¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

sábado, 13 de octubre de 2012

PRIMERA JORNADA DE EUROLIGA


Echamos un vistazo a la primera jornada de la máxima competición continental de clubes. Quizás el resultado más llamativo, el que mínimamente podamos calificar como sorpresa, sea la derrota como local del Montepaschi Siena frente a un buen Alba Berlin (que bien lo está haciendo ahí Albert Miralles, por cierto). No obstante creo que es una muestra de lo que podemos encontrarnos en esta edición de Euroliga. Un torneo tremendamente abierto. Si hace unos pocos años, hasta la pasada temporada mismamente, parecía haberse establecido un "orden" jerárquico muy definido donde era muy difícil la posibilidad de sorpresa, y una serie de clubes (CSKA, Barcelona, Siena, Panathinaikos, Olympiacos...) partían como favoritos claros a la Final Four, la realidad actual es que el (pequeño) debilitamiento de algunos de estos equipos, que se han visto incapaces de retener a algunos de sus jugadores más fundamentales, unido al fortalecimiento de otros, ha provocado que nos encontremos ante una de las ediciones más inciertas de los últimos tiempos. Buena noticia.  

Por lo demás el resto de resultados han sido más o menos previsibles, aunque algunas victorias han sido más ajustadas quizás de lo previsto, u otras derrotas más abultadas de la diferencia real entre ambos equipos. En ese sentido llama la atención la paliza propinada por el Zalgiris de Joan Plaza a un reforzado Cedevita Zagreb (Ilievski, Gelabale, o la vuelta de Bracey Wright como destacadas caras nuevas), los de Kaunas se han mostrado como el equipo más potente de la primera jornada, detalle del que nos congratulamos. Es admirable la celeridad con la que ha encajado Plaza en el histórico club lituano (recordemos que ya ha levantado el título de la Supercopa con ellos), ya saben que aquí somos declarados admiradores del trabajo del técnico catalán, y nos alegramos enormemente de su brutal comienzo en Euroliga. Un sensacional entrenador que jamás debió salir del Real Madrid por la puerta de atrás tal y como sucedió, y de quien nos alegra que uno de los clubes más emblemáticos de este deporte y toda una leyenda como Arvydas Sabonis le hayan elegido como máximo responsable técnico.


La mano de Plaza ya se nota en Kaunas. Detrás de él, lo han reconocido, el mítico Stombergas.


Para relevar a Plaza en el banquillo blanco llegó, como bien recordarán, un Ettore Messina quien de nuevo pilota la millonaria nave moscovita del CSKA. Sufrió más de la cuenta el ejército rojo para derrotar a un Lietuvos Rytas de los que no se esperan grandes cosas en este torneo, pero que tuvieron contra las cuerdas al actual subcampeón. El CSKA evidentemente es otro de los equipos que parece haber dado un paso atrás respecto al año pasado con las marchas de Shved y Kirilenko a la NBA, pero que duda cabe que llegarán lejos y son candidatos claros a estar en la final a cuatro. Otro de los proyectos económicamente más fuertes es el del Emporio Armani Milano dirigido por Sergio Scariolo. Su pasada temporada fue decepcionante a nivel continental, y buscan resarcirse en esta edición desde el primer momento y no repetir su camino renqueante del pasado curso. Buena victoria ante un Efes que, como todos los turcos, presenta una impresionante colección de figuras en sus filas (Farmar, Vujacic, Savanovic, Barac...)   

Los otros dos equipos otomanos, Besiktas y Fenerbahce, solventaron cómodamente sus compromisos locales frente al jovencísimo Partizan y contra un Khimki ruso que aún no puede contar por lesión con su gran apuesta para esta temporada, el pívot Paul Davis. Completando la jornada, el francés Elan Chalon liderado por el base internacional Tchicamboud ganó en casa a un Prokom muy joven, con varios baloncestistas polacos que pueden conformar una buena generación y a los que creo que hay que seguir de cerca (ojo al alero de 19 años Mateusz Ponitka), pero que esta temporada parece de los equipos más débiles de la competición. Otro de los clubes acostumbrados a trabajar bien con gente joven es el Union Olimpija Ljubljana, que arañó una valiosa victoria en el Pala Desio de Cantú, con una gran actuación del veinteañero combo-guard finés Sasu Salin. Polonia, Finlandia, República Checa... que agradable es ver a estos países sin gran tradición cestista desde hace décadas ir generando buenas camadas de jugadores, gran noticia para el aficionado profundo que gusta de seguir este deporte más allá de los cuatro intocables nombres de relumbrón de siempre.  


Sasu Salin, uno de los nombres de la primera jornada.


Y dejamos para el final a los nuestros. El jueves tanto Unicaja como Caja Laboral afrontaban dos compromisos muy complicados ante dos de los grandes del torneo como Maccabi y el actual campeón Olympiacos respectivamente. Cayeron, pero dieron buena imagen. Por parte malagueña se sigue acusando la falta de conjunción entre tanta cara nueva, paciencia. Los baskonistas ofrecieron dura batalla, mandaron en varias fases del encuentro, y alcanzaron la excelencia en el tercer cuarto (29 puntos) pero en los últimos minutos cinco puntos consecutivos del macedonio Pero Antic abrieron una brecha de 9 en el marcador que ya resultó insalvable para los de Ivanovic, a pesar de los cuatro tiros libres fallados consecutivamente por Kyle Hines.   

El Barcelona parece levantar definitivamente el vuelo. Su victoria frente al Brose Baskets no ofrece mucho brillo, pero es un triunfo lógico que devuelve a los culés por la senda de la normalidad. Si he sido crítico con la "gira" USA del Real Madrid, que me ha parecido un error con la temporada empezada, en el caso del Barcelona la visita de los Dallas Mavericks si puede haberles venido bien a los de Pascual. Una pequeña fiesta en tu casa, sin desplazamiento, sin esfuerzos, e ideal para olvidar el mal comienzo en liga y recuperar sensaciones, sobre todo en el caso de un Navarro cuyo precipitado regreso frente al Bilbao no aportó apenas nada al equipo. El equipo azulgrana no parece el martillo pilón de antaño, sobre todo en lo referente a su juego interior, por muy buenos números que hagan Tomic y Jawai, pero deberían estar en todas las quinielas como posible equipo de Final Four.  

Y llegamos al Real Madrid, una vez más, ese Madrid que siempre tengo que analizar aparte. Ese Madrid que no para de ganar, brillar y convencer, y que amargamente, como madridista confeso, veo que sigue sin agradar a parte de nuestra afición. Ya he hablado demasiado de esto por aquí de modo que lo dejo por imposible. Tengo la sensación de que para cierto sector del madridismn todo lo que no sean 12 superestrellas y Phil Jackson en el banquillo no les vale. Lo siento por ellos, con toda sinceridad. Yo personalmente sigo disfrutando del mejor Madrid en muchos años. Ayer gran victoria frente a otro de los clásicos, un Panathinaikos que al igual que CSKA o Barcelona parece un peldaño por debajo respecto a otras temporadas, pero estarán ahí, que nadie lo dude. Laso sigue gestionando con maestría su roster en la búsqueda de la mayor participación coral posible. Draper y Slaughter cada vez más integrados (enorme trabajado defensivo de ambos), y el club sin prisas por la llegada del esperado pívot. Me parece bien. A eso se le llama tener confianza en tus jugadores. Exactamente todo lo contrario de lo que pasaba hace tan sólo dos años en esta misma sección deportiva.  


Masacre vs. Sofokles anoche en el Palacio. Choque de mercancías.

2 comentarios:

  1. Una pena la menor participación de Jaycee, lógica con la llegada de Rudy y con Llull jugando de escolta muchos minutos...pero que no por ello dejá de fastidiarme... Espero que al menos las veces que esté en cancha le lleguen más balonces

    ResponderEliminar
  2. Lo importante es que no se le "enfríe" la muñeca en el banquillo... ya llegará el momento en el que tenga que brillar... tenemos que acostumbrarnos a que en este equipo la producción va a estar muy repartida... habrá quien le gustaría más que jugasen 40 minutos las 3 estrellas y brillasen siempre los mismos... yo como prefiero los equipos con "química", prefiero lo que hace Laso.

    ResponderEliminar