¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 19 de septiembre de 2013

ESPAÑA TOP MODEL


El desfile


60-90. Como una top model mutilada en una de sus medidas. Así se presenta España en semifinales. Un 6 y un 9 en guiño erótico acomodado entre ceros para mostrar un marcador rotundo y que refleja uno de los mejores partidos en mucho tiempo de nuestra selección. Un partido de videoteca, para recordar. Un golpe en la mesa para silenciar el ruido de los que dudaron, de los que negaron, de los que atacaron, de los que pidieron cabezas, dimisiones, guillotina. 

Los jugadores son los mismos, exactamente los mismos. Claver sigue siendo el mismo jugador sin nivel, Calderón el mismo cestista errático en un Eurobasket infame, Ricky el mismo chaval sobrevalorado, Rudy el mismo jugador que desaparece en los momentos importantes, etc, etc… o eso deberían mantener, en aras de la coherencia, los que dijeron que con esta selección no podíamos aspirar a medallas. Si algo sabe hacer este equipo es cerrar bocas. Lo hicieron el año pasado en Londres. Y no hablemos ya del Eurobasket 2009 en Polonia, cuando desde un importante periódico deportivo se llegó a pedir públicamente la cabeza de Sergio Scariolo al cuarto partido de torneo (el articulista en cuestión, por supuesto, días después no tuvo ni la vergüenza de rectificar, pedir perdón, o admitir que se había equivocado… que más da, tiremos la mierda encima que ya vendrá otro a limpiarla) 

Pero dejemos todas estas disquisiciones de momento, que ya nos ocuparán espacio en este blog una vez acabado el campeonato. Un torneo en el que ahora de repente las expectativas del oro se tornan desmesuradas y tampoco debiera ser así. Francia tiene por lo menos tan buen equipo como nosotros.

Hablemos del partido de ayer. Un marcador tan concluyente que casi se explica por si solo. Rudy fue el primero en iniciar el desfile, que para eso tiene una novia modelo y de pasarelas sabe un rato. Su relevo anotador lo tomó un vertiginoso Sergio Rodríguez en su mejor versión, recordando al jugador que llegó a poner en pie el Madison Square Garden. El Chacho es un genio, y nunca ha dejado de serlo, pese a que hace dos años muchos lo veían capitulado para este deporte. Simplemente necesitaba volver a encontrarse a si mismo. Claver fue otro de los que se sumó a la fiesta, con siete puntos consecutivos en el tercer parcial. Pero brillo anotador al margen todo el equipo deslumbró colectivamente con una defensa de libro, hambrienta, ambiciosa, caníbal en lo individual e inteligente cuando hubo zona. Jugadores gestionados por un (hay que decirlo, porque nadie le va a reconocer nada) buen Orenga que apenas permitió relajaciones (sólo nos ganaron el último parcial, “maqulllando” lo que podía haber sido una paliza aún más histórica) Un encuentro, como decimos, para guardar en la videoteca con una contundente paliza y en la que además los jugadores se pudieron divertir y divertir a los aficionados (ese pase de baseball de Marc para Llull, puro Globetrotters) Un ardor defensivo que destrozó completamente a la joven Serbia y que se puede reflejar en la imagen de Nemanja Bjelica yendo hacía el aro y encontrándose de repente con tres siluetas rojas rodeándole. Un día para no tomar prisioneros. 

Y por la noche Francia, una selección con una trayectoria similar a la española, se deshizo de Eslovenia en un partido que si bien empezó “a lo Maljkovic”, con escasa anotación, defensas férreas, baloncesto controlado y posesiones largas, pronto, para fortuna del espectador, fue tomado por los auténticos protagonistas: los jugadores. Y en ese sentido el duelo Dragic-Parker estuvo a la altura de las expectativas. ¡Qué jugadorazos! Pero fue el genio de los Spurs el primero en cambiar el ritmo del choque, otorgando a su equipo ventajas no concluyentes pero que ya rondaban los diez puntos y obligaban a Eslovenia a jugar a arreones y bajo la inspiración de un vertical Goran Dragic, quien si en la primera parte apenas había encarado el aro, en la segunda se olvidaba de la pizarra de Boza y se echaba el equipo a la espalda para intentar dar vida a Eslovenia. No pudo ser. En esta ocasión la ebullición anímica del graderío no fue suficiente. Francia fue superior. Tiene mejores hombres, y un equipo más completo y batallador a ambos lados de la cancha.   


"Este juego es mío".


El viernes será otra historia. Creo que Francia es el rival que nos puede poner en más aprietos de todo el campeonato y que estamos ante una final anticipada. Y lo es porque sin duda el Eslovenia-Francia fue una semifinal anticipada. 


De momento disfrutemos de lo logrado. El primer objetivo, la lucha por las medallas, ya está conseguido. España brilló en la Pasarela Ljubljana.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario