¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

lunes, 17 de junio de 2013

AL SHERIFF SE LE AGOTARON LAS BALAS






Estaba escribiendo mi crónica sobre el cuarto partido de las finales entre Real Madrid y Barcelona cuando recibo la noticia. Un suceso luctuoso que inevitablemente tiñe de negro toda la actualidad del mundo de la canasta, lucha por el título incluida. Manel Comas ha muerto.      

Padecía desde hacía años un cáncer de colon con metástasis en pulmón. Diagnosticado a finales de 2010, aquello le hizo apartarse de sus labores de comentarista en TVE donde formaba un eficiente tandem con Arsenio Cañada. Una de esas parejas que rezumaba complicidad y buen oficio. Sus retransmisiones fueron buenos tiempos para los amantes del baloncesto. También le hizo perder su característica melena de ye-ye irreductible (una de sus aficiones era la batería, tocando en un grupo llamado Los Britters)

Durante este tiempo he estado realmente tentado a escribir sobre él, siendo una de las figuras más carismáticas y reconocibles de nuestro baloncesto. De apoyarle en su lucha contra el maldito cáncer. Finalmente lo traemos a nuestro blog en el momento de su deceso, muy mal por nuestra parte. 

Recuerdo una de sus últimas entrevistas concedidas. Fue en El Partido de las Doce de la Cadena COPE, debía ser el verano pasado. Comas hablaba de su terrible adicción al tabaco y de cómo le había llevado a su situación. Sentí deseos de dejarlo (yo de aquella era fumador), pero no tuve fuerzas. A los pocos meses y sufrir ciertos problemas no hubo dudas para mí. El tabaco por mi parte iba a ser historia. Pocos enemigos más estúpidos para nuestra salud nos hemos empeñado en buscarnos que los cigarrillos. 


Finalmente Manel había vuelto a ser noticia en los últimos tiempos por un triste y escabroso asunto sobre el abuso a unas menores discapacitadas. Dado lo delicado del asunto preferimos mantenernos al margen con el máximo respeto posible a nuestra justicia.  Lo que no podemos obviar es que El Sheriff (cariñoso apelativo que le puso en su día el periodista José Manuel Fernández) ha sido auténtica historia de nuestro baloncesto, siendo uno de los entrenadores más reconocibles y carismáticos desde finales de la década de los 70. Diversos clubes, multitud de jugadores a sus órdenes, y algún que otro título cuando tuvo la suerte de entrenar a un “grande” (una Korac con el Joventut, una Recopa de Europa y una Copa del Rey con el Baskonia), su actividad baloncestística daría para cientos de entradas en este y en cualquier blog.  Descansa en paz, sheriff. Esto no será lo mismo sin ti. 


2 comentarios:

  1. un palo grande y una perdida tremenda. Con este tío aprendías baloncesto en cada frase.

    ResponderEliminar
  2. Descanse en paz el Sheriff. Aprendías y te reías un rato también.

    ResponderEliminar