¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

viernes, 30 de agosto de 2013

FIN DE LA GIRA


Escuchando el himno.


Con un pantagruélico festín devorando británicos como si nos estuviésemos jugando el oro, la selección de Juan Antonio Orenga ha dado por finalizada su gira veraniega de preparación para el Europeo de Eslovenia con la que, particularmente a mí, se me ha hecho mucho más llevadero el mes de Agosto. 

Nos hubiera gustado ofrecer un resumen estadístico de la producción de nuestros jugadores, gracias a los pormenorizados box scores de la FEB que se pueden encontrar todos en la web de la federación en formato pdf. El problema es que el box score del partido disputado en Montpellier y responsabilidad de la federación francesa omite el apartado de las estadísticas, de modo que para hacerlo incompleto hemos desistido en nuestra idea (desde luego están locos estos franceses) 

Un balance general de la gira se podría resumir en el dato de ocho victorias y cero derrotas, siendo el único equipo que llega invicto a Eslovenia tras su preparación. Todo esto merece ser relativizado dado que siete de esos partidos han sido en suelo español, con ambiente favorable y árbitros nacionales. Nos hemos enfrentado a cinco selecciones, todas ellas presentes en Eslovenia. Una de nivel alto y favorita al oro, como es Francia, contra la que hemos dado muy buenas sensaciones sobre todo en ataque (85 puntos en cada uno de los dos partidos frente a uno de los equipos presumiblemente más fuertes en defensa), otra de nivel medio-alto, como Macedonia, otra de nivel medio, caso de Polonia, y dos realmente flojas como son esta Gran Bretaña y Alemania. Muchos aspectos positivos, varios jugadores entonados, distintos líderes (aunque Marc Gasol como piedra angular), pero también, a mi juicio, dos importantes lagunas: 

-El rebote. No somos dominadores de esta faceta del juego. Francia nos superó en este aspecto en los dos partidos, y también Gran Bretaña (sí, incluso a pesar de la paliza de ayer nos ganaron el rebote, 34-41), contra el resto de los equipos hemos mantenido el tipo y dominado pero muy levemente. No tenemos ningún reboteador compulsivo. Vamos a echar mucho de menos a Felipe Reyes, quien va a dejar un hueco en el baloncesto español que a día de hoy no somos capaces de valorar.  

-Debilidad defensiva de nuestros jugadores exteriores a la hora de defender los bloqueos directos. No hay tanto problema con los indirectos (tenemos buenas piernas para que nuestros pares no se nos vayan) Esto plantea un dilema a Orenga, ya que jugadores como Ricky, Llull, Rudy y San Emeterio (en menor medida Sergio Rodríguez, aunque ha mejorado mucho en este aspecto) son extraordinarios en la defensa individual, por lo que parecemos una selección configurada para la defensa al hombre y el uso de la zona en ocasiones muy esporádicas. Nuestros exteriores son fantásticos en rapidez de manos, presión a pista abierta, presión en líneas de pase… auténticos perros de presas capaces de defender (al igual que atacar) a ritmo alto y buena intensidad. Pero sufrimos con los bloqueos directos. Nos los comemos.     


Francia nos puso a prueba dentro de la zona.


Estas dos lagunas no son en absoluto intrascendentes. Al contrario, van unidas a la idea de Orenga de conseguir una selección que juegue a ese citado ritmo alto y que priorice la idea de correr y el contrataque. Pero no puede haber contrataque sin rebote y sin la mejor defensa posible. También ponen en evidencia una cuestión: sufriremos contra equipos muy físicos. 

Por lo demás el grupo mantiene sus habituales señas de identidad. Esfuerzo y generosidad en la cancha de cada uno de los jugadores, independientemente de los minutos que les sean otorgados en la pista. Así hemos visto a nuestros jugadores durante estos doce partidos: 

PABLO AGUILAR: Se ha ganado minutos y rol dentro del equipo desde el primer momento mostrando lo mejor de su juego: el talento anotador. Buen tiro exterior y de media distancia y buen juego de pies le convierten en uno de los interiores con mayor facilidad para ver aro. 

RUDY FERNANDEZ: El mallorquín continúa mostrando su cara más estajonovista en la selección, esa que comenzó a enseñarnos tras la retirada de Carlos Jiménez y la asunción del puesto de tres en el equipo. Ha vuelto a aportar en todo, y su intensidad defensiva ha de ser clave (sensacional en ese aspecto su último cuarto en Montpellier para evitar que Francia rompiera el partido), si a eso le unimos que parece recuperar cierto tino anotador, tenemos a uno de los líderes diáfanos del grupo (además de capitán) 

SERGIO RODRIGUEZ: El gran triunfador de la gira. Llegaba como tercer base por detrás de nada menos que dos bases titulares NBA como Calderón y Ricky, y ha demostrado que no tiene nada que envidiarles. Jugará tanto o más que ellos y será decisivo para romper el ritmo de los partidos (mejor saliendo desde el banquillo que titular) Está de dulce, su 2013 está siendo soberbio, y no hay un base español en mejor momento de forma que él hoy día. 

XAVI REY: Como “back up” natural de Marc Gasol tiene garantizado minutos y buen rol en el equipo. Debe ser nuestro interior más rocoso. Buena producción reboteadora (3.4 rechaces por partido en apenas 12 minutos de juego) 

JOSE MANUEL CALDERON: No se ha visto el auténtico rol del extremeño en esta gira. Dosificado al milímetro junto al resto de exteriores y ocupando en muchos momentos la posición de escolta. Es de suponer que en los partidos decisivos crecerá su importancia y minutaje en la pista. Tendrá muchos tiros. 

RICKY RUBIO: Otro de los líderes, dominando con insultante facilidad aspectos del juego como la asistencia o la recuperación de balón. Sigue siendo nuestro jugador más joven, ¡y ya disputa su tercer Eurobasket! Con 22 años ya es uno de nuestros veteranos con nada menos que 75 internacionalidades (y recordemos que su grave lesión del pasado año le hizo perderse los Juegos de Londres) Todavía no le ha llegado la ocasión de ser primer espada, pero su relevancia está fuera de toda duda.    


Ricky, uno de los más queridos.


VICTOR CLAVER: Se esperaba que diera un paso al frente ante las ausencias, pero sigue pecando de cierta indolencia. En una selección cuya seña de identidad es la intensidad en el juego, la apatía de Claver resulta más llamativa. Sigue sin dar todo lo que lleva dentro y no parece que en este Europeo se produzca su esperado “despertar”. 

FERNANDO SAN EMETERIO: Ha convencido, ofreciendo buenos momentos ofensivos y sobre todo trabajo a destajo. Ha aprovechado la ausencia de Mumbrú (con quien peleará minutos) en los dos partidos contra Gran Bretaña para subir sus prestaciones. Es de los que nunca se esconde y Orenga le dará un papel importante en la rotación. 

SERGIO LLULL: Otro de los que parece (y juega como) un veterano. Aunque en ocasiones su baloncesto parezca un poco anárquico será el líder anotador de la segunda unidad además de trabajar incansable en defensa. Lleva impreso a fuego el ADN de esta selección desde que llegó.

MARC GASOL: Inmenso. Llega a este Eurobasket en el mejor momento de su carrera, haciendo de todo y haciéndolo bien, con una excelencia en su juego capaz de recordar incluso a todo un Arvydas Sabonis (sobre todo en lo referente a la capacidad para asistir a los compañeros) Juego al poste, tiro exterior, visión de juego, defensa… en efecto, parece el pívot perfecto. Líder indiscutible del grupo. 

GERMÁN GABRIEL: El jugador menos utilizado por Orenga, y todo parece indicar que así será en Eslovenia. Papel residual, aunque cuando le toque no defraudará, ya que anda sobrado de calidad y actitud. 

ALEX MUMBRU: Llega con molestias físicas y viendo buenos momentos de San Emeterio, por lo que su rol en el equipo puede verse un tanto reducido. Aún así tiene mucho que ofrecer (veteranía, tiro exterior, juego al poste, polivalencia…), y sigue siendo nuestro alero con mayor facilidad reboteadora, lo cual viendo nuestros problemas en esa faceta no es algo baladí.  


Así hemos visto a nuestra selección, un grupo que con Orenga al frente ha ido creciendo desde su primer partido frente a Polonia y que llega a Eslovenia con magníficas sensaciones. Aún así hablamos de un torneo largo, en el que para ganarlo hay que disputar 11 partidos en 18 días. Casi una carrera de fondo, de modo que lo importante será estar el día 22 en la final de Ljubljana. Un Eurobasket que para nuestro país además tendrá un trasfondo solidario, y es que por cada punto que nuestra selección anote en el torneo, la empresa cervecera San Miguel se ha comprometido a donar 50 euros a Cruz Roja. Una iniciativa que, si cabe, hace que nos llene aún de mayor orgullo y satisfacción la andadura de nuestro equipo y celebremos con más pasión cada una de nuestras canastas.  


San Miguel se compromete. Muchas familias lo agradecerán.

2 comentarios:

  1. Muy guapo eso de San Miguel...igual haste dejo por unos días de ser "mahoista" jejeje. Buenas sensaciones con esta selección, pero tambien incertidumbre. Me recuerda demasiado al RMB de Laso, como falle el tiro exterior...que Dios nos coja confesados, por que Marc no puede el solo, casi, pero no solo.

    ResponderEliminar
  2. Yo también tengo buenas sensaciones... incluso me asusta que sean demasiado buenas... que ganas ya de que empiece...

    ResponderEliminar