¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

viernes, 26 de agosto de 2016

LOS SUB16 SE SUMAN A LA FIESTA



Garuba sigue arrasando



Para redondear el magnífico fin de semana pasado en el que disfrutamos de la gloria olímpica que nos han dado nuestras dos selecciones absolutas, plata en femenino y bronce en masculino, la selección Sub16 dirigida por David Soria se proclamaba campeona de Europa de la categoría cosechando otra medalla más en el primer verano como presidente de la federación de Jorge Garbajosa, que parece seguir la línea de éxitos deportivos de su antecesor, José Luis Sáez.


La autoridad de este combinado ha sido tal que no han mordido el polvo en ninguno de los siete partidos disputados. Todos los han contabilizado como victorias, todas ellas contundentes hasta llegar a semifinales, donde sufrieron ante un clásico de estas categorías como Turquía y en una final ante la siempre presente Lituania de desenlace épico con un triple del alero del Real Madrid a diez segundos del final que daba el oro. Unanue sólo jugó diez minutos y anotó seis, resueltos en dos triples, el segundo de ellos, como decimos, vale un campeonato de Europa. 


Pero el gran nombre protagonista es el de Usman Garuba, MVP del torneo y que en la final se destapó con un asombroso triple-doble, 15 puntos, 11 rebotes y 10 tapones (además de 4 robos), siguiendo la estela de Dario Saric y Ricky Rubio, quienes también consiguieron tamaña gesta en una final de esta categoría. Imposible olvidar en ese sentido aquella final de Linares de hace diez años en la que nuestro base internacional de El Masnou derrotaba a Rusia con una estratosférica actuación de 51 puntos, 24 rebotes y 12 asistencias, que casi fue cuádruple-doble ya que añadió siete robos de balón, además de un triple desde medio campo para forzar una de las dos prórrogas de las que dispuso el partido.    



Lo realmente meritorio de Garuba es que ha dominado esta categoría con tan sólo 14 años, es decir, dos menos que la gran mayoría de los rivales a los que se ha enfrentado. La diferencia con los chavales de su quinta es tan abrumadora que va subiendo peldaños a pasos agigantados, pero es que incluso con chicos dos años mayores que él demuestra una superioridad física aplastante. Garuba dibuja un futuro ilusionante para el baloncesto de nuestro país, tan ilusionante que sería una pena que no comprendiésemos que exhibiciones como las que está dando en categorías inferiores no van a ser fáciles de repetir cuando sea profesional (¿alguien recuerda cuando fue el último triple-doble en una final de un gran torneo FIBA de selecciones en categoría absoluta?) y le machacásemos con el tópico de “no cumplir las expectativas” como hemos hecho, sin ir más lejos, con Ricky Rubio. Veremos donde está su techo, pero no le levantemos un pedestal para luego derribarlo sin piedad como tantas veces hemos hecho en este país con algunos de nuestros mejores deportistas. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario