¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 5 de septiembre de 2013

A FALTA DE BUEN BASKET, MUCHAS SORPRESAS


¡Comenzó lo bueno! Por fin arrancó el Eurobasket de Eslovenia y lo ha hecho cargado de marcadores sorprendentes, quizás para compensar que la calidad y el nivel del juego no ha sido todo lo alto que nos gustaría. Esperemos que vayan llegando los encuentros espectaculares y las grandes figuras saquen lo mejor de si mismos. Echemos un vistazo a lo sucedido ayer. 

Para empezar, admitamos que no tenemos ni idea de esto. Llegamos a sugerir que Gran Bretaña y Alemania eran dos de los peores equipos del torneo y que sólo el enfrentarse entre ellos produciría que no se fuesen de vacío del campeonato. Bien, pues la primera en la frente. Al mediodía era Gran Bretaña quien podía con Israel en la prórroga, después de mandar durante gran parte del choque pero ver como los hebreos encarrilaban el choque en los compases finales. No supieron sentenciar los de la Estrella de David frente a una selección británica sujetada en el brío de un Kieron Achara y su magnífico doble-doble (18 puntos y 13 rebotes) Pero si sorpresa fue el triunfo de la Union Jack, que decir de lo sucedido a la noche con el sonoro tropiezo galo ante una Alemania que si bien es cierto fue capaz de poner en aprietos a los de Collet durante los partidos de preparación, nadie esperaba que cuando llegase la competición tuviese opciones. Recital del base Heiko Schaffartzik, que con 12 puntos, 11 asistencias y 1 robo de balón fue uno de los protagonistas de la jornada. Entre medias Ucrania venció a Bélgica en lo que parecía un duelo directo por la tercera plaza. Partido discreto pero muy disputado en el que el acierto exterior ucraniano fue clave (10 triples de 22 intentos), destacando el joven pívot Zatysev, con 16 puntos (y 4 de 5 en triples) en 19 minutos. De momento una de las revelaciones del campeonato. Pese a todo Francia e Israel siguen siendo las grandes favoritas para ocupar las dos primeras plazas del grupo, pero se abre un amplio abanico de posibilidades de cara a saber quien les acompañará a segunda ronda.   


Parker no fue suficiente.


El Grupo B demuestra que puede ser el más competido (y quizás el de mejor baloncesto en general) En Jesenice se vivió el mejor partido de la jornada, disputado entre Macedonia y Montenegro (el único encuentro en el que ambos equipos han llegado a los 80 puntos) Los macedonios dominaban ligeramente en el luminoso, pero finalmente llegó la remontada montenegrina de la mano de Tyrese Rice, autor de los últimos ocho puntos de su equipo. McCalebb falló la canasta decisiva, que tampoco pudo anotar Chekovski en el posterior palmeo. Letonia ganó con una solvencia inesperada a una pobre Bosnia que apenas rotó y exprimió en exceso el triángulo Wright-Djedovic-Teletovic, y por la noche disfrutamos de un siempre interesante Serbia-Lituania en el que los lituanos, como viene sucediendo últimamente, decepcionaron un poco. Recital de Nenad Krstic (20 puntos y 9 rebotes) en el conjunto de Ivkovic, que lejos de echar de menos a Milos Teodosic, se diría que juegan más cómodos y fluidos sin el genial pero ciclotímico base.

España debutó con una contundencia que ya no recordábamos en este tipo de competiciones. El 68-40 final es un registro histórico, ya que nunca habíamos superado a los croatas por una diferencia tan mayúscula. Los 40 puntos de la selección croata es la peor marca anotadora en un Eurobasket en los últimos 48 años, y hacía 54 años que en un gran torneo no encajábamos tan pocos puntos (hay que remontarse al Europeo de 1959 donde Austria nos hizo 33) Todo esto sin hacer nuestro mejor baloncesto y con la sensación de no descubrir nuestras mejores cartas en ataque, ante una Croacia en la que Jasmin Repesa, ese hombre eternamente circunspecto, asistía a la debacle de los suyos y posiblemente de su ya caduca visión baloncestística. Por el contrario partido plácido para un Orenga armada de tranquilidad delbosquiana que pudo rotar y dosificar a sus jugadores… a excepción de Marc Gasol, que con 34 minutos en pista demuestra que no tiene recambio (preocupante que lo carguemos de tanto minutaje en un torneo a once partidos) Horas antes Georgia y Polonia se habían encargado de abrir fuego en nuestro grupo en otro partido con cierto marcador sorprendente, no tanto por la derrota polaca, que podría entrar en los pronósticos, si no por la diferencia entre ambos equipos. Ciertamente a los de Bauermann no les salió nada, erráticos en el tiro (3 de 16 en triples) y sin poder frenar a un gran Sanikidze (23 puntos y 6 rebotes) bien secundado por un Shermadini (13 y 9) capaz de plantar frente a las torres polacas Gortat y Lampe. La anfitriona Eslovenia debutaba por la noche frente a una Chequía que a punto estuvo de protagonizar otra de las sorpresas de la jornada. Hasta tres balones tuvieron los checos para ganar el partido o al menos llevarlo a la prórroga, pero finalmente los de Maljkovic consiguieron su primera, y muy sufrida victoria. 


Concluímos con el grupo D donde para no variar la tónica de la jornada hubo resultados francamente inesperados. Primero era Turquía, una selección con tanta calidad como indolencia en sus filas, quien se dejaba sorprender por una hambrienta Finlandia en otro partido que sinceramente no conservaremos en las videotecas, y por la noche Italia demostraba que la Rusia post-Blatt mete menos miedo que años anteriores. Sorpresa menor lo de los transalpinos, pero sorpresa al fin y al cabo- Sólo Grecia cumplió con el guión previsto, derrotando con autoridad a Suecia sin necesidad de grandes esfuerzos (Sloukas, el más utilizado por Trinchieri, 24 minutos en pista) Con sólo una jornada disputada y ya se pone realmente interesante este grupo, donde Rusia frente a Grecia y Turquía frente a Italia afrontan hoy duelos casi dramáticos y que les puede dejar al borde la eliminación, algo que nadie hubiera podido imaginar en la segunda jornada.    


Finlandia vivió su particular pasión turca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario