¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

martes, 13 de octubre de 2015

EL REAL MADRID DE LASO EN UN NUEVO ESCENARIO


Arrancó la Liga Endesa, y como ya es tradición en este blog comenzamos nuestro particular seguimiento a cada jornada. La inaugural presentaba como plato fuerte un Real Madrid-Valencia que no defraudó y que evidencia el bajo estado de forma de la plantilla madridista, lo cual debe ser analizado en el contexto que se merece. 


Hablamos de un equipo en el que la gran mayoría de sus jugadores (el bloque nacional, el lituano Maciulis, y los americanos Nocioni y Ayón) han rendido a un nivel extraordinario durante prácticamente diez meses, incluyendo su participación con sus selecciones en los diferentes eventos continentales. No es ya tanto el tema del cansancio (que sin duda también debe ser tenido en cuenta) como el de los famosos “picos de forma”. Es imposible que el Real Madrid tenga el mismo estado de forma en Octubre que el que tuvo la Primavera pasada. Con una plantilla exacta de doce jugadores en la que aún no se ha incorporado Taylor, Laso debe idear un plan que permita al equipo blanco mostrar su mejor cara cuando llegue la lucha por los títulos, y no obsesionarse con las posibles derrotas del inicio de temporada. Claro que esto es difícil en un club tan mediático como el madridista, donde tres derrotas seguidas (contra Unicaja en Supercopa, la fiesta de los Celtics, y ahora Valencia en liga) siempre son consideradas crisis. Cuando hablamos de este Real Madrid siempre lo hacemos como el Madrid de Laso, porque consideramos que es un equipo de autor (un autor que en su sabiduría precisamente lo que hace es dar el mayor protagonismo y libertad posibles a sus jugadores y asfixiar lo menos posible su talento en la pizarra) con una filosofía de juego muy clara desde el primer día. Laso ha alcanzado la excelencia logrando que el Real Madrid responda en todos los frentes y a distintos niveles, tanto estrictamente deportivos como emocionales. Hablamos de un equipo que obtiene resultados desde los comienzos de temporada, gana títulos, enamora al aficionado, llena el pabellón, y recibe buenas notas por de (usando términos relacionados con la cultura) crítica y público. Casi nada. De hecho esta “normalización” del Madrid de Laso debería servir para valorar más aún lo realizado en las últimas campañas. Quizás el Real Madrid de frac y vestido de etiqueta ya sólo aparezca de manera cada vez más esporádica y tengamos que acostumbrarnos a un equipo que en liga regular no refulja demasiado y se reserve para los momentos en los que haya títulos en juego. Un Real Madrid más parecido, para hacernos una idea, al Barcelona de Pascual, equipo acostumbrado a no arrancar de manera demasiado brillante las temporadas pero que todos los años acaba llevando títulos a sus vitrinas (excepto el pasado curso, por primera vez en los siete años de Pascual como técnico culé) En definitiva, un escenario distinto para Laso. 


Sobre el partido en sí, lo cierto es que el Madrid dio una imagen mejor tras los varapalos sufridos ante Unicaja y Boston Celtics. El equipo comenzó muy bien al ritmo de un Llull exuberante penetrando una y otra vez la defensa taronja y encontrando a sus jugadores interiores, con tanta facilidad que los blancos no intentaron un triple hasta transcurridos siete minutos (y no anotarían desde tal distancia hasta mediado el segundo cuarto) Pedro Martínez ajustó sus piezas atrás, alternando defensas presionantes con zonas y en ataque encontrando la parte más débil del rival en el frontal de la bombilla. La media distancia taronja fue letal con dos nombres propios: Hamilton y Dubljevic anotaron 45 puntos entre ambos, la mayor parte desde 4 o 5 metros. El partido fue valencianista, pero aun así el Real Madrid tuvo muchas opciones de triunfo apelando a la épica y tocando a rebato para la remontada, como tantas veces la pasada temporada.  Llegó a tener una última ventaja a apenas unos minutos del final (74-72) pero la constancia de los de Pedro Martínez dio sus frutos y se llevaron la victoria al no fallar en los momentos claves, todo lo contrario que un Real Madrid que evidenció de nuevo falta de frescura. Es llamativo el 14 de 22 en tiros libres de los de Laso (por 20 de 21 del Valencia), una debacle desde la línea de personal que fue clave para entender porque estuvieron a remolque del rival durante gran parte del partido. Repasando últimas estadísticas veo que tampoco estuvieron especialmente finos ante Unicaja (16 de 21) y fallaron mucho ante Boston (22 de 31) Toca reseteo mental en el lanzamiento que enfrenta a tirador y canasta de la manera más pura posible. Como en el Real Madrid suceden cosas que sólo pueden suceder en el Real Madrid, no tardaremos en ver a iluminados pidiendo la cabeza de Laso, después de ganar cuatro títulos la pasada campaña. Pedro Martínez, por su parte, comienza muy bien la temporada con un Valencia con muy buena pinta pese a desprenderse de su mejor hombre el curso pasado como fuera Pau Ribas. San Emeterio, Sikma y Hamilton han sido aciertos en los despachos.       



No todo fueron malas noticias para Laso. Reapareció Rudy y a buen nivel.



La jornada nos deja tres exhibiciones de poderío. Río Natura Monbus, Herbalife Gran Canaria y Laboral Kutxa resuelven sus partidos por 35, 33 y 27 puntos respectivamente, siendo los gallegos por tanto los primeros líderes después de apalizar a un Baloncesto Sevilla en el que si su esperanza para este curso es el indolente Bostjan Nachbar (-6 de valoración) pueden prepararse para lo peor. En Santiago de Compostela siguen haciendo magia en los despachos para que “o alquimista” Moncho Fernández la traslade a la cancha. Dos de sus caras nuevas destacaron especialmente, el californiano Angelo Caloiaro (21 puntos y 6 rebotes) y el base neoyorquino McGrath (12 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias) Los de Aíto, por otro lado, destrozaron a un débil Retabet.es GBC que apunta a vivir en la zona baja de la tabla. Kuric sacó el fusil (23 puntos) y Omic se postula como relevo ideal de Tavares (12 puntos y 13 rebotes) Respecto al Baskonia, no tuvo piedad en su visita a Madrid de un Movistar Estudiantes que parece que tampoco este año dará grandes alegrías a sus seguidores (más allá de sus puntuales demostraciones de carácter contra el Madrid o Barça de turno) Bourosis, después de su ostracismo madridista la pasada temporada comienza fuerte el nuevo curso (13 puntos y 11 rebotes) 


El Joventut, a diferencia del Estudiantes, si sigue siendo un equipo competitivo sin renunciar a su filosofía de trabajo con la cantera. Aunque el mejor jugador fue un casi debutante ACB de 30 años como Albert Sàbat (si no me equivoco su única experiencia en máxima categoría se remontaba a unos pocos partidos con el Akasvayu Girona), parece claro que los Llovet, Ventura o Abalde van a ser todavía más importantes para la nueva temporada verdinegra. Ya tienen su primera victoria obtenida a costa de un Iberostar Tenerife que visitaba Badalona sin Saúl Blanco y que creemos que volverá a ser de los “gallitos” de la competición.  


La polémica de la jornada la encontramos en Murcia, donde el Unicaja se impone gracias a un mate tras rebote de Fran Vázquez a dos segundos del final pese a la reclamación de los locales advirtiendo que el gallego se había colgado del aro antes de introducir el balón. No se usó el “instant replay” y los de Plaza se llevaron una sufrida y discutida victoria en un partido sin brillo donde el máximo anotador fue Edwin Jackson con 13 puntos. Encuentro de guarismos muy bajos.   


Otra victoria a domicilio fue la que se llevó el Dominion Bilbao en su visita a Andorra, pese al gran partido de David Navarro (17 puntos y 4 asistencias), y hay que recordar el duelo entre Fuenlabrada y Manresa, dos equipos habituados a la zona baja de la tabla que en este primer duelo directo muestra evidente superioridad madrileña, ganando por 18 puntos de diferencia con un gran Alex Urtasun (14 puntos, 3 robos, 2 rebotes y 2 asistencias) 


La jornada se cerraba con el Barcelona recibiendo a un combativo Cai Zaragoza, que llegó a entrar en el último cuarto incluso con ventaja en el marcador (61-62) pero sucumbió finalmente ante el partidazo de Tomic (23 puntos y 6 rebotes) y los triples de Navarro. Ambos lideraron un parcial de 10-0 para certificar la victoria de los de Pascual y evitar la que hubiera sido la gran sorpresa de la jornada.     




Fran Vázquez, la canasta de la polémica.




EL QUINTETO DE LA JORNADA: 

KYLE KURIC (GRAN CANARIA): 23 puntos y 4 rebotes. 26 valoración.
ANGELO CALOIARO (RIO NATURA): 21 puntos, 6 rebotes y 3 robos. 29 valoración.
JUSTIN HAMILTON (VALENCIA): 24 puntos y 6 rebotes. 26 valoración.
ANTE TOMIC (BARCELONA): 23 puntos (10 de 11 en TC) y 6 rebotes. 34 valor.
ALEN OMIC (GRAN CANARIA): 12 puntos, 13 rebotes y 2 robos. 24 valoración.


ENTRENADOR: 

PEDRO MARTÍNEZ (VALENCIA)


No hay comentarios:

Publicar un comentario