¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

domingo, 3 de julio de 2011

LOS SEIS MESES INCREÍBLES DE BISMACK BIYOMBO SUMBA

Luciendo en Charlotte.


29 de Diciembre de 2010. Guadalajara. En el moderno Palacio Multiusos Aguas Vivas el equipo local recibe a un CB Illescas que llega en condición de colista. En plenas navidades es un partido clave para ambos clubes, que se mueven en las zonas bajas de la clasificación de lo que viene a ser realmente la tercera categoría del baloncesto español. En aquel equipo toledano que llega como farolillo rojo un espigado chaval africano de 18 años vuelve a ser el mejor de los suyos, que consiguen una victoria fundamental con la que logran dejar el último puesto de la tabla. El Illescas vence por 83-88, y aquel muchacho congoleño, con 17 puntos y 13 rebotes se va del pabellón como el jugador más valorado (no es su mejor partido con los toledanos, sin ir más lejos un par de jornadas antes había conseguido un 28+10 para irse a 35 de valoración) El chaval responde al nombre de Bismack Biyombo Sumba, y poco puede imaginar en el viaje de vuelta a casa, tras un partido más en la categoría de la Adecco Plata, el vuelvo espectacular que su vida va a dar en tan solo unos seis meses.   

Machacando con el Illescas. De Toledo a la NBA.


23 de Junio de 2011. New Jersey. Concretamente en Newark (cuna del gran Shaquille O'Neal), en el Prudential Center donde los New Jersey Nets comparten pista con la Universidad de Seton Hall se celebra el draft de la NBA, retransmitido para todo Estados Unidos por la ESPN y seguido mediáticamente en todos los confines del globo, emitido de madrugada para nuestro pais por Canal +. Entre la marabunta de jugadores universitarios, promesas europeas, periodistas, entrenadores, general managers, y demás actores del gran teatro del baloncesto, un joven africano observa nervioso el devenir de los acontecimientos. Cuando David Stern anuncia la septima elección del draft, correspondiente a Sacramento Kings, las palabras que pronuncia son "Bismack Biyombo, from Lubumbashi, on the Democratic Republic of Congo, last play for Fuenlabrada, Spain". Aquel chaval que seis meses antes jugaba en la Adecco Plata mira al cielo y se rie. Está en el centro del mundo del baloncesto mundial, en tan solo medio año ha pasado de la tercera categoría del baloncesto español a ser un "top ten" del draft de la NBA, una séptima posición superior a la que obtuvieron en su día recientes estrellas de la liga estadounidense como Amare Stoudemaire, Joe Johnson, Jason Terry, Shawn Marion, o incluso el mismísimo Dirk Nowitzki... y con solo 18 años.  


Con el "capo" Stern. Sueño cumplido.


Que en seis meses un chaval adolescente pase de una categoría como la Liga Española de Baloncesto Plata (que repetimos, viene a ser como la tercera categoría de nuestro baloncesto) a ser una de las elecciones más altas de la NBA parece casi sacado de un guión de Hollywood. Una de esas historias sobre como luchar por tus sueños y la consecución de los mismos. La simbólica y metafórica imagen una vez más de Estados Unidos como "tierra de las oportunidades", gracias a un fantástico sistema de reclutamiento de talentos en el baloncesto NBA. En el caso de Biyombo además con una de esas historias de superación y ambición reflejados en un trabajo duro, muy duro. No ha sido fácil llegar hasta donde ha llegado para un chico que tiene que irse de su casa siendo casi un niño y empezar a labrarse el futuro con algo para lo que parece espectaculármente dotado: el baloncesto.

La relación de Bismack con este deporte comienza en su Congo natal, lo que antaño era Zaire. En ese país sumido en conflictos, dictaduras, y guerras del coltan, Bismack hace sus primeros pinitos con el baloncesto hasta que decide ir a buscarse la vida al extranjero. Concretamente su destino es Qatar, previa escala en Yemen, donde tiene que esperar una semana para su visado. Así comienza la historia llena de casualidades afortunadas para este muchacho. Esa parada en Yemen le lleva a entrenarse con un equipo local, quienes impresionados por las cualidades del jugador le doblan la oferta recibida desde Qatar y le convencen para quedarse con ellos. A Yemen llega un combinado jordano entrenado por el portugués Mario Palma, quienes se enfrentan al equipo de Biyombo. Este puede considerarse el momento clave en la evolución vital de Bismack y en su apertura de puertas para el baloncesto de élite. Palma queda impresionado por el potencial de aquel muchacho, por lo que no duda en hablarle de él a su representante, el español Igor Crespo, para que conozca a aquel diamante africano por pulir y le busque un futuro. Crespo es otro hombre clave en esta historia. Avispado representante baloncestístico, con un ojo siempre puesto en un baloncesto africano por explotar, se convierte en agente de Bismack y lo trae a España, a entrenarse en Vitoria con Pepe Laso, hasta que el Fuenlabrada se fija en él para llevarlo cedido a sus equipos vinculados en LEB y EBA, donde comienza a hacer exhibiciones en forma de "dobles-dobles", el resto es historia, pero una historia que también se construye a traves de una serie de movimientos y casualidades que permiten que el nombre de Bismack Biyombo empiece a sonar al aficionado medio, y pase de ser una promesa a quizás medio plazo, para ser una realidad importante en ACB.  


Mirza, no debiste abandonar la linea de tres con Biyombo en tu camino.


Para un equipo que ha tenido como referente en la pintura durante las últimas temporadas a Thiaggo Splitter, suplir tamaña ausencia no era tarea fácil. Eso debió pensar Josean Querejeta cuando en Enero de 2011 firmó un cheque por valor de 800000 euros con destino Fuenlabrada para llevarse a Vitoria al posiblemente cinco puro más dominante que quedaba en nuestra liga, el descomunal uruguayo Esteban Batista. La evolución de un joven talento como Stanko Barac no parecía suficiente para un equipo baskonista que durante algunos años fue el mejor y más regular equipo ACB, y al que parece que puede costarle reiventarse a partir de las ausencias de sus últimas estrellas, jugadores del tamaño cualitativo de Scola o Splitter. El club fuenlabreño, sin patrocinador y con la amenaza de la Ley Concursal pendiendo sobre su cabeza, no puso reparos a la operación. Ley de vida. Aunque a todos nos gusta el romanticismo de pensar que la billetera no lo es todo, también creo que la existencia de ciertas jerarquías económicas y de poder en el mundo del deporte dan un cierto orden natural a las cosas (aunque creo que la ACB debiera cuidar algunos aspectos que llevan a que un jugador sea capaz de jugar para tres camisetas distintas dentro de la misma liga en cuatro meses, o que un baloncestista esté entrenando un lunes por la tarde con un equipo contra el que estaba jugando la mañana del día antes) Dentro de ese orden natural, de esos movimientos telúricos dentro del mundo del baloncesto, que actuan como un efecto dominó, entendemos la llegada de Biyombo a la ACB. La subida de escalones de los jugadores que no se estancan siempre propicia la irrupción de nuevos talentos. Si Splitter no hubiera decidido dar el paso natural para un jugador de su categoría de saltar a la NBA, posiblemente el Caja Laboral no hubiera contratado los servicios de Batista. Y si Batista no hubiera salido del Fuenlabrada, Biyombo no hubiera subido de la LEB Plata a la ACB, y quizás no hubiera recibido la invitación del Nike Hoop Summer (aunque esto es hipotético, ya que los jugadores inscritos para ese partido salen a principios de Abril, y por ejemplo la pasada temporada Mirotic la recibió jugando en LEB con el Palencia), pero sin duda la historia que ahora conocemos no sería la misma. 

Fue precisamente ese Nike Hoop Summer donde Bismack ya escribe un pequeño extracto de historia baloncestística al lograr el primer "triple-doble" en la existencia de este evento. Evidentemente las agendas de los scouters (muchos ya habían venido a verle a España) comienzan a echar humo con el nombre del congoleño, y en los despachos de las franquicias NBA se empieza a barajar la posibilidad de gastar su primera ronda del draft en el pivot africano. Entre medias, polémicas con el Fuenlabrada, con un punto de vista comprensible por su parte (aunque con algunas actitudes y declaraciones bastante desafortunadas), pero imposible no comprender las aspiraciones y ambiciones de un jugador que se mete entre ceja y ceja llegar lo más alto posible.  




Sirviendo pinchos de merluza en el Nike Hoop Summer


En definitiva, estamos hablando de los seis meses más increíbles en la vida de este peculiar personaje, y una muestra más de esa visión de "potencial" que se busca en la NBA, donde no importa lo que has hecho o conseguido o tus estadísticas individuales, si no todo lo que puedes llegar a ofrecer, de ahí que habitualmente en primeras posiciones de draft veamos elecciones que pueden parecer "exóticas", y que algunas de ellas ciertamente llegan a ser petardazos muy sonados (la historia del draft está llena de errores garrafales y equivocaciones en elecciones que de hacerse bajo el prisma de la cultura deportiva europea llevarían al pilón a los dirigentes de las franquicias), pero también en muchos casos han significado apuestas exitosas para los equipos (al fin y al cabo en el draft de la NBA, tal y como está concebido, se trata más de apostar que de ir sobre seguro, porque dificilmente con chavales de 18 o 20 años se puede estar seguro de nada) El caso aquí expuesto de Biyombo puede resultar sorprendente, y lo traemos a la palestra por actual y por lo que nos toca de cercano al ser un jugador que sale de nuestra liga, pero recordemos que en 1998 un joven rubio aleman que venía de la segunda división de su país, sin haber llegado a jugar un segundo si quiera en la primera división alemana, fue número 9 del draft de aquel año. ¿Su nombre?, lo han adivinado: Dirk Nowitzki. 

Veremos si la carrera de Biyombo en la NBA se mueve más cercana a unos parámetros similares a los del genio de los Mavericks, o por el contrario se asemeja más a la de un Darko Milicic. Sea como fuere observemos con admiración la historia de este muchacho que en sus primeros años de adolescente abandona su hogar con la idea de ganarse un dinero jugando al baloncesto en Asia, y por esas felices coincidencias y casualidades que a veces tiene el destino, y gracias a un trabajo y esfuerzo que le lleva a saber aprovechar las oportunidades que se van presentando en su camino, unido a un tesón y una cabezonería de la que hace gala en sus declaraciones públicas, un par de años después se convierte en una de las más sólidas apuestas para el futuro de la NBA, en concreto de unos Charlotte Bobcats que finalmente se hacen con sus derechos, y donde en jugadores interiores los nombres de Tyrus Thomas, DeSagana Diop, Joel Przybilla o Kwame Brown (hablando de errores históricos del draft...) no deberían asustarle demasiado a la hora de empezar a tener minutos y demostrar su valía y capacidad. 

Ya no le podremos tener en el Supermanager ACB, pero si en el Yahoo Fantasy NBA.  


Bismack a la carrera. Persiguiendo (y alcanzando) sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario