¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

miércoles, 19 de octubre de 2016

NBA IS COMING: SOUTHEAST




"Superman" en su ciudad natal.




Para finalizar nuestro repaso a la próxima temporada de la NBA en la Conferencia Este, vamos con la división Sureste. 


ATLANTA HAWKS: Otro “año cero” para la franquicia de Georgia, con la salida de dos de sus jugadores más emblemáticos en los últimos tiempos: Jeff Teague, timonel durante las siete últimas temporadas, las cinco últimas como titular, y sobre todo Al Horford, con nueve temporadas como Hawk a su espalda y líder del equipo en esta década. Ambos jugadores no conocían otra camiseta que la del halcón, muestra de los deseos de la franquicia por la continuidad como apuesta. Por lo demás es una de las plantillas que menos varía su roster respecto al pasado año, pero la importancia de estos dos jugadores es lo suficientemente grande como para considerar que con su marcha el cambio que se acomete es profundo. Paul Millsap debe ejercer como líder en solitario sin Horford, ya que la llegada de Dwight Howard como su compañero en la zona produce las dudas lógicas respecto a un pívot que no ha vuelto a alcanzar el nivel demostrado hace años en Orlando. Pero no olvidemos que Howard es nativo de Atlanta, con lo cual se espera un plus de motivación que le lleve a volver a ser un cinco dominante. Ningún nombre de relumbrón para paliar la baja de Teague, traspasado a Indiana en una operación por la que los Hawks se llevaron la elección 12 del draft, el power-forward Taurean Prince (Teague es agente libre el verano que viene), por lo que la apuesta por el alemán Dennis Schroder como base titular es clara, con Jarrett Jack, llegado de Brooklyn, como “back up”. Un equipo que sin dejar de pensar en el presente (no entrar en play offs sería un rotundo fracaso), tiene un ojo en el futuro a corto plazo. 


CHARLOTTE HORNETS: Esperando a Kidd-Gilchrist. La recuperación de quien fuera número 2 del draft de 2012, tras su grave lesión de hombro la pasada temporada, es la mejor noticia para una franquicia que parece de las más empeoradas de la liga respecto al pasado curso. A día de hoy ya parece claro que MKG no va a ser el jugador deslumbrante que se preveía tras superar en el draft nombres como los de Damian Lillard o Andre Drummond, pero nadie duda de su calidad como jugador de equipo, abnegado defensor, y alero con facilidad reboteadora. En un equipo como Charlotte, cuya gran fuerza reside precisamente en la defensa, un Kidd-Gilchrist sano puede dar muchas victorias a un equipo en el que Kemba Walker debe confirmar su liderato desde la posición de base. Batum será el tercer espada. En el apartado altas/bajas la balanza parece inclinarse negativamente, ya que Ramon Sessions a día de hoy difícilmente puede sumar los números de Jeremy Lin, Belinelli apenas puede mejorar a Courtney Lee, y sobre todo resulta difícil pensar que Roy Hibbert pueda hacer olvidar a Al Jefferson. Necesitan por tanto a un Cody Zeller sano y que siga progresando y que Frank Kaminsky III empiece a demostrar lo que se le supone. En una conferencia Este cada vez más competida, no sería extraño que de su sexta posición del pasado curso pasasen a verse fuera de play offs. 


ORLANDO MAGIC: Como si fueran la cara opuesta de los comentados Charlotte, de Orlando se espera esta temporada una evolución que pase precisamente por mejorar su gran laguna (y punto fuerte de los Hornets): la defensa. Para ello confían el banquillo a un entrenador que demostrara en Indiana su capacidad para solidificar equipos desde atrás como Frank Vogel, que recibe con los brazos abiertos a Serge Ibaka y Bismack Biyombo, dos buenas piezas para cerrar la zona, sobre todo Ibaka que debería ser el “cuatro” titular conformando junto al ya consagrado Nikola Vucevic un “frontcourt” realmente poderoso, al que hay que sumar el explosivo Aaron Gordon, quien con sólo 21 años ya va a sumar su tercera campaña NBA después de prácticamente doblar sus estadísticas del primer al segundo año. Por el contrario el juego exterior se ve bastante mermado con la marcha de Oladipo a Oklahoma City, con lo que la responsabilidad para el francés Fournier aumenta considerablemente. Otra pieza clave debe ser el joven base Elfrid Payton, quien tendrá a su lado a un base semi-consagrado como el recién llegado D.J. Augustin. Jeff Green llega para reforzar las alas. Es un roster muy joven que no debería sentirse presionado por los play offs, pero muy posiblemente mejoren su decimoprimera posición en el Este del pasado curso.    



Biyombo, Vucevic e Ibaka, músculo para Vogel.



MIAMI HEAT: Un solar. No cabe definir de otra manera a la franquicia que ha visto marchar a su líder de este siglo, Dwyane Wade, por primera vez fuera de Miami, que pierde a Luol Deng, camino de Los Angeles, o a Joe Johnson, y que se hace a la idea de que quizás Chris Bosh sea ya definitivamente un ex –jugador de baloncesto, con las complicaciones por sus coágulos impidiéndole saltar a la cancha y el propio jugador enfrentado a la franquicia acusándoles de prohibirle volver a su deporte, una prohibición que nace lógicamente de una serie prescripción médica. Con todo ello no es nada descabellado pensar que de un equipo que avanzó a segunda ronda el pasado curso hablemos hoy día de un más que posible roster sin play offs. La conexión Dragic-Whiteside es el único aliciente para la afición de Florida, pero aunque el base y el pívot hagan números de All Star durante toda la temporada exhiben argumentos para pensar en post-temporada. Buena ocasión para que Dion Waiters, llegado desde Oklahoma City, demuestre las excelencias de su muñeca, y para que Justise Winslow, en su segundo año, pueda aspirar a jugador más mejorado.  


WASHINGTON WIZARDS:  Después de dos temporadas avanzando a segunda ronda de play offs, la 2015-16 fue una decepción al quedarse fuera de post-temporada. Sólo perdieron cinco partidos más que en 2015 y tres más que en 2014, pero fue un palo para una franquicia convencida de crecer en las manos de John Wall, otro exponente de la actual edad dorada de bases en la NBA. Necesitan que Bradley Beal, fino anotador, se confirme como segunda espada, para lo cual necesita, claro está, que la salud le respete (la pasada temporada se perdió 27 partidos) Por dentro se ha ido un clásico como Nené Hilario, con lo que Marcin Gortat recibirá todavía mayor atención. Al margen de este trío estelar no presentan demasiados argumentos. Markieff Morris y Otto Porter completando la primera unidad, Burke buscando una oportunidad desde Utah para competir como base suplente con el ex –ACB Satoransky, y los puntos de Marcus Thornton desde el banquillo. No apuntan demasiado alto, pero sin lesiones pueden aspirar a una de las últimas plazas de la conferencia con acceso a play offs. 




Satoransky, otro ACB en la NBA.




NUESTRO PRONÓSTICO: 

ATLANTA: Campeones de división. Segunda ronda de play offs.
CHARLOTTE: Fuera de play offs.
ORLANDO: Primera ronda de play offs.
MIAMI: Fuera de play offs.

WASHINGTON: Fuera de play offs. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario