¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

martes, 16 de abril de 2013

LOS VISITANTES


Convengamos en una cosa. A estas alturas de la competición, y ya lo hemos explicado en las pasadas semanas, la motivación juega un papel más fundamental que la posible calidad de una plantilla en muchos casos. Equipos jugándose la vida frente a otros que ya lo tienen hecho produce resultados que bien mirados no debieran ser tan sorprendentes, sobre todo si tenemos en cuenta que algunos de los grandes de nuestra liga (Real Madrid, Caja Laboral, Barcelona y Bilbao) han estado luchando en otros frentes absolutamente vitales aparte de los domésticos en las últimas semanas.  

Dicho lo cual, y comprendiendo que el líder Real Madrid después de dos partidos extraordinariamente serios en su eliminatoria contra el Maccabi Tel Aviv pudiera pecar de relajación en su vuelta a una competición en la que tiene prácticamente atada su primera plaza, no hay que quitarle un pero a la épica victoria del Obradoiro Blusens Monbus en el Palacio de Los Deportes de la Comunidad de Madrid. Muy al contrario, los gallegos demuestran una vez más que es uno de los clubes más fuertes de la liga y sin duda alguna el auténtico equipo revelación de la misma. Su victoria en cancha madrileña es una demostración de fe y confianza en las posibilidades de un grupo de jugadores que en ningún momento dieron por perdido el partido, alentados por más de un centenar de seguidores santiagueses que viajaron en la madrugada del sábado en un autobús fletado por el club para la ocasión. Posiblemente hubiera falta sobre Rudy Fernández en la última posesión madridista (la posterior, con el triple a tablero del mallorquín, estaba fuera de tiempo) que fue señalada con pasos, pero por una vez dejemos que el pez chico se coma al grande y en esos finales a cara o cruz en los que no se les suele regalar nada en ciertas canchas se sientan ganadores. Con la victoria los gallegos ven más factible el sueño de los play offs, aferrándose a la octava plaza con un magnífico balance de 15-14. No puedo evitar preguntarme hasta donde podría haber llegado este equipo durante este curso de haber podido contar desde el principio con su estrella universitaria Robbie Hummel, baja a principios de temporada por una lesión en su menisco (una pena la fragilidad de este jugador y sus problemas físicos, porque podríamos estar ante uno de los mejores “cuatros” salidos de los collegues americanos en los últimos tiempos) o si no hubiera perdido durante más de un mes a otro de sus jugadores clave como el base portorriqueño Andrés Rodríguez. Baste decir que el equipo de Moncho Fernández ha sido capaz de vencer en canchas como el Palacio, el Palau, el Buesa Arena y el Martín Carpena. Es decir, es el único equipo ACB que ha vencido en las cuatro canchas de nuestros equipos de Euroliga. Los de Laso, aún con una nueva derrota en su casillero, no deberían tener problemas para finalizar su espléndida temporada regular manteniendo su incontestable primera posición (25-4) A pensar en el Maccabi.   


Los jugadores del Obra, recibidos como héroes.


El gran perjudicado de la jornada, de la victoria santiaguesa, y de su propia incapacidad, es el Unicaja de Málaga. De la inoperancia al ridículo. Y es que en lo que podría calificarse como una final de cara a sus aspiraciones de play offs (y más sabiendo el resultado del Palacio de Los Deportes, producido unas horas antes) y ante 6250 sufridos espectadores, los de Repesa vieron como un grandísimo Cai Zaragoza (otros de temporada a enmarcar) les pasaba por encima. El trío Van Rosson-Rudez-Norel fue dinamita pura para un conjunto malagueño que vive instalado en la depresión absoluta, desnortado, con una serie de jugadores (sobre todo exteriores) empeñados en hacer la guerra por su cuenta, y con un técnico que sigue viviendo de su nombre. La realidad es que el otrora gran equipo andaluz vive una temporada en la que se ha visto privado de jugar la fase final de la Copa del Rey, ha caído en el Top 16 de Euroliga, y a falta de cinco jornadas para el final de la liga regular en ACB se ve fuera de play offs. Su novena posición con balance 14-15 es hasta el momento un fracaso para el cuarto presupuesto de nuestra liga (sólo por debajo de Barcelona, Real Madrid y Caja Laboral) Todo lo contrario se puede decir del Cai Zaragoza, séptimos y con una marca de 17-12. José Luis Abós no tendrá el reconocimiento que tan fácilmente se da en este país a los técnicos extranjeros, pero puede tener la conciencia absolutamente tranquila sobre su magnífico trabajo. 

Y si el Unicaja es el gran perjudicado de la jornada, como gran beneficiado, aparte del Obradoiro, podríamos considerar al Valencia Basket. Otra victoria incontestable en tierras badalonesas les afianza en la cuarta posición (18-11) y amenazando la tercera. Perasovic cuenta a su disposición con una plantilla tan completa y con las posiciones tan bien cubiertas que incluso me cuesta no ver a los taronja más arriba. En esta ocasión volvió a relucir el joven talento montenegrino Bojan Dubljevic, uno de los grandes aspirantes a jugador revelación de nuestra liga y MVP de la jornada con 37 de valoración. Su enorme partido destrozó a un Fiatc Joventut ya matemáticamente salvado gracias a la derrota del Lagun Aro, y que incluso aún puede mirar a puestos de play offs, aunque parece francamente difícil con su duodécima plaza y balance 13-16. Decimos que el Valencia es el gran beneficiado de la jornada debido a que se coloca a una sola victoria de la tercera plaza, que aún mantiene el Barcelona pese a un nuevo tropiezo como local. Con la cabeza presumiblemente pensando en su trascendental visita a Atenas donde los de Pascual están obligados a obtener al menos una victoria, y reservando a su gran líder Juan Carlos Navarro, los azulgrana vieron como se les escapaba una victoria que parecía más o menos encarrilada frente al siempre batallador Herbalife Gran Canaria. Nadie podía prever el desenlace final cuando a nueve minutos del final el Barcelona mandaba por 61-50 en el marcador, pero entonces se produjo el vendaval visitante materializado en un parcial de 3-19 que les puso el partido en franca perspectiva y deja a los de Pascual con la referida tercera posición y balance 19-10. Los insulares siguen certificando una temporada de ensueño. En sexta posición y con un registro 17-12. Pedro Martínez, igual que lo dicho sobre Moncho Fernández y su Obradoiro, o José Luís Abós y el Cai, entrenadores de muchísimos quilates quienes si su apellido terminase en –ic, estarían mucho más reconocidos por el aficionado medio.  


Abós, profeta en su tierra.  


Blancos de Rueda Valladolid y CB Canarias dirimían un encuentro mucho más plácido de lo que hubieran podido imaginar a comienzo de temporada, cuando partían en todas las quinielas para estar peleando por salir de los puestos de descenso. Y es que el haber hecho los deberes durante gran parte de la competición les permite encarar la recta final de la temporada con relativa comodidad. Sobre todo en el caso de los de Tenerife, que encadenan su tercera victoria consecutiva, y han ganado cuatro de sus últimos cinco partidos disputados. Saúl Blanco llega al final de temporada en un magnífico momento de forma y adquiriendo galones de líder, y su equipo lo nota. Contundente victoria en tierras pucelanas por 16 puntos que les coloca decimoprimeros con balance 13-16, ojo, ¡a dos victorias de los play offs!, ¿se imaginan? El equipo de Roberto González, que hay que recordar nuevamente es el club con menor presupuesto de nuestra liga (apenas un millón de euros), ha competido de manera ejemplar durante toda la temporada y necesita hacer un último esfuerzo para asegurar la permanencia. De momento decimoquinta posición, balance 11-18.   

Ese último esfuerzo si parece dispuesto a realizarlo el Fuenlabrada. Y estos si que lo han pasado mal durante esta campaña. Han visto tan de cerca las llamas del infierno del descenso, que en cuanto han podido esquivarlas han logrado mantener una regularidad y una estimable trayectoria que ya les lleva incluso a tener a cuatro equipos por debajo suyo. Admirable progresión. Este fin de semana tomaron el Palacio de Los Deportes en un derbi autonómico que dominaron desde el comienzo y que sólo al final pareció tener algún peligro para los de Poch. El equipo de Vidorreta, espléndido en la primera vuelta, se desinfla en los compases finales de la temporada regular. La baja forma de Germán Gabriel (dentro, eso sí, de una campaña absolutamente magnífica) y la ausencia de Carl English pesan demasiado sobre el equipo estudiantil. Trifón Poch por su parte ha conseguido afinar cada vez más la orquesta fuenlabreña. Si en esta ocasión Rob Kurz estuvo discreto (5 puntos y 4 rebotes), un clásico como Leo Mainoldi (13 puntos y 11 rebotes) tiró del carro junto a la mejor versión de Quino Colom, quien aprovechó la ausencia de Kristaps Valters para reivindicarse como timón fuenlabreño. Decimocuarta plaza por lo tanto para los del sur de la comunidad de Madrid, con marca 11-18. En décima posición continúa el Estudiantes (13-15) El play off más lejos, pero no imposible. 

Sito Alonso frente a Aíto García Reneses. Discípulo contra maestro en el San Sebastián Arena en un duelo con aroma a final por la trascendencia del choque. El Lagun Aro GBC necesitaba la victoria para aspirar a la lucha por la permanencia. El Cajasol, con una derrota frente a un posible rival directo se metía en un monumental lío y en todas las quinielas por el descenso. Y es que a estas alturas algunos duelos ya empiezan a adquirir visos de exacerbado dramatismo si tenemos en cuanta la situación en la tabla de sus protagonistas. Presión y miedo fueron obstáculos añadidos con los que tuvo que lidiar un atenazado equipo local frente a un Cajasol más sereno y seguro. Pese a mandar los sevillanos durante gran parte del partido, el empuje de los veteranos Salgado y Doblas y la aparición final de un errático Morris Finley dieron opciones a los locales que lograron empatar el marcador a falta de una posesión andaluza que Mensah-Bonsu no desaprovechó con una canasta que puede valer una permanencia.     


Sito y Aito, vivieron tiempos mejores.


Para el final hemos dejado la única victoria local en esta jornada tan extraña, menguada por el aplazamiento del Caja Laboral-Uxue Bilbao (los de Katsikaris jugaron, y por desgracia perdieron, la final de la Eurocup el pasado sábado frente al Lokomotiv Suban), y con nada menos que siete victorias foráneas. Como en la mítica serie de televisión “V”, hablamos de visitantes con aviesas intenciones. Y la única victoria local precisamente la consigue, para mayor peculiaridad, el farolillo rojo de la competicón. Un Básquet Manresa virtualmente descendido que estrenaba patrocinador, La Bruixa d’Or (posiblemente la administración de lotería más famosa de España), y que necesitaba la victoria para no saberse matemáticamente descendido. Lo consiguió a costa de un UCAM Murcia que de mirar de reojo a los play offs hace unas semanas ahora se ve en decimosexta posición con balance 11-18. Aunque todo parece indicar que los descendidos serán Manresa y San Sebastián, aún queda tela por cortar… y drama por vivir. Pequeña alegría por tanto para los catalanes con su victoria en la prórroga, su sexto triunfo por veintitrés derrotas. Salvarse del descenso (por méritos deportivos… veremos lo que pasa en los despachos, que ya saben como funciona esto) en esta situación sería el mayor milagro que personalmente yo pudiera recordar en nuestro baloncesto. 

EL QUINTETO DE LA JORNADA: 

Sam Van Rossom (2) (Cai Zaragoza) 19 puntos y 5 rebotes. 20 valoración.
Rafa Martínez (Valencia Basket) 23 puntos (5 de 7 triples), 3 rebs y 3 asists. 24 valor.
Robbie Hummel (Blusens Monbus) 19 puntos y 7 rebotes. 25 valoración.
Bojan Dubljevic (2) (Valencia Basket) 27 puntos y 11 rebotes. 37 valoración.
Kim Tillie (2) (UCAM Murcia) 21 puntos, 9 rebotes y 5 robos. 29 valoración. 

ENTRENADOR: 

Moncho Fernández (7) (Blusens Monbus) 



EL QUINTETO DE LA TEMPORADA: 

Sergio Llull (22) (Real Madrid) 12.7 ptos, 1.9 rebs y 3.3 asists. por parti. 15 valoración.
Rudy Fernández (6) (Real Madrid) 12.7 ptos, 3 rebs y 2.4 asists. 14.4 valoración.
Nacho Martín (6) (Blancos de Rueda Valladolid) 15.2 ptos, 6.7 rebs y 1.7 asists. 17.7 v.
Germán Gabriel (16) (Asefa Estudiantes) 14.9 ptos, 5.4 rebs y 1.8 asists. 17 val.
Ante Tomic (11) (Regal Barcelona) 12.6 ptos, 6.7 rebs y 1.3 asists. 16.3 valoración.

ENTRENADOR: 

Pablo Laso (23) 



No hay comentarios:

Publicar un comentario