¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

martes, 25 de octubre de 2016

NBA IS COMING: SOUTHWEST



Los Gasol se citan en el Suroeste



Y tanto que “is coming” como esta próxima madrugada arranca una nueva edición de la mejor liga del mundo. En nuestro análisis para la próxima temporada nos quedan todavía dos divisiones por analizar, comencemos con la Suroeste, en la que nos encontramos a los hermanos Gasol entre otros muchos jugadores destacados. 


DALLAS MAVERICKS: Hace tiempo que los Mavs no entran en las quinielas como candidato al anillo, pero nadie puede negar su regularidad como equipo competitivo y de play offs, siempre alrededor de un Dirk Nowitzki del que hay que disfrutar sus últimos bailes sobre el parquet, ya que aunque no hay visos de retirada está claro que es quizás el mayor mito en activo de la NBA actual. Se han sabido aprovechar de la necesidad de Golden State para hacer espacio salarial con la llegada de Durant, haciéndose con dos titulares del equipo de las 73 victorias en 2016: Barnes y Bogut. Son las caras nuevas más significativas, como significativas son las marchas de Pachulia y sobre todo Parsons. Potencialmente parecen tan fuertes o más que el año pasado, sobre todo con la garantía que supone tener a Carlisle en el banquillo. El problema no son ellos, es que hay equipos jóvenes como Denver, Utah o Minnesotta que vienen con hambre de play offs y parecen ya en disposición de superar a los tejanos. Estarán luchando por las últimas plazas del Oeste para post-temporada, pero cada vez lo tienen más difícil. 


HOUSTON ROCKETS: Como cantaban Airbag, “ahí viene la decepción”, y es que los Rockets llegaron a parecer uno de los equipos más atractivos y con más posibilidades del Oeste actual, llegando a las finales de conferencia hace dos temporadas, para dar un tremendo paso atrás el pasado curso, perdiendo 15 partidos más en liga regular y cayendo en primera ronda de play offs.  Y si un jugador que encarna perfectamente la palabra “decepción” es Dwight Howard, cada vez menos Superman y camino de su casa de Atlanta. Todo recaerá sobre un Harden eterno aspirante al MVP al que le han rodeado de un puñado de muy buenas incorporaciones como las Ryan Anderson, Eric Gordon o Nené Hilario. A los que hay que sumar los que siguen, gente como Trevor Ariza o Corey Brewer y el joven Clint Capela, que ya el pasado curso dio un salto progresivo importante y sin Howard debe ser la referencia interior de un equipo al que hay que ver sí o sí por una sencilla razón: Mike D’Antoni en el banquillo. Vuelve el “run&gun”.



A La Barba le toca correr.



MEMPHIS GRIZZLIES: Sobriedad y continuidad. Los Memphis Grizzlies representan ese tipo de franquicia seria, alejada de estruendos mediáticos y grandes movimientos en el mercado. Una sobriedad representada en la seguridad de su base Mike Conley, tan seguro como infravalorado (sí, con un contratazo que le llevó a ser durante días el jugador mejor pagado de la NBA, hasta que Cleveland hizo público el coste de mantener a LeBron… pero infravalorado por afición y medios) y en la eficiencia e IQ baloncestístico de un gran pívot como Marc Gasol, auténtico líder del equipo. Llega nuevo técnico, David Fizdale, segundo de Spoelstra en Miami, pero las señas de identidad serán las mismas: rigor táctico, buena circulación de balón, ritmo pausado y ardor defensivo (Tony Allen de nuevo perro de presa) En mi opinión son uno de los equipos más aburridos de la NBA, pero también de los más seguros. Si Gasol está sano nadie duda que estarán en play offs. El alero Chandler Parsons, nueva arma ofensiva para dar un poco de alegría a esos grises oseznos. Zach Randolph apunta a la suplencia, pero seguirá siendo el cuatro de referencia. Ojo al base rookie Wade Baldwin IV, y ojo a como maneja Conley la presión de saberse el segundo jugador mejor pagado del mundo. 


NEW ORLEANS PELICANS: Otro equipo de futuro que se quedó a medio hacer. No pinta una temporada ilusionante en Nueva Orleans, desde luego, cuando han visto marchar a Ryan Anderson y Eric Gordon y los nuevos nombres no parecen demasiado esperanzadores, caso de Lance Stephenson, un jugador tan caído en desgracia como el propio Tyreke Evans, rookie del año en 2010 y quien no ha vuelto a alcanzar ese nivel desde entonces, padeciendo, por si fuera poco, graves problemas de rodilla en los últimos tiempos. Muchas dudas en su juego exterior con Jrue Holiday fuera de las canchas por un tiempo indefinido mientras cuida de su mujer enferma. Hay ganas de ver al rookie Buddy Hield, quien puede estar en la terna entre los mejores novatos del año. Anthony Davis aparece como lógico asidero interior. “La Ceja” es una bestia, no cabe duda, pero está demasiado solo. Los play offs, una utopía. 



SAN ANTONIO SPURS: Pura filosofía Popovich para meterse en play offs por vigésima temporada consecutiva sin bajar del 60% de victorias en liga regular. Una auténtica dinastía sustentada en dos nombres, Popovich, y uno que no está. Y es que imposible no referirse a esta temporada en San Antonio como un “año cero” o un “año uno después de Duncan”, y es que es el mejor ala-pívot de todos los tiempos es sencillamente insustituible. Ni siquiera Pau Gasol podrá hacerlo olvidar, pero qué duda cabe que parece un jugador ideal para el estilo de unos Spurs que siguen siendo una ONU (dos argentinos, un francés, un australiano, un letón y un español en su roster) Hay rumores de traspaso de Aldrige, pero mientras tanto formará una solvente pareja interior con nuestro Pau dirigidos por el ya clásico Tony Parker. El liderato, por supuesto, en las enormes manos de Kawhi Leonard. Los triples de Green, los puntos del “microondas” Mills, la polivalencia de Kyle Anderson, la veteranía de Ginobili y David Lee… vuelven a aspirar a todo, incluyendo plantarle cara a los todopoderosos Warriors.    



Popovich, sin Duncan, pero con Pau





NUESTRO PRONÓSTICO:   

DALLAS: Fuera de play offs.
HOUSTON: Segunda ronda de play offs.
MEMPHIS: Primera ronda de play offs.
NEW ORLEANS: Fuera de play offs.

SAN ANTONIO: Campeones de división. Subcampeones de conferencia.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario