¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 10 de noviembre de 2011

CINCUENTA NOMBRES PARA LA EUROLIGA (IV)

Milan Macvan (Partizan Belgrado, 21 años, 2.06) Amo a este hombre, así de claro. Desde la primera vez que lo vi jugar, en el Europeo Junior de Madrid 2007 (Macvan, Koufos, Ricky, Pappas… vaya camadabuena), demostrando una mentalidad y una inteligencia en pista fuera de lo común para alguien de su edad. Después de unos años sensacionales en el Hemofarm, dio un tremendo salto de calidad nada menos que al Maccabi Tel Aviv, con los que siendo un jugador de rotación conoció lo que es jugar una Final Four. Ahora vuelve a Serbia para ser uno de los líderes de un Partizan que difícilmente conseguirá u una proeza similar a la de hace dos temporadas, cuando contra todo pronóstico se coló en en la final a cuatro de Paris.

Marko Banic (Bizkaia Bilbao Basket, 27 años, 2.04) A sus 27 años este fino estilista del juego al poste y buen lanzamiento exterior con peinado rocker, prácticamente debuta en Euroliga (conoció la competición con 18 años en el Zadar), consolidado como referente del juego interior vizcaíno. MVP de la Eurocup 2009-10, se encuentra ante una gran oportunidad para demostrar que está capacitado para empresas mayores.  

Un grandullón muy querido en el Botxo.


Ersan Ilyasova  (Efes Pilsen, 24 años, 2.07) El “enigma” Ilyasova (ya sabrán la curiosa historia y leyenda sobre el misterio de su pasado uzbeko y sobre su verdadera edad) no necesita presentación a estas alturas. Sus dos últimas campañas NBA en Milwaukee han sido de notable alto (aún la última limitado por las lesiones) y vuelve a Europa con todos los honores y galones que le corresponden como el crack que es.

Marcus Slaughter (Brose Baskets, 26 años, 2.04) Vaya por delante que un tipo que se apellida “massacre” acojona lo suyo. Si además de eso es una bestia negra con mirada de jefe indio a lo Robert Parish capaz de rebotear como si no hubiera mañana y poner gorros con los que sepultarte varios metros bajo tierra, convendremos  en que quien fuera una de las revelaciones de la pasada ACB en el sorprendente Blancos de Rueda dirigido por Porfirio Fisac no es precisamente alguien con quien no debieras saldar tus deudas en el juego.  

El señor Masacre: No mires a los ojos de la gente.


Nicolo Melli (Armani Milan, 20 años, 2.05) De la selección italiana sub20 brillante subcampeona de Europa en el campeonato de Bilbao liderada por el temperamental Alessandro Gentile, en realidad el jugador que más me llamó la atención fue este rubio 3-4 que puede recordar lejanamente a un David Lee, por su capacidad de brega, de lucha constante, y de trabajo en aspectos menos agradecidos del juego, pero sin descuidar la anotación ni ser parco en calidad. En definitiva un jugador completo. Su problema es que precisamente esa energía e intensidad en el juego le lleva a cometer faltas demasiado rápido. Rol muy secundario de momento y escaso minutaje, nos hacemos eco de él por lo que creemos que puede llegar a ser en el futuro.

Antonis Fotsis (Armani Milan, 30 años, 2.09) Y si Melli en principio apenas va a disponer de minutaje es entre otras cosas porque por delante tiene a uno de los mejores jugadores en su puesto hoy día como es el murciélago griego, quien junto a Bourousis forman unas terribles torres griegas, aunque no gemelas. De momento no está siendo decisivo en un Milan en el que Scariolo aún no ha encontrado la manera de definir los roles de la mejor manera entre tanto jugador con talento.  

Bat-Man over Milano


Furkan Aldemir (Galatasaray, 20 años, 2.07) Este joven ala-pivot otomano (lo seguimos recordando: Turquía es el país que mejores hombres altos saca en el continente en los últimos años), es uno de los jugadores más fáciles de describir hoy día: una auténtica máquina de rebotear. Es algo innato en él, ha roto los registros reboteadores allá por donde ha pasado, y en el reciente Europeo sub20 de Bilbao dejó la histórica marca de 15,9 rechaces por partido. De momento en Euroliga ya está capturando un rebote cada cuatro minutos, pero ojo, acaba de llegar.

Richard Hendrix (Maccabi Tel Aviv, 24 años, 2.03) Con un apellido tan eléctrico, el de Alabama es un jugador sobradamente conocido por la afición española, pese a permanecer tan solo una temporada en nuestra liga. Fue en Granada donde comenzó a demostrar sus excelencias de cuatro a la vieja usanza, de esos que juegan cerca de la canasta, rebotean como bestias, y se cuelgan del aro a la mínima ocasión. Estaba claro que su sitio estaba en un grande, y fue el Maccabi quien se hizo con sus servicios, con quienes cumple su segunda campaña.  

Electric Ladyland.


Mike Batiste (Panathinaikos, 33 años, 2.05) Si hubiera que elegir a un jugador que simbolizase la vieja guardia pretoriana del actual Panathinaikos de Zelko Obradovic, posiblemente tal honor recayera en el rocoso pívot de Long Beach, que cumple nada menos que su novena temporada en el club heleno, algo inusual hoy día en el baloncesto europeo para un norteamericano. Auténtico producto interior bruto del conjunto ateniense, Zelko le dosificará y mimará convenientemente de cara a las citas decisivas, allá por Primavera.

Georgios Printezis (Olympiakos, 26 años, 2.06) “Big Fish” no ha llegado a ser el jugador que parecía apuntar hace años, pero aún está lejos de su techo y nos sigue pareciendo uno de los baloncestistas más talentosos en su posición. Recuerdo su play-off contra el Real Madrid de hace tres temporadas por un puesto en la Final Four como una exhibición y demostración de juego de cuatro moderno, abierto, móvil, y con sentido colectivo. Parecía uno de los mejores fichajes para nuestra liga cuando el Unicaja se hizo con sus servicios, pero pasó por nuestras canchas dejando más sombras que luces. Busca recuperar su papel estelar en un equipo que,  al igual que a él, se lleva varios años esperando pero no acaba de llegar.   

Haciendo el "poser"

No hay comentarios:

Publicar un comentario