¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 13 de octubre de 2011

ELEGI UN MAL DÍA PARA DEJAR DE FUMAR

Si han visto esa fantástica y delirante comedia llamada "Aterriza como puedas" (que en si misma supuso el nacimiento del subgénero paródico explotado hasta la saciedad, siempre con los llamados ZAZ (Zucker-Abrahams-Zucker) a la cabeza) recordarán como algunos de los mejores momentos los protagonizaba un genial Lloyd Bridges en su papel de un estresado y desquiciado controlador aereo. Una bomba de relojería andante que ante la adversidad y la tragedia inminente, vemos como acaba volviendo a todos sus adicciones. Así cada cierto tiempo de metraje Bridges aparece en pantalla afirmando que eligió un mal día para dejar de fumar (por lo que se agarra un pitillo), de beber (y saca su petaca), esnifar pegamento (vease nuestra foto) o de tomar tranquilizantes.  


Now i wanna sniff some glue...

Algo así debió pensar anoche Antoine Wright en Barcelona viendo la que se le caía encima. Eligió un mal día para fuese lo que fuese. El buen alero estudiantil se convirtió en una irrefrenable "ley de Murphy" hecha carne y hueso. En un deporte como el baloncesto habitualmente nos maravillamos ante actuaciones extraordinarias plagadas de números brillantes, de ingente producción anotadora, reboteadora, etc... siempre preferimos fijarnos en lo positivo antes que en lo negativo, pero, como no llamarnos la atención sobre la tarjeta estadística de Wright anoche, registro histórico en nuestra liga desde que se contabiliza la valoración. El ex-compañero de Calderón en Toronto (a donde llegó tras dos buenas campañas en Dallas) anoche protagonizó una caída sin red que le llevó a un impresionante -19 en valoración, superando los -13 de Berni Rodriguez, Dani Pérez y Rico Hill. De modo que el californiano se asegura un lugar en la historia cuando tan solo se han disputado dos jornadas de liga. Dos jornadas en las que es justo reconocer que en la primera brilló de manera notable con 22 puntos (25 de valoración), demostrando ser un acierto por parte del Estudiantes su contratación, y una de las posibles sensaciones de la liga. Apostamos más por esta versión de Wright, la del jugador que se llega fácilmente a los 20 puntos por partido, que la del desastroso tirador que falla sus diez tiros de campo además de sus dos tiros libres, pierde cinco balones y comete cinco faltas, hasta llegar a esa cifra escandolosa en lo negativo que anoche nos ofreció (y menos mal que robó un balón y recibió dos faltas personales), convirtiendo a su familia en la más recordada ayer y hoy por los jugadores de Supermanager que decidieron confiar en el concurso de Wright para esta jornada (por otro lado siempre es un riesgo poner a jugadores que tengan que enfrentarse esa jornada al Barcelona), aunque lo mejor es tomárselo con humor. 

Simplemente ayer no fue su día, digamos que eligió un mal día para dejar de meterla.  




Wright machacando majestuso ante el Valencia en la primera jornada liguera. 44 puntos de diferencia de valoración en tan sólo tres días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario