar a la cuarta plaza (la tercera, de los sorprendentes Celtics con 37-25 parece inabordable) o quedarse fuera de la lucha por el título, lo cual sería un duro golpe para este proyecto de los Bulls que inspiraba tan buenas sensaciones con jugadores como Rose, Butler, Mirotic, Noah y el propio Pau. Lo cierto es que no están teniendo suerte con las lesiones, y en estos momentos Butler, Gibson y Mirotic están en el dique seco, teniendo que dar la titularidad a jugadores con calidad más propia de la ACB que de la NBA como el australiano Cameron Bairstow. Pau y Rose cumplen pero están muy solos. Veremos qué sucede finalmente con una franquicia que ve fracasar su actual proyecto con rumores sobre malas relaciones entre Rose y Butler y una salida del talentoso alero del club de Illinois.


Respecto al compañero de Pau en los Bulls, Nikola Mirotic, actualmente es baja después de su operación de apendicitis, se espera su retorno en unas tres semanas o incluso menos.  Sus números están siendo de 10.6 puntos, 5.9 rebotes y 1.4 asistencias por partido. Ligeramente, muy ligeramente, superiores a la pasada temporada. Se esperaba mayor explosión tras su curso “rookie”, saldado con notable. El habitual problema de poner las expectativas muy altas. Además ha bajado sus porcentajes de tiro, siendo 38.6% en tiros de campo y 78% desde la línea del libre. Se da por segura su ausencia de los Juegos en caso de que Marc no llegue a tiempo, ya que Scariolo optaría por Ibaka, jugador con mayor prestancia defensiva y capacidad para hacer daño en la zona y suplir mejor la baja de Gasol. Pero aun teniendo a Marc, el hispano-montenegrino no las tendría todas consigo para repetir en la selección. 


En el caso del citado Ibaka, es nuestra baza más segura para seguir enganchados a la NBA una vez que la temporada regular finalice. Oklahoma City es tercero en el Oeste con balance 42-19, y aunque aún no están matemáticamente clasificados para play offs (cosa que los increíbles Golden State y unos fantásticos San Antonio ya han conseguido), tienen confirmada su presencia en post-temporada al 99%. El papel de Serge sigue siendo el de escudero de esas dos bestias llamadas Westbrook y Durant. Ibaka, como tercer hombre, está firmando 12.8 puntos, 7 rebotes y 2.1 tapones por partido. Buenos números… pero los peores en los últimos cuatro años de su carrera NBA. 48.3% en tiros de campo y 75.8% en libres. No es su mejor temporada, pero al menos le veremos luchar por el título. 


Peor le van las cosas a nuestros dos bases, Ricky y Calderón. El de Minnesota está firmando 10.1 puntos por partido, 8.7 asistencias, 4.3 rebotes y 2.1 robos. Son buenos números, qué duda cabe, pero no dejan de ser un calco de sus cuatro anteriores campañas en la NBA. Al igual que en el caso de Mirotic, comenzar de manera exitosa su andadura en la mejor liga del mundo ha creado unas expectativas de poder superar unas barreras que hasta el momento siguen estando ahí. Su gran caballo de batalla sigue siendo el porcentaje en tiros de campo (36.5%), aunque ha mejorado ostensiblemente en el tiro libre (83.7%) También está demostrando mayor seguridad en la dirección, perdiendo esta temporada sólo 2.4 balones por partido, cifra muy baja para un base titular (para que nos hagamos una idea, Westbrook pierde 4.2, Wall 4, Rondo 3.9, Curry 3.4…) Ese magnífico ratio asistencias/pérdidas, entre otras cosas, le lleva a lucir un muy buen PER (Player Efficiency Rating), vamos, lo que es la “eficiencia”. Esta estadística no es ninguna excentricidad sacada de la manga, baste ver que la lideran Stephen Curry, Westbrook, Durant y LeBron para ver como en efecto, indica que jugadores están rindiendo mejor en la liga. El PER de Ricky está siendo de un 17.98. Entre los españoles sólo le supera Pau Gasol (22.14), pero está por encima de Marc Gasol (17.84), Mirotic (14.42), Ibaka (14.16) y Calderón (12.27) Personalmente creo que está siendo una buena temporada individualmente para Ricky, pero una vez más llevando las riendas de un equipo perdedor que no encuentra la tecla y sigue en una eterna renovación. El núcleo Ricky-Wiggins-Towns es lo único que noche tras noche garantiza algo a los de Sam Mitchell, y de hecho el pívot dominicano es el gran favorito para proclamarse Rookie of The Year, pero lo cierto es que la temporada de los Wolves, un año más, es para olvidar. 


Y finalizamos con un Calderón en evidente cuesta descendente de su carrera. Estábamos muy esperanzados con el proyecto de Phil Jackson en la Gran Manzana y con el papel que pudiera tener el propio base internacional español en el asunto, pero lo cierto es que sus 7.6 puntos, 3.1 rebotes y 3.9 asistencias son sus peores números en la NBA desde su temporada rookie. Sigue siendo sobrio de cara a canasta (46.1% en tiros de campo y 89.7% desde la línea de castigo), pero poco más. Lo peor es verlo partícipe de otro naufragio neoyorquino, ya que parece que un año más se van a quedar fuera de play offs salvo impresionante final de temporada que visto lo visto es casi imposible de prever. 



En resumen, tras unos años de ensueño en los que en la mejor liga de baloncesto del mundo los jugadores españoles tenían un protagonismo extraordinario e impensable en décadas pasadas, asistimos a la realidad del ocaso de un ciclo dorado, coincidente posiblemente con el de nuestra mejor generación de jugadores de la historia. El baloncesto español se sigue regenerando y produciendo nuevos talentos, pero va a ser difícil que volvamos a ver coincidir tantos y tan buenos jugadores de nuestro país en la NBA. Disfrutemos por tanto de cada minuto que nos puedan seguir brindando genios como Pau o Calderón el tiempo que les quede, y aprovechemos los que aún pueden ser los mejores años de carrera de Marc, Ibaka, Ricky, o Mirotic.  





Ricky es Top 5 en dos categorías, pero el equipo no carbura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario