¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

martes, 9 de mayo de 2017

BARRIDAS




LeBron se saluda con Kyle Korver. Otra vez en la tierra prometida.


Sin contemplaciones. Sin lugar para la sorpresa. Así se presentan en finales de conferencia los dos máximos favoritos al anillo de la NBA, los dos últimos campeones, los finalistas de las dos últimas temporadas. Ocho partidos sin conocer la derrota. Dos barridos (“sweep”) en cuartos de final y semifinales para que los LeBron, Irving, Curry, Durant, Green y compañía descansen y miren de reojo las cruentas batallas entre Boston y Washington por un lado y Houston y San Antonio por el otro. 


A nivel individual LeBron James está siendo el gran protagonista de estos play offs. Batiendo records históricos y haciendo las mejores series eliminatorias de su carrera. Con 32 años demostrando que está ante el mejor momento de su carrera. Sus números en post-temporada son de otra galaxia: 34.3 puntos, 9 rebotes y 7.1 asistencias por partido. Pero es que todavía lo son más sus porcentajes de tiro. Nada menos que un 62.3% en tiros de campo, y ojo a este dato, un espeluznante 46.8% en el triple. Por si fuera poco parece empeñado en derribar a patadas una de las mayores, quizás la mayor, hegemonía de la historia de la NBA: la de Michael Jordan en play offs. Ya sólo está a 140 puntos del mito de los Bulls. Por si esto no fuera suficiente es además el tercer máximo asistente histórico de play offs (por detrás de “Magic” y Stockton) y el séptimo máximo triplista (está a punto de alcanzar a Paul Pierce en sexta posición) Si la temporada pasada confirmaron que los Cavs del Big Three era en realidad cosa de dos (LeBron e Irving), este curso la dependencia del astro de Akron es aún más manifiesta, pese a que los números del base no son nada malos (23,7 puntos y 5,7 asistencias por partido) pero evidentemente todo pasa por las manos de LeBron, máxime si tenemos en cuenta que Irving presenta un preocupante 28% en triples (16 de 57), muy lejos del soberbio 46% de LeBron con 22 dianas de 47 intentos. 


¿Y qué sucede en Oakland? Sin tanta dependencia de un solo jugador pero con el núcleo Curry-Thompson-Durant-Green perfectamente definido, los Warriors se sobreponen a las malas noticias respecto a su entrenador, Steve Kerr. El rubio vaquero ha tenido que volver a operarse de esa espalda que le trae a mal vivir, dejando al equipo en manos de Mike Brown (curiosamente ex –entrenador de Cleveland), pero sus jugadores no lo han notado. Ni Portland ni Utah han sido rivales para los actuales subcampeones. La muñeca de Curry sigue caliente (41% en triples, clavando 32 de 78) mientras que Draymond Green ejerce de líder espiritual (dos triples-dobles en los ocho partidos, y sus shows particulares exasperando a jugadores y aficionados rivales) a la espera de que Durant recupere su mejor nivel. Lo cierto es que la mejor maquinaria ofensiva de la NBA sigue a pleno rendimiento. Nada nos haría más felices que ver a Pau Gasol de nuevo en unas finales de conferencia, pero por otro lado no podemos evitar salivar pensando en lo que podrían ser unas finales de conferencia entre Golden State y los Houston de Mike D’Antoni, los dos equipos que juegan a un ritmo más alto de juego en todo el planeta (y el patatús que les iba a dar a los de la mesa de anotadores) 


Desde que hay eliminatorias inaugurales al mejor de cuatro partidos, es la primera vez que dos equipos se plantan en finales de conferencia invictos. Cleveland y Golden State, LeBron y Curry, parecen destinados a enfrentarse por el título por tercera vez consecutiva y deshacer el particular empate a uno que presentan sus guerras por el título (en batallas la cosa está 7 a 6 a favor de los Warriors) Eso con permiso de los John Wall, Isaiah Thomas, James Harden o Kawhi Leonard, claro. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario