¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

miércoles, 18 de septiembre de 2013

EL ESTADO DE LAS COSAS (II)



Ivkovic, otra vez en el camino.

Ayer dedicamos nuestra entrada a analizar única y exclusivamente a la selección española llegado el decisivo momento de afrontar los cuartos de final, pero es necesario echar un vistazo al global del torneo que hoy comienza sus eliminatorias de las cuales saldrán los cuatro equipos que tendrán el honor de luchar por los metales. 

Y nos toca precisamente a nosotros abrir fuego contra la Serbia del profesor Ivkovic y su escuela de jóvenes talentos. Dusan Ivkovic, el hombre que reflotó el baloncesto serbio después de que tocase fondo con esa brillante pero indolente generación anterior que acabó a puñetazos en los vestuarios de su propio Eurobasket celebrado en Novi Sad. No han encontrado desde la plata de 2009 (cayendo contra España... al año siguiente se vengaron con aquel triple de Teodosic) la deseada continuidad, pero en este campeonato están dejando muy buenas sensaciones pese a no contar con algunos de los más brillantes nombres del baloncesto serbio actual y habituales a la hora de defender la elástica de su país (el citado Teodosic, Keselj, Macvan…) De hecho se diría que juegan mejor sin el concurso del genial base del Fenerbahce, en ocasiones una auténtica ruleta rusa para sus propios compañeros. El sobrio Stefan Markovic (ausente ante Francia, pero que seguro estará a disposición de su entrenador esta tarde) ha hecho olvidar a Teodosic, y junto al talentoso Nedovic forman uno de los mejores back-courts del torneo. La gran estrella es ese pívot de movimientos de seda llamado Nenad Krstic, quien a sus 30 años está en plena madurez baloncestítica y está realizando un campeonato a la altura de las expectativas. El completísimo Nemanja Bjelica es un apoyo fundamental para el pívot del CSKA, y el eficiente Bogdan Bogdanovic (no confundir con el croata Bojan) completa un quinteto titular temible y en el que basa Ivkovic gran parte de sus aspiraciones. Su rotación no es muy amplia, y sólo el joven escolta Kalinic y el duro pívot Katic (no sería de extrañar verlo de titular hoy por Bjelica con la misión de dar cera a Marc) parecen disponer de minutos de calidad desde el banquillo. En fondo de armario semejamos claramente superiores, pero como sus estrellas tengan el día puede ser equipo de medallas perfectamente. Pese a haber sido primeros del grupo E su balance es similar al español: cinco victorias por tres derrotas, derrotando a Lituania, Bosnia, Letonia, Bélgica y Francia, y cayendo frente a Macedonia, Montenegro y Ucrania. 

A la noche tendremos a nada menos que Francia y Eslovenia luchando por un puesto en semifinales. Eran dos de los grandes favoritos por el oro y ahora una de ambas selecciones tendrá que conformarse por luchar por el quinto puesto. Pierda quien pierda, su torneo habrá sido un fracaso. Esto se debe a la tremenda irregularidad francesa, quienes también acuden a cuartos con el balance “de moda” (cinco victorias, tres derrotas) Los galos han ofrecido momentos de baloncesto sumamente brillante junto a otros de ignominia e indolencia total (vamos, más o menos como España) Eslovenia, para no ser menos, también llega a esta cita después de ocho partidos con un balance de 5-3 (se ve que lo de irse de ciertos partidos no es patrimonio exclusivo del equipo de Orenga) Estamos ante el auténtico partidazo de los cuartos de final, absolutamente impredecible, y con el duelo de los dos mejores bases de la competición: Dragic frente a Parker. Lo que si podemos pronosticar es que los eslovenos tendrán a doce mil almas en las gradas empujando como un solo hombre.   


Parker frente a Dragic. El duelo de la jornada.


Italia se las verá mañana contra Lituania. Ese partido que durante tantos minutos de nuestro último partido de la segunda fase creímos nuestro. Los de Pianigiani hicieron una primera ronda soberbia e impoluta pero dejaron dudas en la segunda fase, cayendo ante Eslovenia y Croacia. Aún así siguen siendo uno de los equipos más fuertes del campeonato y su baloncesto resulta de lo más atractivo. Italia ha vuelto. Es una buena noticia. Siguen siendo el segundo equipo más querido en las gradas debido a su cercanía con Eslovenia. Lituania llega, al igual que Italia, con un balance de seis victorias y dos derrotas. Sólo cedieron al abrir el torneo ante Serbia y cerrando la primera fase contra Bosnia (de hecho estuvieron muy a punto de quedarse fuera) Y lo que son las cosas, de clasificarse a la segunda fase con mucho sufrimiento a arrollar en la misma y no perder ni un partido. Están fuertes, y se muestran como un equipo muy coral, con muchos jugadores aportando y rotación larga. Un equipo que claramente ha ido de menos a más. Será un partido bonito. 

Y cierra las eliminatorias el que parece el duelo más desigual. Una Ucrania sorprendente capaz de meterse entre los ocho mejores frente a la Croacia de Repesa que presenta los mejores números del torneo… todo eso después de perder por 28 puntos frente a España y poner unos pírricos 40 puntos en su casillero. A partir de ahí siete victorias. Son el equipo más reboteador (43.1 por partido) y tienen la tercera mejor defensa del torneo entre los equipos que siguen vivos, dejando a los rivales en 70 puntos por partido. Ucrania, liderados por el veloz base Eugene “Pooh” Jeter y el artillero Sergiy Gladyr (2.4 triples por partido, líder de la categoría entre los jugadores que siguen compitiendo), llegan al partido decisivo con, como no, un balance de 5-3, y siendo el equipo más triplista del torneo (9.5 por partido), sin duda su gran baza. Croacia parece muy favorita, pero a estas alturas a ver quien les dice a los de Fratello que no deben seguir soñando.    


Gladyr saca brillo al fusil.


Un dato interesante, de los ocho cuartofinalistas tres pertenecían a nuestro grupo inicial, el C. Croacia, España y Eslovenia. Quizás debamos valorar este dato. Del A se cuelan Francia y Ucrania, del B Serbia y Lituania, y del D, que parecía el más fuerte, sólo Italia. Con Rusia, Grecia, Turquía y Francia o Eslovenia fuera de la lucha por las medallas, muchos de los pronósticos iniciales se han ido al traste. La Europa del Este resurge con fuerza y coloca a cinco equipos entre los ocho finalistas. Bien pudieran darse unas semifinales exclusivas en ese sentido, con Serbia-Eslovenia por un lado y Lituania-Croacia/Ucrania por otro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario