¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 19 de julio de 2012

ARGENTINA: EL ÚLTIMO TANGO EN LONDRES


Bailar pegados es bailar...



Muchos españoles entraditos en años recordarán aquella famosa película de Bernardo Bertolucci prohibida en nuestro país debido a sus escenas subiditas de tono entre un maduro Marlon Brando y una jovencita y psicalíptica Maria Schneider, especialmente aquel número protagonizado por una pastilla de mantequilla utilizada para usos más placenteros que los puramente culinarios (o en todo caso, depende del sentido que le quieran dar a la palabra "culinario") y que no vamos a reproducir aquí en previsión de la edad de alguno de nuestros lectores. Aquello fue todo un acontecimiento social que hizo que el español medio reprimido por el franquismo cruzase los Pirineos en busca de alguna sala francesa, preferiblemente en Perpignan, que proyectase tan osado celuloide.  

No en París, si no en Londres, algunos de los más ilustres jugadores del baloncesto internacional de la última década acuden en busca de lo que puede ser definitivamente su último tango, y esperan bailarlo agarrados a la gloria. Efectivamente, no hace falta ni mirar el resto de las plantillas, Argentina es la selección más veterana y con una media de edad más alta de las que acuden a los Juegos. Prigioni 35 años, los mismos que cumplirá Ginobili al comienzo del torneo. Jasen y Leo Gutiérrez 34, Nocióni, Scola, Kammerichs y Leiva 32, Delfino casi 30. Siguiendo con los símiles cinematográficos, se podría decir que Argentina, al menos en el caso del baloncesto, “si es país para viejos”. Esto puede parecer un serio handicap en una competición tan dura y con esfuerzos concentrados en tan poco tiempo (unos 8 partidos en dos semanas), pero lo mismo decían de los Spurs este año en la NBA y todos vimos lo que hicieron. La edad, más que una desventaja, parece una poderosa aliada para los Ginobili y cia., grandísimos competidores que saben medir perfectamente los tiempos y los esfuerzos y dosificarse con sabiduría. Lo que si parece un problema, media de edad al margen, son las pocas garantías de su rotación. Dependerán en exceso de sus 6 o 7 jugadores principales, y no se intuye que pueda aparecer algún factor sorpresa que les pueda sacar las castañas del fuego en los momentos más complicados. Vista la configuración de los grupos no es nada descartable que sus rivales en cuartos sean Rusia o incluso puede ser que nosotros, de modo que su camino a las medallas no asemeja nada claro. Una gloriosa selección que ha sido campeona olímpica, continental, y subcampeona mundial, y que sigue desafiando el inevitable paso del tiempo. No estamos hablando de la mejor selección argentina de la historia, cosa que no ofrece duda, si no de una de las mejores de todos los tiempos y que se ha asegurado ya un lugar en los libros de historia sobre todo con su oro en Atenas 2004 imponiéndose en semifinales a unos Estados Unidos con jugadores como Tim Duncan, Emeka Okafor, Dwyane Wade, Allen Iverson, Stephon Marbury, Lamar Odom, Shawn Marion, Amarè Stoudemire…  y los ya emergentes LeBron James y Carmelo Anthony, y todo ello dirigido por un entrenador con fama de duro como Larry Brown, y derrotando a Italia ya en la final tras la hazaña anterior. Esta selección también ha sido la primera en derrotar a los USA desde que han llevado jugadores NBA, lo hicieron dos años antes y en su casa, en el mundial de Minneapolis, donde pudieron también haber ganado el campeonato de no caer en un polémico final de partido contra Serbia y Montenegro. Lo dicho, llevan diez años instalados en un cielo del que no se quieren bajar. Sus dos únicas medallas olímpicas han sido de manera consecutiva en Atenas 2004 y Pekín 2008, si continúan bajando dos peldaños en esta progresión descendente no les veremos más allá del quinto puesto en el que les situamos en nuestro ranking particular. Independientemente de cual sea su resultado final, no dejen de disfrutar de lo que puede ser el último tango de una serie de jugadores irrepetibles. 

¡La concha de su madre!  




BASES: Sólo dos bases puros, y 14 años de diferencia entre ambos. Una locura. El seleccionador Lamas juega con fuego en esta posición y exprimirá una vez más al máximo a un “jovencito” de 35 años que después de este verano debutará en la NBA enrolado en los New York Knicks. A su lado el joven Facundo Campazzo intentará arañar los minutos que le deje un Prigioni que es el base sudamericano más “europeo” que he visto nunca. Veremos si el “Narigón” Ginobili e incluso el “Cabezón” Delfino no tienen que echar una mano en la dirección. 

ALEROS: Un nombre propio resplandece con luz propia sobre todos los demás, un triple campeón de la NBA, sexto hombre del año en 2008, dos veces All Star, y que por si fuera poco antes de iniciar su aventura en la mejor liga del mundo ya había ganado la Euroliga. Ginobili, Manudona, el “Narigón”, o cualquiera de los mil motes que quieran utilizar para este genio inmortal que parece mejorar su juego con los años. Si Pau Gasol cambió el curso de los acontecimientos para el baloncesto español, Ginobili hizo lo propio con el argentino. Ausente del Mundial 2010 para dedicarlo a su familia y al descanso (y a agradecer a San Antonio la renovación que le brindó, firmando después de aquel verano su mejor temporada a nivel individual), nadie más que él sabe de la importancia de esta cita para el baloncesto de su país, como posible canto de cisne para una generación que se antoja irrepetible. Al lado del gran astro albiceleste dos enormes satélites como Delfino y Nocioni, el primero ejercerá como gran desatascador ofensivo con su facilidad de muñeca, y el “Chapu” aportará su habitual intensidad a ambos lados de la cancha. Por si fuera poco, el “Pancho” Jasen es el mejor complemento posible para su línea exterior, un jugador que funciona como “pegamento” en cualquier grupo, esa clase de tipo que quieres tener siempre a tu lado, y ese baloncestista que todo entrenador sabe valorar independientemente de su productividad en números. El alero del Peñarol Marcos Mata le ha ganado la partida a Paolo Quinteros como último exterior en la rotación, aunque sin un perfil tan definido de tirador. Kammerichs jugará más de 4 que de 3.   

PIVOTS: No tienen un gran cinco dominante, de ahí que vuelvan a echar mano de otro veterano como Martín Leiva para paliar el déficit en la pintura a base de centímetros y kilos. Por contra, en la posición de cuatro tienen un filón. Scola sigue siendo uno de los interiores más finos y elegantes en el juego de pies, con un letal tiro de media distancia, y practicante del mejor “pick&roll” que se ha visto en FIBA al lado de su socio Prigioni, todo ello sin renunciar a la dureza habitual de su juego. Los dos Gutiérrez, Juan y Leo (no son hermanos) se complementan el primero con un juego más interior y el segundo como cuatro abierto, aunque recordemos que “Juampi” en la ACB siempre ha sido uno de los interiores con mejor mano de la liga. El “Yacaré” Kammerichs es otro viejo conocido de nuestro basket, muy destacable en su versatilidad y polivalencia que siempre se ha movido a caballo entre las posiciones de alero y ala-pivot. En definitiva un juego interior poco interior, que hace más daño a media o larga distancia, y que compensará la ausencia de grandes cincos con la habitual agresividad argentina en las grandes citas.   

Enemigos para siempre.


PLANTILLA: 

4
Luis Scola
Ala-Pívot
206
1980
Phoenix Suns (NBA)
5
Manu Ginóbili
Escolta
198
1977
San Antonio Spurs (NBA)
6
Marcos Mata
Alero
201
1986
Peñarol (Argentina)
8
Pablo Prigioni
Base
191
1977
New York Knicks (NBA)
9
Juan Gutiérrez
Pívot
205
1983
Obras Sanitarias (Argentina)
10
Leo Gutiérrez
Ala-Pívot
200
1978
Peñarol (Argentina)
12
Facundo Campazzo
Base
179
1991
Peñarol (Argentina)
13
Andrés Nocioni
Alero
203
1979
Caja Laboral (Liga Endesa)
14
Hernán Jasen
Alero
199
1978
Banca Cívica (Liga Endesa)
15
Federico Kammerichs
Ala-Pívot
203
1980
Regatas Corrientes (Argentina)
-
Carlos Delfino
Escolta
198
1982
Milwaukee Bucks (NBA)
-
Martín Leiva
Pívot
210
1980
Peñarol (Argentina)

Posible quinteto titular:                            Segunda unidad: 

Prigioni                                                    Campazzo
Ginobili                                                    Delfino
Nocioni                                                     Jasen
Scola                                                         Kammerichs
J. Gutiérrez                                               L. Gutiérrez 

Papel secundario:     Mata y Leiva  

4 comentarios:

  1. Después de haber visto el partido contra España, he de decir que he quedado un tanto decepcionado. Me esperaba más y tan solo con su cinco inicial pudieron responder al poderío español, que tenia en pista su equipo "B". Dependen absolutamente de Scola, que es un grandísimo jugador, (como tu bien dices gran juego de pies), pero el resto.....¿se les pasó el arroz? ...o están muy fuera de forma y ya les queda muy poquito para conseguir llegar bien con unos JJOO a la vuelta de la esquina, o los años pesan en exceso....

    ResponderEliminar
  2. Imagino que tu decepción se habrá tornado en esperanza tras el partido de ayer ante USA... aún así Argentina juega con fuego dependiendo tan en exceso de 3 o 4 jugadores y con una rotación tan pobre... aunque para jugar con fuego, lo de poner a Carmelo Anthony de "cinco", que disparate.

    ResponderEliminar
  3. No sé que decirte, me dió la sensación de que Argentina sacó todas sus armas, que obviamente no son pocas, y sí, compitió e hizo que los americanos se levantaran del banco, pero poco más. Scola (sabe más el diablo por viejo que por diablo) y cuatro más. De todas formas, creo que en estos amistosos (escribo esto después del España-USA),no se pueden sacar demasiadas conclusiones, si acaso que ya hay muchas ganas de que empiece el torneo, pese a que mi cardiólogo no esté muy por la labor...

    ResponderEliminar
  4. De un partido a otro cambian muchas cosas, eso es lo bueno... Argentina estaba herida en su orgullo ante USA por lo que le pasó frente a España, y USA igualmente herida ante España por su imagen ante Argentina... lo que importa es ir a paso a paso... aunque imagino que como no demos buena imagen ante China el domingo comenzará el ruido de sables...

    ResponderEliminar