¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 15 de enero de 2015

NOMBRES PROPIOS DEL 2014: ENTRENADORES NACIONALES


LUCAS MONDELO: Lo ha vuelto a hacer. La selección femenina de baloncesto nos ha vuelto a enamorar con su plata en el Mundial de Turquía sin perder ni un partido hasta la final, donde una inalcanzable Estados Unidos apenas nos dio opción al título. Una medalla y una final que ayudaron a enjugar las lágrimas por el fiasco del Mundial masculino. Un porcentaje alto del espíritu y del juego de esta selección corresponde a este entrenador-filósofo con una preclaridad de ideas baloncestística asombrosa. Tras hacer historia con el Perfumerías Avenida, ahora triunfa en China, donde el pasado año conquistó la liga para el Shanxi Xing Rui Flame por segundo año consecutivo, aumentando un palmarés y una leyenda como uno de los mejores entrenadores de baloncesto femenino de los últimos tiempos que no cesa de crecer.  


Lucas sigue coleccionado éxitos.



PABLO LASO: No, nos hemos vuelto locos. Ya sabemos que a Laso le dan hasta en el carnet de identidad y que 2014 fue el año en el que perdió dos finales (claro que también fue el año en el que llegó a esas dos finales, y en el caso de Euroliga, es el único entrenador que ha sido capaz de llevar al conjunto blanco a esta final desde 1995… luego no debe ser tan fácil) Lo cierto es que por encima de los resultados y títulos, el Real Madrid del 2014 se recordará como uno de los equipos más alegres y vistosos jamás vistos sobre una cancha de baloncesto en Europa, y eso hay que dárselo a Laso. Un entrenador amante del baloncesto rápido y vertiginoso y del ritmo alto. A todo esto, súmenle que el pasado año se llevó dos títulos (Copa y Supercopa) a la saca.

En definitiva, y pese al desenlace amargo de la temporada, merece estar en este podio por lo que nos hizo disfrutar durante gran parte del 2014.   



Pese a los reveses, Laso nos hizo disfrutar mucho.




 XAVI PASCUAL: Todos los años sucede la misma historia. A Xavi Pascual le llueven palos y críticas cuando vienen las derrotas, con una especie de mantra ya conocido basado primeramente en que a una plantilla como la del Barcelona la entrenaría hasta un chimpancé empapado en MDMA para posteriormente atacar su estilo de juego, e incluso aludir a su desconocimiento sobre este juego, para finalmente ver como sigue poblando de trofeos las vitrinas blaugranas en su sección de basket. La realidad, siempre tan tozuda, nos habla de un tipo que con 42 años ya ha ganado 4 ligas, 3 copas, 3 supercopas y una Euroliga. Todo esto en seis temporadas y medias al frente del banquillo azulgrana. Casi dos títulos por año. El 2014 comenzaba, para no variar, en medio de la tormenta. Pese a que después de un inicio de temporada titubeante la mejoría en el juego mostrada en la Copa era evidente (partidazo en semifinales frente al Valencia), se iban de la cita malagueña de vacío gracias a la ya mítica canasta de Sergio Llull a una décima del final del partido, y en la Final Four el eterno rival blanco les daba un auténtico repaso como hacia tiempo no se recordaba. En aquel momento el madridismo sacaba pecho por el juego espectacular propuesto por Laso, y el barcelonismo maldecía su destino de la mano de Pascual. Lo que cambian las cosas en unas semanas, concretamente en las cinco y media que transcurrieron desde aquel partido europeo y la consecución del título liguero por parte del conjunto culé, con un Lampe devolviendo la de Llull con un triple matador a 21 segundos de la conclusión. Y Xavi, otra vez, campeón de liga. Si lo difícil no es llegar, si no mantenerse, Xavi Pascual agota los adjetivos, estirando una incansable trayectoria ganadora en el mayor ciclo ganador de la historia del Barça. Un ciclo que lleva su firma.       


Xavi Pascual se llevó su cuarta liga.



Queremos hacer una mención especial para uno de nuestros entrenadores favoritos, Joan Plaza, quien ha devuelto la ilusión a un Unicaja que venía de unos años desastrosos y con Jasmin Repesa directamente tocó fondo. Plaza los ha devuelto a la elite, finalizando en cuarta posición liguera la pasada temporada, sólo por detrás de los dos transatlánticos de nuestra liga, Madrid y Barça, y de uno de los mejores, o quizás el mejor, Valencia Basket de la historia, y finalizaba el 2014 con el equipo malagueño en lo más alto. Es uno de los grandes, por mucho que Florentino Pérez no lo entendiera cuando regresó al Real Madrid y le pusiera de patitas en la calle. Y como no, otra mención muy especial, y por desgracia, tiene que ser para José Luis Abós, quien llevó a su Cai Zaragoza a las cotas más altas que pudieran imaginar para este modesto club y quien con enorme tristeza para todos los que amamos este deporte ya no podrá seguir imponiendo su magisterio en los banquillos. Nunca le olvidaremos.       


Abós, en el recuerdo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario