¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 7 de abril de 2016

AITO SE QUEDA A LAS PUERTAS DE OTRO MILAGRO



La noche se vestía de épica en Las Palmas de Gran Canaria, con el Herbalife buscando la remontada ante un Galatasary que se traía 14 puntos de diferencia del partido de ida de estas semifinales de Eurocup. Y lo tuvieron. Pese a que el equipo de Ergin Ataman, actual seleccionador turco, mantuvo una gran sangre fría y apenas se descompuso pese a los arreones canarios, lo cierto es que el impresionante final de partido de los de Aíto, culminado con un triple de Aguilar que bien hubiera valido una final, estuvo a punto de obrar la remontada y llevar al club insular a su segunda final europea consecutiva y a la tercera final de su historia en máxima competición, todas ellas con Aíto. Me enganché a la retransmisión ya en la segunda parte (antes tocaba sufrir con la Champions League) y fue magnífico comprobar como con tanto en juego a muchos jugadores no les temblaba la muñeca. McCollum fue el más claro ejemplo, echándose el equipo otomano a la espalda en los momentos claves, aunque fue el veterano Micov (sensacional todo el partido con 21 puntos y 7 rebotes) quien enmudeció el Gran Canaria Arena con una canasta final en penetración a tablero para dejar el marcador en 90-76 y llevar el partido a la prórroga tras el mencionado triple de Aguilar (Oliver tuvo un tiro posterior, desequilibrado y sin éxito) En el tiempo extra se acabaron las alegrías ofensivas y comenzaron las imprecisiones, con una anotación muy baja, lo cual al menos mantenía con opciones a los locales. DJ Seeley, inspirado frente al aro durante todo el choque (máximo anotador con 23 puntos, además de sumar 4 rebotes y repartir 5 asistencias), falló dos tiros libres claves en los instantes finales. Tampoco hizo pleno desde la línea del 4.60 McCollum en el último ataque turco, pese a haber anotado los dos de los que dispuso en su anterior posesión (suyos fueron los cinco puntos del Galatasaray en la prórroga, todos desde el tiro libre), falló el primero de su último ataque poniendo el definitivo 94-81 en el marcador al anotar el segundo. Quedaban 17 segundos y una última posesión para los locales. Oliver lo volvió a intentar pero no pudo con la defensa turca recibiendo el tapón de Micov. El “Benjamin Button” de la ACB no lució a nivel estadístico como en otras ocasiones (finalizó con un horrible 1 de 10 en tiros de campo), pero lo cierto es que con él en pista el equipo jugó su mejor baloncesto, especialmente en la conexión con Alen Omic. Ni un reproche. Ni a él ni a todo un equipo que sigue llamando a las puertas de una gloria que no termina de culminar con un título. Bien hubiera podido ser esta Eurocup, ya que estoy convencido (no deja de ser una hipótesis basada en una opinión personal) que de haber superado estas semifinales el Strasbourg hubiera sucumbido ante los de Aíto en la gran final a doble partido. Curioso lo del equipo francés de Vincent Collet, por cierto, que no ha ganado ninguno de sus tres partidos como locales en las eliminatorias, resolviendo sus cruces gracias a sus victorias como visitante. Que gane el mejor en una final de Eurocup en la que, desgraciadamente, no tendremos representante español a quien apoyar.     





Gran Canaria, rozando la gloria.







No hay comentarios:

Publicar un comentario