¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

martes, 10 de febrero de 2015

LOS MEJORES DEL 2014: ENTRENADORES INTERNACIONALES



Nos ha llevado un tiempo, pero mes y medio después de acabado el 2014 concluimos el repaso a los grandes protagonistas del año pasado con la entrega dedicada a los banquillos internacionales. Ya saben que no actualizamos con el ritmo que nos gustaría, y que además los focos de interés siempre son numerosos. 


GREGG POPOVICH: Si a alguien le quedaba alguna duda sobre que el entrenador de San Antonio es el técnico en activo más legendario de la actual NBA, el 2014 debería haber disipado todas sus incertidumbres de golpe. Hablamos de un tipo que aún en sus peores años roza el notable (son ya18 temporadas consecutivas, leen bien, 18 temporadas, superando el 60% de victorias en su equipo en una competición en la que difícilmente se pueden dar dinastías tan largas como es la NBA), y que en los mejores, se adorna con otro anillo. Este ha sido el quinto, reinventando a unos Spurs eternos y desquitándose de las finales de la anterior campaña en las que lo tenían a su favor para haberse proclamado campeones en aquel mítico sexto partido en el que un triple de Ray Allen para llegar a la prórroga rescató a unos Miami Heat que se acabarían llevando el anillo. Las virtudes de Pops son conocidas, principalmente capacidad de evolución (de los Spurs campeones a base de defensa rozando la ilegalidad de los principios a la máquina ofensiva de ahora hay un mundo) y sacar petróleo de jugadores que en otros equipos no tendrían tanta incidencia (Boris Diaw como falsísimo pívot titular en las pasadas finales es un ejemplo), falta de prejuicios siendo el entrenador que más confía en jugadores no nacidos en Estados Unidos y sobre todo mantener una química de equipo envidiable. Popovich ha convertido a los Spurs en una concepción del baloncesto con personalidad propia. No es que jueguen a algo concreto, es que juegan como los Spurs.    
  

Pops, leyenda en San Antonio



DAVID BLATT: El técnico americano-israelí se aseguró un lugar en el Olimpo de mejores entrenadores europeos contemporáneos junto a los Messina y Obradovic de turno al conseguir su primera Euroliga. Aunque no fuera así ya había dado sobradas muestras de su talento al ser capaz de gestionar plantillas en principio inferiores a sus rivales a los que acababa pasando por encima, caso de la Rusia con la que se proclamó campeón de Europa ante la España de los Gasol, Navarro y cia en nuestro propio país en 2007, o del meritorio bronce europeo en Londres 2012. Ese fue el caso de su Maccabi Tel Aviv. Llegaba a la Final Four de Milán como cenicienta, después de eliminar con factor cancha en contra al propio Emporio Armani que soñaba con jugar la final a cuatro de la que era anfitrión, y primero remontaron una semifinal increíble ante el CSKA para dos días después frustrar de manera sorprendente el sueño europeo del Real Madrid de Pablo Laso. Como es habitual, además ganaron Liga y Copa del país hebreo. Por si fuera poco Blatt volvió a ser noticia en verano al conocerse su fichaje por el ambicioso proyecto de los Cleveland Cavaliers (aunque nos tomamos con reservas lo de “primer entrenador europeo en ser “head coach” NBA, ya que Blatt es nativo de Kentucky, tiene doble nacionalidad, y se formó en el baloncesto universitario estadounidense)    


Blatt, (aún más) consagrado



EX AEQUO SASHA DJORDEVIC/VINCENT COLLET: El primero ha sido un impacto súbito, el segundo significa el triunfo de la continuidad. Si la gran cita veraniega del pasado año fue el Mundial de España, el temperamental y genial ex –base serbio sin duda ha sido uno de los protagonistas del 2014. Llevó a su selección a lo más alto que se podía llegar (ganar a estos Estados Unidos parece una quimera), nos dejó partidos para el recuerdo, apalizando a Grecia y Brasil y esas semifinales brutales ante Francia, quizás el mejor partido del torneo, y tampoco fue esquivo a las polémicas, como la que protagonizó en el partido contra España, siendo expulsado y acusando a Orenga y a nuestros jugadores de falta de respeto.

Collet fue uno de los grandes triunfadores del 2013 con su oro europeo en Eslovenia, y creemos que merece repetir en esta sección tras su bronce mundialista en España. Sobre todo si tenemos en cuenta que acudía con un roster en el que no figuraba el mejor jugador galo de todos los tiempos, Tony Parker, ni uno de sus más ilustres escuderos como es Joakim Noah. Tampoco pudo contar por diferentes motivos ni con Ajinca, ni con Seraphin ni con Mahinmi, lo que parecía que mermaba considerablemente sus opciones de éxito, sobre todo debido a la flaqueza interior con la que se veía obligado a acudir. Pero Francia volvió a demostrar que se encuentra con la mejor generación de su historia, y Collet ha sido el cocinero que a fuego lento (recordemos todas las veces que se la pegaban contra España) ha dado con la receta del éxito. Su bronce, tras un espectacular partido contra Lituania, tiene mucho mérito.     



Djordjevic y Collet, carácteres distintos, pero ambos triunfadores.


Hemos dejado fuera de este particular podio a otro de los triunfadores del pasado verano, el gran Mike Kryzewski, actual campeón del mundo de selecciones, ya que entendemos que con la materia prima manejada el éxito parecía capaz de encarrilarse sin demasiada dificultad. Pero queremos citarlo aquí y reconocer su mérito a un técnico legendario y que ha sido capaz de enderezar el baloncesto USA a la hora de participar en competiciones FIBA, sabiendo conducir a tanta estrella y tanto ego a la hora de trabajar para un bien común. Precisamente a veces lo más difícil es hacer funcionar a tanto talento individual, como tantas veces hemos visto a lo largo de la historia del deporte. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario