¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

viernes, 12 de mayo de 2017

LA DÉCADA PRODIGIOSA





Desde Manresa, primer escaparate...



El pasado miércoles 10 de Mayo de 2017 se cumplían diez años de la llegada de Sergio Llull al Real Madrid procedente del Baloncesto Manresa. Una efeméride que el propio jugador ha recordado feliz y orgulloso en redes sociales, ganándose todavía más a una afición madridista que le idolatra. No es para menos. Sólo el fichaje de Felipe Reyes en 2004 procedente del Estudiantes puede entrar en el debate sobre el mejor movimiento del club blanco en todo el siglo XXI respecto a contratación de jugadores. En entrenadores no puede haber tal debate, cuando Pablo Laso ha sido capaz de llevar al equipo madridista a una dimensión que no conocía desde hacía 30 años, destrozando lo conseguido por todos sus predecesores posteriores a Lolo Sainz. Es precisamente Laso una figura clave en los éxitos de Llull, apostando por él como base y dándole unos galones no tan fácil de asumir en un equipo plagado de jugadores estelares. 


Pero deberían pasar unos años hasta que el feliz encuentro entre Laso y Llull se produjese, ya que la llegada del menorquín tiene lugar a punto de comenzar los play offs por el título ACB durante el primer curso de Joan Plaza como técnico blanco. Contaba con 19 años y la vitola de campeón de Europa junior, siendo base suplente de un Sergio Rodríguez un año mayor que él. Su presencia es meramente testimonial. Cinco minutos en tres partidos de cuartos de final ante Pamesa Valencia, en la dura semifinal ante el Joventut apenas seis minutos en tres de los cinco partidos disputados, y unos segundos en el cuarto y definitivo partido de las finales ante el Barcelona. Sólo anotó un punto, un tiro libre ante el Joventut, pero celebró su primer título con la elástica blanca con la misma intensidad que el mismísimo Felipe Reyes, MVP de aquellas finales y guía espiritual del baloncesto madridista (rango que diez años después sigue ostentando)


Los dos cursos siguientes su crecimiento es lento pero seguro, alternando las posiciones de base y de escolta. Con la marcha de Kerem Tunceri el tercer año de Plaza y la rescisión de contrato de Pepe Sánchez, sólo Raúl López queda como director de juego puro, con lo que Llull araña muchos minutos en su posición favorita. Ese tercer y último año de Plaza ya es uno de los jugadores importantes de la plantilla. De hecho en el último partido de aquella temporada, a la postre último partido de Plaza, una derrota en semifinales por el título ACB en el Buesa Arena, es el mejor del equipo con 15 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias para 20 de valoración. Era el segundo año sin títulos, pero el madridismo asistía esperanzado a la progresión de un jugador que se convertía en internacional absoluto aquel verano de 2009 disputando el Eurobasket de Polonia, donde se colgaría su primer oro senior con nuestro país, y sería noticia por aquella famosa última jugada contra Turquía, en la que ya demostraba su arrojo en los momentos calientes del partido (y gracias a un Sergio Scariolo que confió en él) Su trabajo con la selección, por cierto, es otra muestra de la capacidad de adaptación del jugador, siendo capaz hasta de jugar de tres con el combinado nacional.


Pero si los dos últimos años con Plaza, pese a un buen juego general y al reconocimiento del aficionado, no tuvo el premio de los títulos, peor sería la era Messina, que acabó siendo la era Molin (su segundo), con sólo el consuelo de haber vuelto a ver al equipo blanco en una Final Four de Euroliga 16 años después con una base de jugadores jóvenes que encontrarían en Laso a su mejor aliado para desarrollar su baloncesto. No fueron fáciles aquellas dos temporadas para Llull, quien veía como Messina le prefería como escolta (Prigioni y Jaric el primer año, y el argentino junto a Sergio Rodríguez el segundo acaparaban prácticamente todos los minutos como bases), además de tener que adaptarse a un estilo de juego lento y plomizo que no dejaba explotar todas las virtudes del jugador. Aun así finaliza el segundo año de Messina como máximo anotador ACB del equipo y segundo jugador más valorado en liga regular tras Carlos Suárez, además del más valorado en play offs (creciendo en los momentos importantes) En Euroliga más de lo mismo, máximo anotador y jugador más valorado de los blancos. Ya era una estrella a nivel continental, pero le faltaba algo… 


Nunca seremos del todo conscientes de lo que supuso la llegada de Pablo Laso al Real Madrid en verano de 2011. Una de sus primeras (y controvertidas) decisiones fue devolverle a Llull la batuta del juego, ante las críticas furibundas de una parte de la afición que había olvidado los orígenes del menorquín como base, que por otro lado seguía anclada en el desfasado baloncesto que en los años anteriores se había basado en agotar el reloj de posesión y renunciar al contraataque, y que en tercer lugar mantenía que Llull era un jugador limitado que basaba su juego únicamente en la explosividad de su físico pero su cabeza y lectura del juego era pésima (en su desfachatez aún queda alguno que lo mantiene) El resto es historia. Los títulos y las exhibiciones individuales no han parado de llover desde entonces sobre el Palacio de Los Deportes, comenzando por su inolvidable partido en la final de Copa en el Sant Jordi que supuso el primer título de la era Laso y venía a inaugurar una nueva era de dominio madridista. Tres ligas, cinco copas, tres supercopas, una euroliga y una intercontinental (a las que hay que sumar la liga ganada con Plaza) Seis veces MVP (dos de las finales por el título, dos de la copa, una de la supercopa y otra de la intercontinental) Diversas inclusiones en los mejores quintetos de cada temporada y mvps semanales o mensuales. Jugadas para el recuerdo y canastas ganadoras en una evolución imparable hasta convertirse en el jugador más decisivo de Europa (ahí entraría en debate con Nando De Colo) y el sucesor de los Navarro o Spanoulis como ese tipo de baloncestista competitivo y ganador, por no recordar que sigue siendo el europeo fuera de la NBA más deseado por la liga profesional estadounidense (¿alguien duda que no encajaría como un guante en los actuales Houston Rockets de Mike D’Antoni?)  


A sus 29 años ya nadie duda que Llull es uno de los jugadores históricos del baloncesto madridista, español y europeo. Una página legendaria de nuestro deporte que todavía no ha escrito sus últimas líneas.   




...a devorar títulos con el Real Madrid.




Finalizamos con una estadística evolutiva de las diez temporadas de Llull como madridista en las distintas competiciones, observando los que consideramos datos más relevantes para un jugador de su perfil. Esto es, puntos, porcentajes de tiro, y asistencias.  




LIGA ACB EUROLIGA COPA SUPERCOPA INTERCONTINTENTAL
2006-07 0,1 pts/0,4 as  0% TC 50% TL
2007-08 2,7 pts/1,4 as  42% TC 71% TL 2,3pts/0,9 as 37% TC 78,9% TL 2 pts/1 as. 0% TC 100% TL 4 pts/1 as 50% TC
2008-09 8,6 pts/2,6 as  43,6% TC 82% TL 6,9 pts/2,2 as 46,8% TC 92,6% TL 6 pts/3 as. 12.5% TC 75% TL
2009-10 11,1pts/2 as 49% TC 82% TL 9,5 pts/ 2 as 52,1% TC 72,4% TL 15,6 pts/1,6 as. 48,2% TC 85%TL 6,5 pts/3 as 28,5% TC 90% TL
2010-11 12,3 pts/2,8 as 42,6% TC 81% TL 11,9 pts/3 as 40,6% TC 84,1% TL 7 pts/2 as. 38,8% TC 100% TL 4 pts/2 as 11,1% TC 50% TL
2011-12 10,3 pts/3,8 as 41,9 %TC 69% TL 7,4 pts/3,2 as 42,7% TC 71,9% TL 16 pts/5 as 52,9% TC 80% TL 12 pts/4 as 28,5% TC 67% TL
2012-13 11,6 pts/2,8 as 47,3% TC 71% TL 10,4 pts/3,2 as 40% TC 78,1% TL 23 pts/4 as 33,3% TC 75% TL 13,5 pts/1,5 as 62,5% TC 83% TL
2013-14 13,8 pts/3,7 as 47,8% TC 86% TL 11,4 pts/ 4,1 as 46,6% TC 79,6% TL 9 pts/3,3 as 44% TC 100% TL 8,5 pts/3,5 as 60% TC 
2014-15 12,3 pts/3,4 as 45,5% TC 86% TL 10,4 pts/5,8 as 43,8% TC 82,1% TL 10 pts/4,3 as 42,8% TC 100% TL 18,5 pts/4 as 77,7% TC 50% TL 19,5 p/6 a 44,8% TC 85,7%TL
2015-16 12 pts/4,8 as 45% TC 81% TL 12,8 pts/4,6 as 37,8 %TC 80,7% TL 9,3 pts/5 as 40% TC 100% 8 pts/3 as 30% TC 50% TL
2016-17 16,1 pts/5,3 as 44,3% TC 79% TL 16,4 pts/5,9 as 41,5% TC 85,2% TL 22,3 pts/6,3 as 41% TC 100%TL 27 pts/2 as 55,5% TC 100% TL

No hay comentarios:

Publicar un comentario