¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

miércoles, 26 de octubre de 2016

NBA IS COMING: PACIFIC


Con esto finalizamos nuestro serial sobre la nueva temporada de la NBA, con un pequeño repaso a cada una de las 30 franquicias dividido por divisiones, y con nuestro pronóstico. ¡Qué no se diga que no nos mojamos! 


GOLDEN STATE WARRIORS: Escribo estas líneas después de la bofetada recibida en Oakland por unos Spurs que se confirman como la alternativa al poder californiano, pero es que pese a todo estos Warriors siguen siendo el rival a batir. Reventaron la liga con la contratación de Kevin Durant para reforzar un equipo al que ya sólo le vale el anillo. No puede ser menos cuando reúnes en un mismo equipo a los dos jugadores que han acaparado el MVP en los últimos tres años (Durant, 2014), Curry (2015 y 2016) Sobre el efecto Durant en Oakland ya hablamos en una anterior entrada. El trabajo para Kerr ahora se basa en una palabra clave: química. Sobre el papel favoritísimos, pese a que han perdido banquillo.    



Los dos últimos MVP juntos.



LOS ANGELES CLIPPERS: Cada nueva temporada el “ahora o nunca” es un mantra que cobra más fuerza en el antaño hermano pobre de Los Angeles. Pero lo cierto es que Chris Paul ha ido viendo como Curry o Westbrook le han superado como bases, y Griffin no acaba de ser el interior dominante que se esperaba. Junto al bestial DeAndre Jordan, siguen formando la columna vertebral de “Doc” Rivers, a la que apoya su hijo desde el banquillo, ese base llamado Austin Rivers que no acaba de explotar, o el fino estilista J.J.Redick, o el 3 veces mejor Sexto Hombre de la NBA, Jamal Crawford. En el apartado de bajas y altas no hay grandes movimientos, siendo la llegada del solvente pívot reserva Marreese Speights su incorporación más ilusionante. Teniendo en cuenta que Paul y Griffin serán agentes libres en 2017, por no hablar de la edad de Paul Pierce, el “ahora o nunca” cobra más vigor que nunca. Siguen siendo una potencia en el Oeste, pero les sigue sin llegar para tutear a Spurs o Warriors. 


LOS ANGELES LAKERS: Tras tocar fondo la pasada temporada (17-65, el peor balance en la historia de los Lakers) comienza la reconstrucción y el optimismo moderado en forma de pequeños pasos, algunos de los cuales deben verse esta temporada. Desde luego los play offs siguen estando inalcanzables, pero alrededor de D’Angelo Russell, Jordan Clarkson, Brandon Ingram y Julius Randle (si no se rompe) se puede construir un equipo de futuro, los Lakers post-Kobe Bryant, un Bryant al que se le permitió retirarse en olor de multitudes en el equipo de toda su vida sin importar los últimos malos resultados (igualito que pasa en España con nuestras grandes figuras, ¿verdad?), además la llegada de buenos veteranos como Luol Deng, Timofey Mozgov, o nuestro base internacional José Calderón (no esperen verlo mucho en cancha este año), unidos a jugadores del buen olfato ofensivo de Nick Young o Lou Williams, hace que estos nuevos Lakers de Luke Walton (parte del 73-9 de los Warriors es culpa suya) entren en todas las quinielas como uno de los posibles equipos más mejorados respecto al curso pasado. También es cierto que el listón de las 17 victorias parece sencillo de superar.


PHOENIX SUNS: Puro Wild West, puro estilo del Oeste, para un equipo sin presión inmediata pero que a medio plazo espera volver a ser una de las sensaciones de la liga. Para ello han reunido una buena colección de jóvenes talentos, especialmente en el juego exterior, donde Devin Booker está llamado a ser la bandera de los de Arizona en un futuro nada lejano, aunque de momento el liderazgo lo seguirá llevando Eric Bledsoe. La perla croata de 216 centímetros Dragan Bender es otro jugador a seguir, y Leandro Barbosa regresa al equipo de su vida después de brillar como suplente en Oakland. De momento a crecer y divertirse.     



Devin Booker, presente y futuro de Phoenix.



SACRAMENTO KINGS: La franquicia más adicta a la rumorología en los últimos tiempos en la NBA, sobre todo alrededor de su estrella DeMarcus Cousins, quien en principio seguirá siendo el faro y guía del roster rodeado de jóvenes incorporaciones desde el draft y de un nuevo entrenador (Dave Joerger) Desde luego si algo no caracteriza a los Kings es su estabilidad y capacidad para dejar crecer un proyecto, de modo que empiezan nuevamente de cero, con Cauley-Stein creciendo bajo el ala de Cousins y Arron Affalo que llega como referencia exterior para acompañar a Ben McLemore. Y luego Rudy Gay a lo suyo, claro. La química entre sus bases, Darren Collison y Ty Lawson, otro aspecto a examinar en un equipo que vuelve a ser un melón por abrir. 



NUESTRO PRONÓSTICO: 

GOLDEN STATE: Campeones de división, conferencia y ganadores del título.
LOS ANGELES CLIPPERS: Segunda ronda de play offs.
LOS ANGELES LAKERS: Fuera de play offs.
PHOENIX SUNS: Fuera de play offs.
SACRAMENTO KINGS:  Fuera de play offs.




No hay comentarios:

Publicar un comentario