¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

lunes, 25 de julio de 2016

SI HAY FUTURO






Ramón Vila, enorme ante Lituania (18 puntos y 14 rebotes) celebra exultante la victoria.




Si hay futuro. Lo lleva habiendo diez largos años en los que España no se ha apeado del podio en los campeonatos de Europa sub20, categoría antesala de la absoluta. En estos diez torneos dos han sido las veces en las que nos hemos subido a lo más alto del cajón, 2011, en Bilbao, con una selección liderada por Nikola Mirotic, y en este 2016 contra pronóstico en Finlandia sin tener ni mucho menos la mejor selección, o al menos no contar entre los equipos favoritos. En ambas ocasiones un mismo hombre dirigiendo la nave: el defenestrado Juan Antonio Orenga, quien saliera por la puerta de atrás de la absoluta tras el descalabro ante Francia en el pasado Mundial de 2014 pero que como entrenador de formación suma ya cuatro medallas, dos de ellas como decimos de oro (a las que hay que sumar el bronce con la absoluta en el Eurobasket de 2013 con una selección sin Pau Gasol, Navarro, Felipe Reyes, Ibaka o Mirotic) Sería injusto seguir juzgando a Orenga por su nefasta dirección en aquel infausto partido contra Francia, cuando lo cierto es que su trabajo en la FEB arroja muchas más luces que sombras.  



Los Marc García (MVP del torneo con sus 14.9 puntos, 4.3 rebotes y 1.6 asistencias por partido), Santi Yusta (auténtico todoterreno del equipo con 10.7 puntos, 5.4 rebotes, 2.4 asistencias y 2.1 robos de balón) o Francisco Alonso (polivalente base que ha firmado 13 puntos, 3.4 rebotes y 3.7 asistencias por partido) se unen al club de los Xavi Rey,  Quino Colom, Pablo Aguilar, Víctor Claver, Xavi Rabaseda, Pere Tomas, Joan Sastre, Nikola Mirotic, Willy Hernángomez o su hermano Juancho. Jugadores que se han estado subiendo al podio durante estos diez años en este torneo y han ido regenerando nuestro baloncesto para asegurar una continuidad en la elite ahora que nuestra gloriosa generación del 80 parece dar sus últimos coletazos. Es el segundo gran éxito de la nueva etapa del baloncesto español, ya que hace unos días las chicas de la misma categoría se proclamaban igualmente campeonas de Europa otorgando el primer oro de la era Garbajosa, quien viene a suceder a un José Luis Sáez que si bien dejó el cargo envuelto en la polémica por presunta malversación del dinero de la federación para uso propio, hay que reconocer que en lo deportivo ha estado al frente de la época más gloriosa de nuestro baloncesto en todas las categorías posibles.    




Esperemos que continúe la cosecha de medallas, con culminación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro para ayudarnos a hacer más llevadero este verano en el que, como ven, hemos reducido notablemente la actividad en este blog. Y no será por falta de noticias, ya que el mercado no para de moverse a ambos lados del Atlántico. Trataremos de analizar los movimientos más interesantes en alguna próxima entrega, aunque admitimos que en estos momentos nuestro chip baloncestístico viste de un predominante color rojo. El mismo que luce la camiseta de nuestra selección en cualquiera de sus diferentes categorías, esas que no paran de alegrarnos verano tras verano.  




Orenga aumenta su palmarés. Cinco medallas con la FEB. Algo tendrá el agua cuando la bendicen.




No hay comentarios:

Publicar un comentario