¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

sábado, 18 de junio de 2016

EL REAL MADRID MUERDE EN EL PALAU



Llull asiste a la exhibición de su compañero Ayón




1-1 en las finales de Liga Endesa después de que el Real Madrid rompiese el factor cancha en el segundo partido, y a punto estuvo incluso de hacerlo en un primer partido monumental por parte de ambos equipos. Monumental fue igualmente la reacción madridista dos días después haciendo otro auténtico partidazo en el Palau. La diferencia estuvo en el equipo de Pascual en este caso, incapaz de seguir el demoledor ritmo ofensivo de los de Laso.



Un ritmo ofensivo que si ofreció el Barcelona en el primer partido, con una salida desbocada (14-4 mediado el primer cuarto, con dos triples de Doellman) que contrarrestó Rudy Fernández desde el banquillo. Dos triples consecutivos del mallorquín y cinco puntos de Llull llevaron el partido al 22-22 con el que finalizaba el primer acto. El intercambio de canastas no decayó en el segundo cuarto, si no que incluso se incrementó, con Doellman continuando con su exhibición desde el triple (finalizó con 19 puntos y 6 de 8 en triples) y Carroll respondiendo por los madridistas. 47-48 a favor de los blancos para irse al descanso.



Un renacido Navarro tomó el mando de las operaciones en el tercer cuarto, y el Barcelona tomó pequeñas ventajas de cinco y seis puntos, pese a la resistencia de Carroll. Con 80-75 comenzaría un acto final en el que continuaba la locura anotadora. Un tiro libre anotado por Samuels ponía al Barcelona seis arriba comenzando el cuarto, pero el Madrid reaccionaba con un 0-9, y a partir de ahí ya no se iría del partido, hasta llegar a ese final de locura a cara o cruz en el que los de Laso vuelven a perder un encuentro sobre la bocina. Los locales disponían de una última posesión de 14 segundos con un punto abajo. Ayón cerraba el camino de Navarro con un tapón, pero los blancos no lograban controlar la recuperación del balón, botando en la línea de fondo y tras “instant replay” siendo otorgado al Barecelona con sólo 3 segundos en el marcador. Navarro se encarga del saque y vuelve a tener la bola al recibir de Tomic, Llull se encarga de la marca del escolta catalán, que ante la aparición de Ayón consigue ver a Perperoglou, de quien en principio se encargaba Maciulis, increíblemente solo. El griego recibe y anota contra la tabla. Genialidad de Navarro e indecisión defensiva madridista, Primer punto para los blaugrana en otro clásico para las videotecas.    





Perperoglou, héroe en el primer partido.




No se dejo sorprender de salida el Real Madrid en el segundo partido, más bien fue al revés y el Barcelona fue el equipo desarbolado ante el fortísimo ritmo impuesto de salida por el rival. Pascual, pese a la victoria en el primer partido, fue fiel a su filosofía de ataques largos y a ser posibles balones al hombre alto (Tomic, suyos fueron tres de los cuatro primeros lanzamientos barcelonistas), mientras el Real Madrid intentaba volar sobre el Palau. Los de Laso mandaron desde el primer partido y Llull entró en éxtasis. Con 13 puntos anotados antes de irse al banquillo y cometer su segunda falta personal dinamitó el partido, pese a quedar más de 30 minutos. Enorme. Los primeros diez minutos dejaban un concluyente 11-27 en el marcador, recordando el partido visto horas antes entre Golden State y Cleveland (11-31 en aquel caso, pero con dos minutos más, lógicamente) Igual que en el sexto partido de las finales NBA, este segundo de las finales ACB fue sentenciado en el primer cuarto. A partir de ahí el Barcelona se dedicó a intentar meterse en el partido, recortando diferencias en los dos cuartos siguientes e incluso llegando a ponerse a seis puntos (43-49) mediado el tercer acto tras triple de Navarro. Perperoglou, el mejor de los locales, volvería a acercar esa diferencia (45-51) y finalmente los de Pascual finalizarían el tercer cuarto con un 58-66 que les hacía concebir esperanzas de remontada. Pero el Real Madrid no estaba por la labor, y con un enorme trabajo bajo tableros de Reyes y Ayón impidió cualquier conato de rebelión blaugrana, manteniendo y estirando las diferencias hasta los 20 puntos finales. Tremendo lo del pívot mejicano del Real Madrid. Ha realizado una temporada magnífica, pero es que ha llegado a los play offs incluso en mejor estado de forma. 19 puntos sin fallo en tiros de campo (9 de 9 canastas de 2), 6 rebotes y 2 tapones. Una losa para el Barcelona. Llull dinamitó el partido de inicio (finalizó con 20 puntos y 4 asistencias), pero cuando el rival intentó meterse en el partido se encontró una y otra vez con el Titán de Nayarit cercenando cualquier posibilidad de éxito local.



El Real Madrid deja el Palau con estupendas sensaciones. Ganando un partido de manera contundente y perdiendo otro por un pequeño detalle defensivo. Llull y Ayón sostienen al equipo, pero la coralidad sigue siendo elemento clave en la filosofía de Laso. Ningún jugador ha llegado a los 30 minutos en pista por partido. Ayón, con 28 en el segundo partido, es quien más tiempo ha estado en pista por parte de Laso, y con una media de 26 en ambos partidos (la misma media que Llull) Doellman con 29 por partido, y Perperoglou con 28, los más usados por un Pascual que rota menos. Estadísticamente destaca Llull con sus 17 puntos por partido (Doellman con 14 lidera al Barça) Tomic gana en los rebotes con 6.5 por choque, mientras que Ayón captura 6 para los de Laso. En estadísticas vuelve a brillar Llull, con nada menos que 7 por partido, mientras que Satoransky reparte juego para los de Pascual con 4.5 por partido (destacan también las 8 de Tomic en el primer partido, quien rozó el triple-doble con 14 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias)




Buen arranque de las finales. No están decepcionando, pese al escaso interés que parecen suscitar en plena Eurocopa futbolística. Y es que en ese sentido poco ayuda el calendario escogido con ningún partido en fin de semana. Todos en días laborables. Un tremendo error por parte de la ACB.  





Laso, fiel a sus principios en las finales.





No hay comentarios:

Publicar un comentario