¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

viernes, 4 de mayo de 2012

PENÚLTIMA JORNADA ACB: LO QUE DEJA... Y LO QUE QUEDA


No ha decepcionado la penúltima jornada de la Liga Endesa, con muchas cosas todavía en juego, los equipos más necesitados no han defraudado. Algunos han aprovechado para cumplir brillantemente sus objetivos y llegan al domingo con los deberes hechos. Pero aún hay cosas por decidir y muchas espadas seguirán en todo lo alto contando las horas que faltan para la última y dramática jornada. Esto es lo más relevante que nos han dejado los partidos de miércoles y jueves, y echamos un vistazo a lo que todavía queda.  


Junyent, héroe xacobeo.






En la tierra del apostol, el Obradoiro obró el milagro. Tenía dos balas el Blusens para sellar una permanencia histórica, y decidieron no esperar más, aunque delante tuvieran a uno de los mejores equipos ACB. El Valencia claudicó ante un bravísimo conjunto gallego que hace historia, ya que en sus dos anteriores temporadas en la máxima categoría cerraron la temporada con descenso. La hazaña tiene tintes épicos personalizados en el veterano Oriol Junyent, camino de sus 35 años, con el menisco roto y sin ligamento cruzado anterior, se convirtió en el héroe compostelano firmando un último cuarto memorable con 13 puntos en los momentos decisivos. Gran broche de oro (de momento) para la carrera de uno de los históricos en activo de nuestro baloncesto, y enhorabuena para todo el baloncesto gallego que mantiene un equipo en la elite.




Gran Canaria, por si las moscas. De los equipos implicados en el follón del descenso, los canarios eran quienes mejor lo tenían. Tenían que haberse dado una serie de rocambolescas carambolas para que este club ejemplar que siempre gestiona magníficamente sus limitados recursos diese con sus huesos en la LEB. Por si acaso, que mejor que acabar con las cábalas delante de su afición y en el otrora inexpugnable Centro Insular frente a un CAI Zaragoza que llegaba con opciones de play-offs. No ha sido una gran temporada para los amarillos, acostumbrados a dar guerra entre los grandes, pero hay que admitir que lo hacían en base a luchar por encima de sus posibilidades reales. Obejtivo cumplido y a seguir trabajando.




Estudiantes y Murcia no fallan. Eran dos resultados muy previsibles, al borde del precipio, ambos equipos llegaban sin margen de error. Los madrileños dominaron con comodidad frente a un Blancos de Rueda ya descendido. Por su parte, el UCAM Murcia dio buena cuenta de un Manresa en tierra de nadie que aún así llegaba con remotísimas posibilidades de conseguir plaza de play offs. Como se preveía, los colegiales y los pimentoneros se lo jugarán todo el domingo en el Palacio de los Deportes en una auténtica final por la permanencia donde los murcianos llegan con un tranquilizador colchón de 13 puntos conseguidos en su victoria en la primera vuelta, pero mal harían en relajarse ante un equipo, desgraciadamente acostumbrado en los últimos tiempos a lidiar estas delicadas situaciones, y en un pabellón que vivirá el mejor de los ambientes posibles. Si hay un equipo capaz de remontar 13 puntos para certificar una permanencia no me queda duda que ese es el Estudiantes. Será un auténtico drama, que puede contar con invitados inesperados que den un terrible vuelco a la situación para los conjuntos estudiantil y murciano. Y es que una victoria del Mad Croc Fuenlabrada frente al Lucentum, que le pusiera en 13 victorias, junto a una del CAI en Santiago frente al Obradoiro que dejase a los gallegos en 12 victorias, podría provocar un triple empate a 12 triunfos entre Estudiantes, Murcia y Blusens que condenaría al descenso al UCAM, por lo tanto en ese caso al conjunto madrileño le valdría la victoria aunque fuese por un solo punto. Pero por el contrario, una derrota de los fuenlabreños unida a una victoria gallega, provoca el triple empate entre los dos conjuntos madrileños (siempre que gane el Estudiantes) y el Murcia, en ese caso, las opciones de permanencia colegial desaparecen, habria que irse a diferencias de 90 puntos frente a los murcianos, por lo que se consumaría el descenso aún ganando de más de esos 13 puntos. El drama, por lo tanto, está servido. Cualquier otra combinación nos llevaría al Estudiantes obligado a ganar por 14 puntos. En mi opinión, apostaría por una victoria zaragozana en Santiago y alicantina frente al Fuenlabrada.


Trifón, tu dedo señala el camino... de la salvación.




El Lagun Aro salta la Banca. ¿Qué podemos decir del equipo del, hay que decir ya, gran Sito Alonso? Comenzaron la temporada de forma funesta, a pesar de competir todos los partidos los resultados no llegaban. Su balance en los diez primeros partidos reflejaba un lastimero 2-8. A partir de ahí comenzaron a remontar el vuelo hasta meterse por primera vez en su historia en la final a ocho de la Copa del Rey. Certifican su magnífica temporada consiguiendo su primera clasificación para unos play-offs por el título. Y lo han hecho además ganando en una cancha tan complicada como la del Banca Cívica de otro de nuestros grandes entrenadores jóvenes, Joan Plaza, quienes buscaban una victoria para asegurar la mejor posición posible de cara a las eliminatorias. De quitarse el sombrero.




Y de repente... aparece la Penya. ¿Quién le iba a decir al Joventut que llegaría a la última jornada con opciones de meterse en play offs? Pues el milagro es posible, difícil, pero posible. Su victoria frente al equipo revelación, el Lucentum Alicante, les mete en la pomada de la lucha por la octava plaza después de haber ganado la pasada semana también en Vitoria. Meritorio también lo de un Unicaja al que ya dábamos por deshauciado pero con su victoria en Bilbao apura las opciones de meterse entre los ocho mejores. Lucentum, CAI, Joventut y Unicaja llegan por tanto con posibilidades de conseguir el último billete para no irse de vacaciones y luchar por el título. Como ya he dicho, creo que el Alicante no desaprovechará su oportunidad y derrotará al Fuenlabrada para seguir manteniendo esa victoria sobre los tres perseguidores y conseguirá un merecido y trabajado pase a play offs.




Y por supuesto, el clásico. Llegaba el Real Madrid con dos victorias por debajo del Barcelona y muy pocas opciones de aspirar a la primera plaza. Aún así los blancos nos brindaron un gran partido, dominando el encuentro durante tres cuartos, y obligando al Barça a mostrar su mejor nivel, jugar al estilo del Madrid, correr, y tirar del repertorio de genialidades de un enorme Navarro (incluyendo un triple desde el medio campo a la pata coja para llegar al descanso). Grandísimo espectáculo que puede haber sido un sabroso aperitivo de lo que nos espera si ambos equipos llegan a la final.  


Enésima exhibición del genio.




El domingo a partir de las seis de la tarde, capítulo final... hasta los play-offs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario