¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

lunes, 1 de octubre de 2012

"MANNY"FESTACIÓN EN BADALONA

La "quezadilla" del Lagun Aro



La primera jornada de la presente temporada de la Liga Endesa no ha defraudado en absoluto, más bien al contrario. Pese a ser el año del mayor “éxodo” de talentos que recordamos en mucho tiempo (Prigioni, Teletovic, Davis, Claver, Freeland, N’Dong, por citar algunos de los nombres ilustres), nos encontramos con la primera jornada más anotadora en los últimos cinco años, algunos partidos realmente brillantes, equipos jugando a velocidad de crucero, explosivas actuaciones individuales, algunas de ellas realmente sorprendentes e inesperadas, y resultados aún más sorprendentes con equipos de los considerados “grandes” mordiendo el polvo de manera ostensible (de los equipos de Euroliga solamente el Real Madrid pudo llevarse la victoria). Echemos un vistazo a una jornada con mucho que analizar. 

El pasado sábado a las seis de la tarde, mientras en varias ciudades españolas el ciudadano encarnado en esa figura que se ha dado en llamar “indignado” seguía con sus justas reivindicaciones frente a nuestros ausentes, lejanos y sordos líderes políticos, la posiblemente ciudad más baloncestística y con mayor arraigo hacia este deporte en nuestro país vivía su propia manifestación de talento, un talento hasta ahora desconocido en Liga Endesa, pero altamente explosivo y desorbitado.   

Hasta 31 puntos de valoración alcanzó el debutante Manny Quezada en su primer partido de liga con la camiseta del Fiatc Joventut. Formando un explosivo backcourt con Albert Oliver, ambos jugadores hicieron olvidar al llamado a ser líder anotador de la Penya, Corey Fisher. Quezada, un jugador dominicano-estadounidense fichado del Baloncesto León y que cuenta actualmente con 27 años, llegó a la máxima valoración de la jornada (junto al pívot Nedzad Sinanovic) gracias sobre todo a su desbocado caudal ofensivo (se fue hasta los 27 puntos con 10 de 15 en tiros de campo, 3 triples incluidos, y 4 de 4 en tiros libres), todo ello en 29 minutos de juego. Esos 11 minutos que no participó en el choque realzan aún más su hazaña (Sinanovic por su parte jugó cuatro minutos más) Su juego reivindicó el baloncesto de puro escolta anotador, hiperactivo en ataque y apareciendo por todas partes, haciendo presumiblemente fácil lo que en realidad en ocasiones es más complicado. La simpleza de anotar, en definitiva lo más primigenio de este deporte. De modo que los puntos iban subiendo al casillero de “Easy” Quezada, mientras que yo, he de admitir, no dispuesto a dejarme deslumbrar tan fácilmente por un recién llegado, trataba de buscarle algún pero a su juego en vano. Manny acompañó sus estadísticas con nada menos que 6 asistencias, 5 rebotes y 2 robos de pelota. Descomunal. Las seis perdidas de balón en absoluto empañan su partidazo, si no que demuestran lo frenético y arriesgado de su juego. El cotonou de la Penya va a gustar esta temporada. 

Oliver también brilló en la Penya


El partido con el que los verdinegros pasaron por encima de un desconocido Lagun Aro abrió una jornada que tuvo continuación en domingo. Y si en el partido disputado en el pabellón badalonés la pareja Oliver-Quezada hizo estragos a base de un baloncesto de ritmo ágil y tremendamente disfrutable por el aficionado, el domingo los seguidores de la canasta también tuvimos jugosos motivos para ser felices. Siguiendo el camino iniciado por el backcourt penyista, varias parejas de base-escolta dinamitaron sus partidos en base a eso que tanto gusta al aficionado: correr. 

El Estudiantes confirmó que esta temporada no va a tener nada que ver respecto a la pesadilla vivida el pasado año. Vale que fuera ante un recién ascendido como el CB Canarias, quien está en todas las quinielas para el descenso, pero ver a los colegiales pasar de 100 puntos sin duda alguna es una magnífica noticia. El triángulo exterior Granger-English-Kirksay es simplemente letal, poco importó que el alero del Bronx no tuviese su día en el lanzamiento. Tariq siempre suma, y se fue hasta los 13 rebotes (máximo de la jornada) para compensar su desacierto anotador. Siguiendo con el festín exterior, por fin Jaime Fernández sacó algo de esas toneladas de talento que tiene guardadas en su ADN baloncestístico y que llevan camino de perderse si se empeñan en reconvertirle en lo que no es, en un base director y cerebral, cuando su juego es pura dinamita ofensiva y descaro a raudales. 17 puntos, 21 de valoración… ¡en sólo1 4 minutos de juego! Hace unos días Txus Vidorreta dejaba claras sus intenciones afirmando en la tradicional encuesta a los técnicos sobre la nueva temporada que su equipo sería la sorpresa de la liga, y Jaime Fernández el jugador revelación. Ojala sea así, personalmente soy de los que piensa que Jaime es lo más parecido que ha dado nuestro baloncesto a Navarro desde la aparición de La Bomba, y poco importa el 1.86 de su ficha oficial (Carroll está en 1.88 y juega de escolta como los ángeles) 

Jaime explotó por fin. 


Exhibición ofensiva también la de un Valencia letal desde el 6.75 (15 de 27 en triples) para desarbolar a un Fuenlabrada (de quienes no vamos a volver a escribir el nombre de su patrocinador hasta que no salden sus deudas con el club del sur de Madrid) que esta temporada parece que tendrá que acostumbrarse a pelear por abajo. Por contra, los taronja apuntan a ser una alternativa seria y real a la tiranía de Real Madrid y Barcelona. Su fondo de armario es inmenso, y sus posiciones no sólo es que estén bien cubiertas si no que además los jugadores se complementan perfectamente (si Dubljevic es un pívot con manita de seda capaz de enchufar 5 triples de 6 intentos, pero adolece en defensa o lucha por el rebote, ahí está Faverani para capturar 12 rechaces… si Markovic es un base-escolta no del todo definido en ninguna de las posiciones y que puede aportar un poco de anotación y un poco de dirección, ahí está San Miguel como base puro con 6 asistencias en el partido de ayer), súmenle a ello un entrenador como Perasovic y su capacidad para no dejar que su equipo baje los brazos y tienen a un equipo llamado a grandes cosas esta temporada. 

Mucho va a tener que trabajar Aito García Reneses si quiere mantener al Cajasol donde lo dejó Joan Plaza. Un Murcia con las buenas sensaciones dejadas en su final de temporada pasada tomó el San Pablo sin la menor concesión y se apuntó una brillantísima victoria pasando de los 90 puntos. Gran partido saliendo desde el banquillo de Juan Ignacio Jasen, hermano menor del mítico Pancho, con 19 de valoración en 15 minutos. El de Bahía Blanca es un clásico para mí en el célebre Supermanager y un jugador ideal para cuadrar presupuestos en el que confío temporada tras temporada para acabar llevándome más disgustos que alegrías… excepto este año en el que decidí no apostar por sus servicios, de modo que pueden imaginar la cara que se me ha quedado al ver el boxscore del partido… aunque lo del Supermanager es otra historia de la cual ya hablaremos. 

No sólo se ganan partidos a canastazo limpio, y de eso saben bien en Gran Canaria. El Centro Insular sigue siendo una de las canchas más difíciles e incómodas para cualquier equipo que tenga que desplazarse allí, y en esta ocasión el Gescrap Bilbao puede dar fe de ello. Ni siquiera fueron capaces de llegar a los 59 puntos. Sobresaliente Spencer Nelson, demostrando, como ya comentamos por aquí, que pocos jugadores más completos y con mejor lectura de juego hay en su posición actualmente. 17 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias y 2 tapones, para llegar a los 27 de valoración. 

Frenazo al Bilbao


Para que no faltase de nada en la trepidante mañana dominical también tuvimos un par de sorpresas. Permitámonos ser más elocuentes: una sorpresa y un sorpresón. En la misma cancha donde el Real Madrid ganaba brillantemente el primer título de la temporada la semana pasada, el CAI Zaragoza se marcaba un señor partido ante todo un Caja Laboral. Llompart y Van Rossom llevando la manija hicieron olvidar a un Carlos Cabezas quien precisamente enfrente de ellos no tenía el debut soñado en Liga Endesa con su nueva camiseta baskonista, mientras que Rudez, Aguilar y Norel demostraban la buena muñeca de los interiores maños. Las únicas buenas noticias para el conjunto de Dusko Ivanovic fueron el partido del base americano Rochestie (ojito a su parecido con el villano de la teleserie "Heroes", el malvado Sylar), que parece le va a disputar los minutos importantes a Cabezas, y la confirmación de que Andrés Nocioni recupera su mejor nivel. Por lo demás se espera mucho más de jugadores como el citado Cabezas, San Emeterio u Oleson.   

Y si llamativo fue lo del Príncipe Felipe, que decir del partido vivido en el Palau Blaugrana. La primera gran sorpresa, acaecida en la primera jornada, ¿para qué esperar más? El seguidor azulgrana ya debe empezar a darse cuenta de la dicotomía existente en torno a la figura de Ante Tomic, brillante y talentoso pívot en un solo lado de la cancha. No quiero ser ventajista con el asunto Tomic, ya que mantengo que sí era un jugador válido para el Madrid, más preocupante me parece en todo caso la actitud de aquellos que se tiraron dos años rajando del croata y pidiendo su deportación inmediata… para que en el momento en el que estampó su firma como jugador azulgrana comenzar a perjurar que Ante debería haberse quedado a cualquier precio y esto era una cagada más del infame dúo Herreros-Sánchez, quienes al parecer y según este sector de la afición están hundiendo en la miseria a la sección, cuando un análisis sosegado y con la mente límpida acertaría a comprender que más bien al contrario, volvemos a vivir grandes momentos para el baloncesto madridista, los mejores desde los tiempos de Joan Plaza. Quizás estos aficionados eran más felices con los destrozos de la pareja Messina-Maceiras, no lo sé, supongo que para algunos lo único que importa es el brillo del nombre. Pareciera que algunos madridistas viviesen empeñados en querer conducir un Ferrari cada día, sin darse cuenta de que a lo mejor con un coche más barato pueden llegar más lejos, y sobre todo, disfrutar más. Volviendo al tema Tomic, su tarjeta de ayer parece no dejar lugar a dudas, un lustroso 14+10 para 20 de valoración, números de gran pívot al que poco habría que reprochar en las duchas… en caso de que realmente haya sudado y necesitase tal paso por el vestuario. Sí, el 14+10 de Ante está muy bien… si no fuera porque el tío que tenía enfrente se fue hasta 28+10 con 31 de valoración. Hay un dato si cabe aún más sangrante, el pívot del que hablamos consiguió su anotación en una estupenda serie de 14 de 20 en tiros de dos. Es decir… ¡Tomic fue incapaz de llevar ni una sola vez al tiro libre a un tipo que le estuvo masacrando sin parar durante todo el partido! Ustedes verán, pero esas cosas encabronan. Siempre lo he dicho, denme un pívot que no haga números, pero que impida que los haga el rival, que los números ya los harán otros jugadores. Y el pívot rival del que hablamos, por cierto, es el entrañable Nedzad Sinanovic, aquel bizarro “descubrimiento” de Bozidar Maljkovic que empezó a jugar al baloncesto con 19 años, simplemente porque había que aprovechar tanto centímetro. A partir de ahí toda una carrera de temporerismo y pequeños contratos con esporádicas jornadas de gloria como la de ayer. 

"¿Crees que soy un poco nena, Nedzad?"


En el Barcelona comienzan a encenderse las alarmas. La derrota de ayer pone la puntilla a un ciclo de siete días que se iniciaba el domingo anterior cayendo derrotados con diáfana claridad ante el eterno rival madridista. Y en la cúspide de la preocupación, como no, el asunto Navarro. Con La Bomba se está haciendo lo correcto, es absurdo seguir explotándolo y exprimiéndolo al máximo y poner en peligro la posible longevidad de su carrera. Sus 32 años no es una edad excesiva, al contrario, parece ideal para este deporte, pero hablamos de un jugador exigido al 100% desde hace más de diez años en cualquier torneo que dispute, sin un verano de descanso. Navarro tiene que parar y recuperarse plenamente. El gran problema que plantea su fascitis plantar a Pascual, al margen de no contar con su líder y jugador más decisivo, es que pone de manifiesto el peligro de una planificación de plantilla en base a los famosos cupos de jugadores de formación local. Sin Navarro cubriendo uno de esos cupos, el entrenador catalán se ve obligado a contar para cada partido con Sada, Rabaseda, Abrines y Todorovic, algo que quizás no se había previsto en verano. 

¿Y el Madrid?, bien, gracias. Ganando sin parar. Entre pretemporada y partidos oficiales yo ya he perdido la cuenta de partidos consecutivos sin conocer la derrota, pero creo que andamos por la decena. Todo ello mientras el madridista que nunca está contento se pregunta donde está su Ferrari, y sigue siendo incapaz de disfrutar con un equipo que con sólo dos fichajes de momento sigue las coordenadas de juego espectacular del pasado año, mientras se come las uñas pensando: “uf, cuando nos pillen los Celtics de Bill Russell nos van a dar pal pelo” y dispara a diestro y siniestro contra todo aquel que lleva la camiseta blanca. Ayer le tocó el turno a un Unicaja que necesita grandes dosis del ingrediente más importante para la receta del éxito: tiempo. Con diez caras nuevas en el roster y técnico nuevo, al aficionado malagueño no le queda otra. Paciencia, pero los mimbres son buenos. Tremendo una vez más lo de Laso. Si, el partido se gana por “sólo” 15 puntos, pero es que la valoración conjunta final no ofrece dudas sobre el rendimiento que el vitoriano saca a sus jugadores: 97 a 39. Todos aportan. Únicamente Jaycee Carroll se quedó ayer en 0 de valoración, el resto sumando, y mucho. Mención especial una vez más para Felipe Reyes, 14 de valoración en 18 minutos. No hay ningún jugador en Europa con esta regularidad en proporción minutos/valoración. Siguiendo con lo de los backcourts estelares de los que hablábamos hace unos párrafos, evidentemente la pareja Llull-Rudy es la que marca el ritmo de salida e invita al rival a un baile diabólico que muchas veces será incapaz de seguir. Los estirones madridistas son constantes, y la plantilla es lo suficientemente larga para que esté quien esté en pista el salvaje ritmo impuesto por Laso no se resienta. Ayer apareció Draper para romper el partido con tres triples casi consecutivos, por si alguien se preguntaba que pintaba el pequeño base de pasaporte croata en esta plantilla. Hay que volver a repetirlo: TODOS SUMAN. Esta es una máxima del actual Real Madrid. El fondo de armario es bueno, ahora hay que saber usarlo y no tener a los jugadores agitando toallas.    

Y acompañando al Madrid en victorias vespertinas, el Blusens Monbus, el gallego Obradoiro se apuntaba una de esas victorias que a final de temporada valen oro, al hacerlo frente a un previsible rival de “su liga”, un Assignia Manresa que sobre todo tratará de hacerse fuerte en el Nou Congost, pero no cabe duda de que sufrirá lejos de su fortín manresano. Gran partido del base portorriqueño Andrés Rodríguez, que se fue hasta las 7 asistencias apoyándose en una formidable pareja interior formada ayer por el canadiense Levon Kendall y el incombustible Oriol Junyent. Como ven, mucho reseñable para abrir la Liga Endesa… mañana Dios mediante hablaremos de nuestra liga privada del Supermanager, la cual también ha empezado caliente caliente.   

¿Cómo era lo de los viejos rockeros?


EL QUINTETO DEL TIRADOR 

Jayson Granger (Asefa Estudiantes) 25 pts y 3 asistencias. 5 de 7 en triples. 24 de val.
Manny Quezada (Fiatc Joventut) 27 puntos, 6 asistencias, 5 rebotes, 2 robos. 31 de val.
Andres Nocioni (Caja Laboral) 20 puntos y 5 rebotes. 3 de 3 en triples. 22 valoración.
Spencer Nelson (Herbalife Gran Canaria) 17 ptos, 8 rebs, 4 asists, 2 taps. 27 valoración.
Nedzad Sinanovic (Blancos de Rueda Valladolid) 28 ptos, 10 rebs, 4 taps. 31 val.  

ENTRENADOR  

Velimir Perasovic (Valencia Basket) Balance temporada 1-0    



3 comentarios:

  1. Yo lo que no entiendo es lo de Jasikevicius ¿está lesionado? ...mal pinta en Barcelona, los especialistas en la caza del entrenador ya piden la cabeza de Pascual.

    ResponderEliminar
  2. A mí Pascual no me entusiasma precisamente, pero si se trata de ganar, que miren lo que ha ganado este tío en 3 o 4 años, y no me vale lo de que a esa plantilla la entrena cualquiera... a otro con ese cuento.

    Lo de Saras, es todo por el lío de los cupos, es un puzzle la leche de complicado la verdad... supongo que podría entrar por Wallace, pero Pascual prefiere tener a todos los interiores posibles, no lo sé, es un auténtico lío.

    ResponderEliminar
  3. A mi Pascual tampoco me gusta, la verdad, pero como tu bien dices es un ganador. Y lo de Jasikevicius no lo entiendo ¿para que lo fichan si luego no pueden ni inscribirlo?. Lo del Barcelona es un despropósito, ni tan siquiera tienen la web actualizada....como ya comenté creo que la directiva actual pasa mucho del baloncesto (y supongo que de todo lo que no sea fútbol), lo cual, no es que me importe mucho, pero al menos me resulta chocante...Dios le da dientes al que no tiene para bocadillos.

    ResponderEliminar