¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

lunes, 29 de agosto de 2011

CINCUENTA NOMBRES PARA EL EUROBASKET (I)

Empezamos con esta actualización una serie de entradas de aquí al miércoles sobre los jugadores a los que creo que hay que prestar mayor atención y seguimiento durante el inminente Eurobasket que comienza en tan solo dos días. He elegido diez jugadores por puesto, en total cincuenta nombres a seguir, los jugadores sobre quienes creo que más deben concentrarse los focos. Evidentemente es una selección totalmente subjetiva y que obedece a criterios absolutamente arbitrarios, incluso en algún caso simplemente obedece a que sean jugadores con paso por nuestra liga a los que uno les acaba cogiendo “cariño”, pero mayormente son jugadores que creo que merecen ser seguidos por su calidad, en algunos casos proyección, o en otros al contrario porque Lituania puede ser de las últimas oportunidades de verles en activo, siendo algunos de los más brillantes jugadores de los últimos tiempos en el baloncesto europeo. En general creo que son cincuenta nombres que han dominado, están dominando, y dominarán el basket continetal. Es cierto que finalmente hay ausencias muy destacadas, algunas por retiradas, otras por lesión u otros problemas, no hace tanto de los días en los que los nombres de los Garbajosa, Diamantidis, Holden, Siskaukas o Papaloukas eran garantía de buenas esencias baloncestísticas una vez llegados torneos de este tipo. Se les va a echar de menos, pero no es menos cierto que la importancia de una cita como esta, que otorga plaza directa para los próximos Juegos Olímpicos a los dos finalistas, ha congregado una buena cantidad de estrellas que harán disfrutar a los aficionados. 

Comenzamos nuestro repaso hablando de los directores de juego. 

Milos Teodosic (Serbia, CSKA Moscu, 24 años, 1.96) Un auténtico genio, el base destinado a marcar una época en Europa, capaz de dar pases imposibles entre un bosque de brazos y piernas rivales, de echarse el equipo a la espalda a base de anotación si el partido lo requiere, o de ajusticiar a una selección como la española con un inesperado triple de ocho metros. Poseedor de las justas dosis de improvisación y locura, es en realidad un base cerebral y metódico que como decimos no tiene reparos en romper en pedazos cualquier guión y llevar los partidos allá donde reina el puro talento y no llegan las dictaduras de las pizarras. Un crack en todos los sentidos.   

Talento y locura. Así se gana un pase a semifinales de un mundial.


Tony Parker (Francia, San Antonio Spurs, 29 años, 1.88) En aspectos puramente individuales, sin duda el mejor base de Europa. Un genio en el uno contra uno y un rayo imparable penetrando a canasta. Por contra nunca ha sido un excelso director ni un gran asistente (sus números en la NBA en esa disciplina están por debajo incluso de los de varios aleros) Volverá a ser el líder absoluto de los “bleu”, limitando, en mi opinión, de alguna manera el potencial de una selección gala que si jugase más en equipo y con menor dependencia anotadora de su astro optaría a cotas mayores. 

Ricky Rubio (España, Minnesotta Timberwolves, 20 años, 1.92) Los lectores de este blog ya saben de mi devoción por el prodigio de El Masnou, luego no podía faltar en esta selección. Acude a Lituania todavía como uno de los jugadores más jóvenes del campeonato, cuando en realidad ya lleva varias citas internacionales de primer nivel sobre sus espaldas y ya sabe lo que es colgarse el oro en un Eurobasket de categoría absoluta hace dos años en Polonia como brillante base titular (Cabezas y Raúl López eran sus relevos) y con actuaciones tan destacadas como el partido contra Francia en el que secó completamente a Tony Parker. Pese a que el rol de titular recaerá sobre Calderón, la presencia de Ricky en pista significará una vez más la chispa necesaria para que nuestra selección juegue con esa alegría y con ese ritmo alto que tan bien nos va. Y por supuesto, su trabajo defensivo será una vez más sobresaliente.  

Ricky, sacando de quicio a Parker más que cuando se iba de compras con la Longoria.


José Manuel Calderón (España, Toronto Raptors, 30 años, 1.91) Nuestro gran timonel, jugador muy querido por la afición, y cuyo compromiso con la elástica nacional es incuestionable. Hay muchas ganas de volver a ver al mejor Calderón, ese que no está lastrado por unas lesiones que han limitado el potencial de uno de los mejores pares de piernas que jamás hemos visto en el baloncesto europeo, y sobre todo hay muchas ganas de verlo de nuevo con nosotros tras dos veranos de ausencia por lesión. Es de justicia que por fin acabe su infortunio y recuperemos a quien fue elegido mejor base del Europeo 2007 celebrado en Madrid. Su sobriedad está fuera de toda duda, simplemente echando un vistazo a aspectos como sus porcentajes de tiro en los últimos años. Dará al equipo lo que necesite en cada momento. 

Bo McCalebb (Macedonia, Montepaschi Siena, 26 años, 1.83) El eléctrico base de Nueva Orleáns fue un jugador que deslumbró de inmediato en cuanto desembarcó en Europa. Otra debilidad personal, sobre todo después de su paso por aquel Partizan fabuloso de hace dos temporadas que nos reconcilió con el baloncesto de raza que no depende de presupuestos millonarios. Sigue siendo el base que más rápido cruza la pista, un auténtico espectáculo.    

La centella partisana.


Nick Calathes (Grecia, Panathinaikos, 22 años, 1.98) El joven base greco-americano parece haberse asentado definitivamente en el baloncesto europeo, después de ser uno de los más prometedores jugadores de la NCAA con los “gators” de Florida. Pieza clave como jugador de rotación para Obradovic en el PAO nuevamente rey de Europa, jugador abnegado y con buena ética de trabajo, que ha sabido aceptar un rol secundario en su actual club, es junto a Koufos la gran esperanza de futuro para una selección helena que afronta una época de transición tras los años brillantes de los Papaloukas o Diamantidis, y que tampoco puede contar con Spanoulis por lesión. 

Petteri Koponen (Finlandia, Virtus Bolonia, 23 años, 1.93) El líder de un poco a poco creciente baloncesto fines es este joven base drafteado por la NBA en 2007, y que en este europeo tendrá un excelente escaparate para que su nombre suene más para el aficionado medio. Su selección acude como una de las claras cenicientas del torneo, pero la clase de este risueño rubito a buen seguro quedará patente sobre la cancha.    

Goran Dragic (Eslovenia, Houston Rockets, 25 años, 1.93) Otro de esos bases con ADN insertado de genio. Jugador conocido por la afición española tras su llegada hace cinco años al Baskonia para acabar jugando cedido en el Murcia, se intuía ya un cierto potencial que ha estallado en la NBA creciendo a la sombra de nada menos que Steve Nash en los Suns de Phoenix, donde se convirtió en un jugador muy apreciable por su rentabilidad minutos de juego/prestaciones. En una selección eslovena a menudo acusada de poseer demasiado talento individual pero poca filosofía colectiva, Dragic debe ser el seguro y firme director de orquesta para tanto solista brillante.   

Aprendiendo del maestro.


Omar Cook (Montenegro, Armani Jeans Milan, 29 años, 1.85) Claro que si hablamos de jugadores conocidos por nuestra afición, que decir de este ilustre jugador de gran cabeza en todos los sentidos, ya que hemos disfrutado de su juego durante tres temporadas en España. Prototipo de base puro, es una muestra de que de Estados Unidos no sólo nos llegan bases individualistas y con actitudes de play-ground. Para mí es uno de los más firmes candidatos a liderar la tabla de asistencias del torneo, y eso que no tiene los “finalizadores” que hay en otros equipos, y su selección no tiene pinta de llegar muy lejos. 

Sarunas Jasikevicius (Lituania, Fenerbahce, 35 años, 1.93) Finalizamos con uno de los más ilustres viejos rockeros de los que vamos a disfrutar en este torneo. Ya no tiene su rol en la selección de antaño, cuando era el mejor base del continente y dominó Europa ganando tres euroligas seguidas (una con el Barcelona y dos con el Maccabi Tel Aviv), y compartirá dirección con Kalnietis, pero aún así verle en pista siempre es asistir a un clinic. Será el referente espiritual de los anfitriones.  

No se puede negar que Cook es uno de esos tipos con buena cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario