¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

lunes, 12 de junio de 2017

SU PROPIA MEDICINA




Irving voló sobre los Warriors


El cuarto partido de las finales NBA 2017 nos vuelve a dejar un escándalo ofensivo, una orgía anotadora que sitúa estas series como un aluvión de derribos de records históricos. Pero el resultado fue distinto al de los tres encuentros anotadores. Esta vez Cleveland si pudo sumar su primer punto. No hubo posibilidad de repetir los fallos del tercer partido en los minutos finales, por la sencilla razón de que aplastaron a los Warriors desde el salto inicial. 49 puntos encajaron los Golden State en el primer cuarto, record anotador en un primer acto en un partido de finales. 86 llevaban en su casilleros los Clevelad, lo que unido a los 68 de Golden State convertía la primera mitad del partido en la más anotadora de la historia en un partido de finales NBA. Increíble. Es lo que pasa cuando se suman tantos talentos juntos en una misma cancha. Si los analistas y aficionados nos preguntábamos como serían capaces de frenar la exuberancia ofensiva de Golden State, el equipo de Tyronn Lue responde a la brava: anotando más puntos que el rival. Pero cuando el rival se llama Golden State Warriors hay que admitir que la cosa tiene un mérito mayúsculo.


La dupla Irving-James volvió a alcanzar cotas sobrehumanas. El base se fue hasta los 40 puntos y fue el primero en activar el modo kamizake del ataque Cavalier con 5 puntos consecutivos dentro del parcial de 2-8 con el que Cleveland avisaba de que a “run&gun” en esta ocasión no les iban a ganar ni estos Golden State Warriors, actuales estandartes del baloncesto ofensivo a nivel global. J.R. Smith acompañó al duo dinámico de los de Ohio con 15 puntos, todos desde el triple, dentro una exhibición global que finalizó con 24 triples. Otro record pulverizado, el de triples en un partido de series finales... con la particularidad de que el anterior tope lo estableció Golden State hace tan sólo unos días en estas mismas finales, curiosidad que bastaría para asegurar que pese al 3-1 casi decisivo para los californianos, la calidad de estas series está siendo brutal. LeBron por su parte fue fiel a su cita con el triple-doble, una estadística que domina con una facilidad tan pasmosa que escapa a cualquier comprensión y definición de su juego. Sencillamente, el más completo del mundo.


Es una maravillosa noticia que frente a un equipo de la magnitud histórica de estos Golden State, su máximo rival, lejos de combatirlo transformado en una versión opuesta, intente hacerlo con sus propias armas, propinándole lo que en castizo se diría “su propia medicina”. Claro está que Cleveland también tuvo que trabajar atrás y esperar que la pólvora de los Splash Brothers se mojase por un día. El anómalo porcentaje de acierto de Curry (30%) y Thompson (36%) ayudó enormemente a que Ohio viviese la primera victoria, pese al partidazo una vez más de Kevin Durant. Sus 35 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias y 2 tapones no sirvieron para ganar el partido y cerrar las finales, pero sí para que en el MVP de estas series su nombre esté ya definitivamente cincelado.


Cleveland pone el 3-1 en la lucha por el título. Al fin y al cabo era el mismo resultado con el que la pasada temporada viajaban a Oakland en el quinto partido, pueden pensar algunos. La diferencia es que lo hacían habiendo ganando el tercer partido, no el cuarto, con lo que la épica consistía en ganar tres partidos seguidos, lo cual no era poca cosa, pero imagínense por tanto la dificultad de hacerlo en cuatro ocasiones. Tampoco está Draymond Green sancionado, como ocurrió en el quinto partido de 2016 después de golpear a LeBron James, y luego está, como no, el efecto Durant, auténtico elemento de desequilibrio respecto al pasado curso y éste.



No hubo barrido, y ya no habrá play offs perfectos para Golden State, pero Oakland se prepara para lo que parece la más que inminente celebración por un nuevo título.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario