¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 2 de octubre de 2014

EL MITO KUCHARSKI



Kucharski, en el centro de la fotografía en su etapa de entrenador del Barça en los 70




Ha fallecido Eduardo Kucharski a los 89 años de edad. Uno de los grandes pioneros de nuestra canasta, quizás incluso el gran pionero por antonomasia, la primera gran estrella.

Genio precoz, a los 15 años ya jugaba en el primer equipo del Laietá de Barcelona, histórico club que tiene el honor de ser el primero fundado en nuestro país dedicado al deporte de la canasta. A los 17, siendo ya uno de los líderes del equipo, ganaba su primer título de campeón nacional. No sólo eso, la canasta de la victoria en la final contra el Barcelona llevaba su firma. Algunas crónicas hablan que fue desde el medio campo, aunque el propio protagonista reconocía que no fuera de tan lejos (hablamos del año 1942, con lo que difícilmente quedaron recogidos documentos sobre la hazaña) Siendo todavía adolescente, era normal verle ser el máximo anotador de su equipo. La selección, como no podía ser de otro modo, pronto reclamó sus servicios. Debutó a los 17 años en Toulouse frente a una selección de la Francia ocupada por los nazis. Defendió nuestra camiseta hasta los 33 años, en un total de 50 partidos (hay que comprender que el ritmo de competición durante aquellos años era muy inferior y no se jugaban tantos partidos como hoy día) Llega a coincidir a finales de los 50, antes de su retirada del combinado nacional, con quien sería la siguiente gran estrella del baloncesto español, otro mito como fue el alero leonés Emiliano Rodríguez. Su mayor éxito con la camiseta nacional fue el oro en los Juegos del Mediterráneo de 1955 disputados en Barcelona.

Como jugador de club, su carrera deportiva se fraguó entre el Laietá, el Barcelona, Joventut y Aismalíbar, siempre en su Cataluña natal. El Aismalibar de Montcada era un club modesto que jugaba en tercera división a su llegada. Con él llegan a primera y están a punto de ser campeones de España, perdiendo en la final en la prórroga contra el Real Madrid, en un polémico final en el que se acusó al delegado madridista de haber retrasado las manecillas del reloj 20 segundos cuando con el tiempo reglamentario la victoria correspondía a los catalanes. Sea como fuere aquel Aismalíbar se recuerda como uno de los equipos más excitantes de aquella época, con mucha libertad en ataque para los jugadores y predilección por el contraataque. Kucharski coincidiría allí con otro de los grandes mitos de nuestro basket como fue el magnífico reboteador Alfonso Martínez.

En aquel club donde nuestro hombre iba a terminar sus días de jugador, comenzaba también, compaginando sus últimos años de carrera de corto, su andadura como técnico. Como entrenador también fue legendario... llevó al Joventut de Badalona a conquistar su primer título de liga (1967), fue el primer técnico español en entrenar en el extranjero (Virtus Bolonia), dirigió a la selección española entre 1959 y 1960...

Este es un pequeñísimo esbozo de quien fuera la primera gran leyenda de nuestro baloncesto, en unos años tan distintos a los actuales que todo en torno a Kucharski resulta pintoresco. En su época de jugador del Barcelona por las mañanas competía al tenis en el Campeonato de Catalunya de tercera categoría, por otro lado afirmaba no cuidarse nada y comer y beber lo que le apeteciera (y las pocas fotos que hay de la época dan fe de ello) En definitiva, un baloncesto de otra época.

Descanse en paz, y gracias por comenzar a mostrarnos el camino.




No hay comentarios:

Publicar un comentario