¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

lunes, 27 de julio de 2015

LUNES SIN MEDALLA


Salvadores sigue creciendo


Pues sí, es noticia, un lunes sin contar una medalla de alguna de nuestras selecciones nacionales, pero no ha podido ser en esta ocasión. Las Sub19 han realizado un gran campeonato mundial y muy posiblemente hubieran ocupado podio de ser un torneo continental, pero un mundial son palabras mayores y aparte de los clásicos europeos la presencia de selecciones como Estados Unidos, Australia, China o Canadá hace que la empresa del metal sea realmente complicada, por lo que hay que saber valorar esta cuarta posición como se merece.

Nuestro gran nombre propio ha sido, como no podía ser de otro modo, esa barbaridad de jugadora llamada Angela Salvadores, con sus 18.4 puntos por partido (máxima anotadora del torneo), 4.1 rebotes y 4.3 asistencias. Nuestra “all around player” se confirma como la gran esperanza de nuestro basket femenino y una incipiente estrella a nivel mundial. No ha podido entrar en el mejor quinteto del torneo, copado por jugadoras de selecciones de podio (Estados Unidos, con A’ja Wilson como MVP, Rusia y Australia) Extraordinario mundial no obstante el de Salvadores, jugadora que deslumbró el pasado verano en el mundial Sub17 llevando a su equipo a una final ante unos Estados Unidos a los que endosó 40 puntos, insuficientes para obtener el oro, pero que la pusieron en el punto de mira de la prensa internacional y la convirtieron en nuestra particular versión de LeBron James en femenino por su capacidad para echarse el equipo a la espalda y aportar en todas las facetas del juego. Una chica con capacidad para el baloncesto total. 


Ha sido un torneo realmente complicado para las muchachas dirigidas por Mario López, encuadradas de inicio con las intratables estadounidenses y un rival tan complicado como China. De hecho perdimos ambos partidos, y sólo la victoria ante Egipto nos permitió seguir vivas para acceder a unas eliminatorias donde doblegamos a Holanda primero y posteriormente Bélgica, para morder el polvo contra una selección USA que acabó siendo oro sin perder un solo partido. Batallamos contra Australia por el bronce y tuvimos opciones, pero siempre con las aussies mandando siempre en el marcador, ya que pagamos un horrible inicio de partido (29-13 de parcial en el primer cuarto, en el que llegamos a perder de 18 puntos) De hecho ganamos los tres parciales siguientes, pero resultó insuficiente y los siete puntos finales de diferencia nos dejan con el amargo sabor de la derrota y privados de medalla. Imaginamos que las chavalas ahora estarán bastante fastidiadas, pero con el tiempo se darán cuenta de lo meritorio que resulta haber llegado a disputar podio en un torneo de estas características.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario