¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

viernes, 31 de julio de 2015

AFRICA




Manute y Hakeem, pioneros.



África se convertirá este sábado, por unas horas, en el centro de atención global del mundo de la canasta. Desde que el llorado Manute Bol, el gigante dinka que murió sin poder ver el sueño cumplido de su Sudan del Sur libre (Bol falleció en 2010, un año antes del reconocimiento de soberanía para su tierra, en 2011), la relación entre el continente donde nació el hombre y la NBA ha sido siempre estrecha, feliz y fructífera, con estrellas como Olajuwom, Mutombo, o actualmente Luol Deng y Serge Ibaka. Asimismo la liga profesional estadounidense, a través sobre todo de su programa de ayuda social NBA Cares ha mantenido una constante actividad en el continente africano de ayuda y desarrollo con especial hincapié en la infancia, de donde pueden surgir, con los medios adecuados, nuevos grandes jugadores para nuestro deporte favorito. No sólo la NBA, en España también hemos sabido aprovechar el talento africano para nuestro provecho a cambio de forma jugadores, como en el caso del citado Ibaka, o el baskonista Ilimane Diop, de momento en selecciones de formación pero futurible internacional absoluto.

Pero la NBA ha decidido dar un paso más, y directamente llevar a sus estrellas al continente a jugar. Será en el Ellis Park Arena de Johannesburgo, 20 años después de que ese mismo escenario acogiera la final de la Copa del Mundo de rugby entre Sudáfrica y Nueva Zelanda. Aquel partido que figurará para siempre en el recuerdo como uno de los eventos deportivos con mayor carga simbólica de toda la historia, gracias al papel de un Nelson Mandela reconciliador, quien después de haber estado encarcelado durante 27 años aprovechaba aquel acontecimiento mundial para transmitir un mensaje de paz e integración en un país en el que la minoría blanca había sido capaz de someter y humillar a la mayoría negra, utilizando el deporte como herramienta de hermanamiento entre blancos y negros. Si aquel encuentro devino en histórico, también histórico será lo de mañana, el primer partido NBA jugado en tierras africanas.   

Un partido amistoso, de exhibición, que enfrentará a un combinado de jugadores NBA africanos o de ascendencia del citado continente frente a una selección de algunos de los mejores jugadores NBA del resto del mundo. Así veremos por parte africana a Luol Deng, Al-Farouq Aminu, Giannis Antetokounmpo, Nico Batum, Boris Diaw, Bismack Biyombo, Gorgui Dieng y el reciente campeón con los Warriors Festus Ezeli. Serge Ibaka no podrá disputar el partido debido a su proceso de recuperación de su última lesión, pero estará en todos los actos promocionales. Al frente de estos jugadores, dirigiéndoles desde el banquillo, estará nada menos que Gregg Popovich, asistido por Mike Budenholzer y Monty Williams. Por parte internacional comparecerán Chris Paul, Bradley Beal, Kenneth Faried, Jeff Green, Marcus Smart, Evan Turner, Nikola Vucevic y nuestros hermanos Gasol (retrasando por tanto Pau su incorporación a la selección de Sergio Scariolo), dirigidos por Lionel Hollins con Brad Stevens como asistente. 


El partido será retransmitido para España por Canal +, y los beneficios del choque irán destinados a distintas organizaciones como Boys & Girls Clubs of South Africa, SOS Children’s Villages, o la Fundación Nelson Mandela.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario