¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

jueves, 25 de junio de 2015

PABLO LASO Y LA CUADRATURA DEL CÍRCULO



Pablo Laso y sus trece estrellas, un equipo para la historia.




Hay que frotarse los ojos a la hora de escribir esta entrada. Y es que no, no estamos soñando, la perfección existe, el curso soñado, la cuadratura del círculo, única manera posible para que el mejor proyecto de baloncesto madridista en los últimos 25 años gane, esperemos, de una vez el crédito necesario para no ser discutido ni torpedeado por un presidente con una peligrosa querencia por cortar cabezas, y por ende, por una parte de la afición (cada vez más pequeña, afortunadamente) que a imagen del líder de la secta vive instalada en una constante amargura incapaz de reconocer los méritos de los héroes madridistas y para la que nunca la vale nada (y para quienes esta temporada histórica no pasará de ser una anécdota y ya estarán exigiendo la décima Copa de Europa, como si fuera tarea fácil)


Duele ahora recordar todas las zancadillas que sufrió Laso el pasado verano por parte de ese presidente que ahora correrá a hacerse fotos con los títulos, duele recordar como desde que llegó el vitoriano atrapó a una gran parte de los aficionados apostando por un juego que hacía décadas no veíamos en el basket blanco mientras el sector resultadista disparaba los cañones negando la evidencia de que el baloncesto madridista iniciaba con Laso un camino que sólo podía conducir al éxito si se dejaba madurar la apuesta y crecer la confianza. Están en su perfecto derecho de celebrar los triunfos de esta temporada y subirse al carro de los que siempre creímos, faltaría más, en todo caso admito que me dan pena ya que se han perdido la alegría que hemos vivido transitando por este camino. Un camino de mucho trabajo,pero de incontable disfrute y diversión, y es que el baloncesto de Laso, por encima de resultados, convierte nuestro deporte favorito en la mejor fiesta posible que puede verse en los últimos cuatro años en el baloncesto FIBA (y en ese sentido recordamos que el juego de la pasada temporada, esa que los resultadistas calificaron de “fracaso”, ha sido hasta el momento la sublimación del juego blanco)


Antes de entrar a analizar estas finales resueltas de un plumazo por la exuberante maquinaria blanca, hay que seguir acordándose de los padres de esta idea. Siempre Laso por encima de todo, soberbio jugador en su momento, magnífico entrenador hoy día. Arquitecto de una ideología baloncestística basada en algo de “run&gun”, en baloncesto de ritmo alto, y en otorgar libertad a los jugadores en ataque (cuestión agradecida sobre todo por jugadores como los sergios, Rudy, o Carroll), pero también con un estupendo trabajo defensivo no lo suficientemente reconocido, y es que sin defensa no puede haber contrataque. En ese sentido aportaciones propias como la defensa “en diamante” o el convertir a Slaughter en un perro de presa capaz de hacer presión en todo el campo al base rival serían un par de buenos ejemplos de que Laso es un técnico maravillosamente anárquico cuando sus jugadores tienen la bola pero minucioso y detallista a la hora de preparar una defensa esculpida en el ferviente deseo de recuperar cuanto antes ese balón que los Sergio Rodríguez o Sergio Llull saben domar hasta conducirlo a besar las redes del aro contrario.


Pero no sólo en Laso se encuentran las claves del Real Madrid 2015, equipo que ha conseguido aunar de manera insultante calidad, confianza y testiculina (ésta última podrían sustituirla por una palabra más vulgar, con lo que podríamos hablar del Madrid “de las tres ces”) El deporte de alta competición necesita de un trabajo coral y no fundamentado en una sola opinión. Contra quienes mantienen que el entrenador debe tener poder absoluto y libertad para confeccionar rosters a su gusto, contratando y despidiendo a su antojo (tal y como sucedió con Messina en este mismo club), está la creencia (que personalmente defiendo) de que la puesta en común de distintas opiniones nacida desde la dirección deportiva enriquece la creación del equipo. En ese sentido recordemos que Laso pedía la renovación de Darden, eficiente profesional cuya entrega fue reconocida por los asistentes del Palacio, pero que ha sido superado claramente por un K.C.Rivers cuyas ráfagas anotadoras han sido absolutamente claves durante algunos de los momentos más importantes de la temporada. La llegada de Maciulis, al volver a ceder a Dani Díez, también se ha demostrado un acierto. La ausencia de Mirotic dejaba un vacío difícil de llenar, y cubrirla con un Nocioni entrado en años sembraba alguna duda entre los aficionados, quienes miraban de reojo y con envidia la contratación de Justin Doellman (uno de los mejores jugadores de la pasada temporada militando en las filas del Valencia y sin duda el mejor en su puesto) por el Barcelona, dudas resueltas de un plumazo cuando el argentino se consagraba como MVP de la Final Four europea. También había que capear la marcha de un jugador como Dontaye Draper, cuya calidad merecía más minutos que los que recibía como tercer base en el Real Madrid. En ese sentido la llegada de Facundo Campazzo no ha supuesto un salto de calidad en la plantilla, más bien al contrario, pero ha “liberado” al técnico vitoriano de repartir minutos entre tres bases de primer nivel, otorgando mayor protagonismo al Chacho y sobre todo a un Sergio Llull que a sus 27 años parece no conocer techo. El trabajo de los denostados Sánchez y Herreros en los despachos ha dado sus frutos, con la guinda de un Gustavo Ayon que ha tardado en demostrar su calidad y aún con todo lo gris que puede resultar el trabajo de un pívot en este Real Madrid diseñado para correr y lucimiento de los exteriores ha sido otro acierto y pieza básica en la rotación de Pablo Laso. Sánchez y Herreros han sido capaces de analizar las virtudes del pasado año en el que el juego del Real Madrid maravilló a toda Europa y pulir los defectos por los cuales “sólo” se coronó campeón de Supercopa y Copa del Rey, perdiendo la final de Euroliga ante un inferior Maccabi Tel Aviv (después de haber realizado uno de los mejores partidos de la era Laso en una descomunal semifinal ante un Barcelona fagocitado desde el minuto 1) Los directores deportivos del Real Madrid han otorgado al equipo actual de un colmillo fundamental para que Laso, cuadrando de nuevo el círculo, haya sido capaz de mantener un estilo de juego de gran valor estético pero con una madurez competitiva que le hace vivir imbuido de una confianza brutal en sus posibilidades. Da la sensación que cada vez que un jugador como Sergio Llull encara el aro rival lo hace sin que la palabra miedo haya figurado jamás en su diccionario, y es que como decíamos el Real Madrid 2015 es el Madrid “de las tres ces”. Calidad, confianza, y co...



Herreros y Sánchez, algo habrán hecho bien.


El rotundo 3-0 con el que los blancos despachan a su eterno rival, ese que parecía haberse reforzado mejor el pasado verano con Satoransky, Doellman y Pleiss, es la guinda perfecta a una temporada que debiera ya ser inolvidable para el aficionado (sobre todo inolvidable porque difícil será volver a vivirla) Una final resuelta de un plumazo. 120 minutos en los que habría que echar la cuenta de cuantos de ellos ha visto al equipo blanco liderar el marcador. Pocas veces se ha visto un dominio tan aplastante. Y eso que el primer punto se ganó en un partido que anticipaba mayor igualdad de la vista posteriormente. El Real Madrid dominaba en un sensacional primer cuarto para después mantener a duras penas las diferencias ante un Barcelona peleón que a pesar de verse once abajo (66-55 a falta de 6 minutos) se reenganchó al equipo gracias a un Hezonja demostrando porque la web nbadraft.net le sitúa como en séptima posición de cara al draft de esta noche. Una vez demostrado que el valiente y arriesgado “run&gun” de Laso se imponía, una vez, más al frío y cerebral academicismo de Pascual, el alero croata decidió deshacerse del corsé táctico y con tres triples seguidos lideró un parcial de 4-13 para poner a su equipo a dos puntos. Pero a este Madrid no le entra el miedo, y el Chacho se sacaba de la chistera una bandeja imposible para volver a pasar la presión al rival. El Madrid no cedería el mando y se llevaría el primer punto por 78-72, dando buenas sensaciones y con un gran Rudy (17 puntos y 4 rebotes), pero sin poder imaginar ni por asomo lo que acontecería dos días después.


Y es que en el segundo partido de las series finales el Madrid de la era Laso volvió a dejar otro partido para el recuerdo frente su rival histórico, otro match para las videotecas que acompañar a exhibiciones como la final de la Copa del Rey 2012 (74-91 en el primer título de la era Laso), o la semifinal continental de la Final Four 2014 (62-100 para los blancos) El 100-80 final es el reflejo de lo que se vivió desde el salto inicial. Un Real Madrid desbocado y liderado por ese potro llamado Sergio Llull, quien entre rumores de su marcha a la NBA se despachó con 24 puntos y 5 asistencias que cimentaron su candidatura a un MVP de las finales que de hecho consiguió (también lo hubiera merecido un Rudy Fernández muy regular durante los tres partidos) Sus cinco triples en el primer cuarto fueron la clave para ese 31-10 con el que finalizó el acto inicial del segundo partido. Un parcial del que el Barcelona no supo sobreponerse, evidenciando la incapacidad de Pascual para improvisar ante un baloncesto que le supera, el de velocidad de crucero que propone Laso. Y es que ante la libertad fabulosa con la que se exhiben los tiradores blancos, el técnico culé ha estado empeñado en seguir con su baloncesto arcaíco de balones al hombre alto, limitando las posibilidades de su magnífico juego exterior, a pesar de la ausencia de Juan Carlos Navarro, una vez más lastrado por su fascitis plantar crónica.


Con tres días de descanso, que tanto trabajo técnico como psicológico necesitaba por lado barcelonista, llegó el tercer y a la postre definitivo partido. Buena salida de un Barcelona empujado por un Palau buscando el milagro, pero un Real Madrid tranquilo y confiado en sus posibilidades no sólo no se descomponía si no que comenzaba a mandar en el marcador y en un gran segundo cuarto con protagonismo ofensivo de Carroll (ocho puntos en el segundo acto) estiraba la diferencia hasta los 14 puntos (34-48) Tras el paso por los vestuarios se vio al mejor Barcelona de toda la serie, maniatando en defensa a su rival y volando en ataque con un Abrines viendo el aro como una piscina. El tirador que Pascual necesitaba (la pregunta es, ¿se empeñó en buscarlo?) Una vez más, cuando el equipo azulgrana se veía perdido, un jugador decidió saltarse rigores tácticos y, simplemente, intentar meter puntos. Los de Pascual llegaron a anotar 33 puntos en el tercer cuarto ante un Real Madrid que se quedaba en 14 a punto de cerrar el acto. El 67-62 con el que parecía se iba a llegar al último cuarto era un botín extraordinario para un Barcelona que había visto esfumarse toda opción diez minutos antes. Pero no se pueden hacer cuentas cuando un tal Sergio Rodríguez está en la pista, y un triple imposible desde medio campo y a tablero dejaba un 67-65 que ponía las espadas en todo lo alto, como suele decirse. El Real Madrid había superado el mejor momento azulgrana, a Abrines se le agotó la pólvora, Pascual volvió al academicismo (balones a Tomic) y Carroll sacó el fusil para sentenciar, con canastas tan asombrosas como su palmeo a rebote ofensivo, con su 1.88 de estatura delante de un jugador como Justin Doellman (2.08) y ante la atenta mirada del siempre indolente en defensa Ante Tomic y sus 217 centímetros de calidad y desidia a partes iguales, o la canasta que ponía un ya insalvable 83-88 a pase de un trastabillado Felipe Reyes y después de otra exhibición de bote para buscarse el tiro propia de genios como Stephen Curry. Una canasta que sentenciaba el partido y la final y tenía el mismo efecto que la de Lampe el pasado año para darle la liga al Barcelona. Un Lampe, por cierto, desaparecido durante estas finales (en el tercer partido no llegó a disputar ni un minuto)


El Real Madrid cierra una temporada redonda en la que la coralidad ha sido una de las señas de identidad del equipo. Con Llull protagonista al principio y al final de la misma (MVP de Supercopa, primer torneo de la temporada, y de las finales de Liga), con Rudy MVP de la Copa del Rey, Nocioni MVP de la Final Four de la Euroliga, y Felipe Reyes MVP de la temporada regular. Nombres propios en una plantilla de, como bien dice Laso, trece estrellas. Y es que todos los jugadores han tenido su importancia y protagonismo. La evolución de Ayon, las exhibiciones anotadoras de Carroll, la magia del Chacho, no al nivel descomunal de la pasada temporada pero aún así decisivo, el trabajo sucio de Maciulis, las apariciones inesperadas de Rivers. Y personalmente quiero destacar la temporada de un jugador enamorado del escudo que defiende y que ha demostrado ser fundamental para Laso. Marcus Slaughter comenzaba un curso difícil, con Campazzo ocupando plaza de extracomunitario y dejándolo fuera del comienzo de temporada. Se le tramitó plaza “cotonou” (algo totalmente legal, consideraciones éticas al margen, y que de hecho el Real Madrid ha sido de los clubes que menos ha utilizado tal triqiñuela en comparación con el resto de equipos ACB) para la Copa del Rey, se la revocó posteriormente al tener por error el mismo expediente que Andy Panko (ya ven que lo de los pasaportes “cotonou” lo hacen por igual clubes grandes que pequeños), y volvió a ocupar plaza de extracomunitario, pero en esta ocasión por delante de Campazzo. Slaughter es uno de los elementos claves para un Laso que tiene en su cuarteto nacional (sergios, Rudy y Felipe) el fuerte de su guardia pretoriana. No vamos a entrar en polémicas, pero duele ver que en ausencia de Navarro el único jugador español y seleccionable con el que ha jugado el Barcelona los dos últimos partidos de la final haya sido Alex Abrines.    



Sergio Llull, ¿un MVP rumbo a Houston?



Loor y gloria para Laso después del injusto vapuleo al que era sometido a estas alturas de la pasada temporada, cuando parecía que el ahora defenestrado Pascual le había dado un repaso (eso tan socorrido para los resultadistas de “repaso táctico”), obviando que el principal error del Real Madrid la pasada temporada fue una mala planificación física que se notó en las finales ACB, además de algún posible “incendio” en el vestuario después de la decepción de perder la Euroliga ante el Maccabi. Tanto Laso como Pascual son magníficos entrenadores y han sido con grandísima diferencia los mejores técnicos de sus clubes en los últimos tiempos. Y esto no es una opinión, es una realidad que se constata echando un vistazo al palmares de uno y otro. En un análisis más sosegado si soy de la opinión de que a Xavi Pascual le puede el academicismo y la ortodoxia. Esa ortodoxia que nos sigue vendiendo el mantra de la necesidad de un pívot dominante para triunfar en el baloncesto de alta competición. Si así fuera, este Barcelona de las grandes torres Tomic y Pleiss hubiera arrasado en este curso recién concluido, en vez de finalizar, por vez primera en muchos años, sin un título nuevo que añadir a las vitrinas. Por contra este Real Madrid desbocado al ritmo que impone su caballo pura sangre Sergio Llull pasará ya a la historia como uno de los mejores equipos europeos de todos los tiempos. Casi nada.



Pablo Laso llegó al Real Madrid en verano de 2011. Enseguida dotó al equipo de una personalidad propia que atrajo a los aficionados que comenzaron a llenar el Palacio de Los Deportes como hacía tiempo que no se veía en el a menudo tan dejado de la mano de Dios (y de los directivos) baloncesto blanco. Ganó la Copa de 2012 con un partido inolvidable en Barcelona, recuperando un título que no se ganaba desde 1993, casi 20 años después, y llevó al equipo a las finales ACB donde compitieron contra el Barcelona como no había sido capaz de hacerlo en la era Messina. Para algunos no era suficiente y le pidieron más. Al curso siguiente se llevó la Supercopa y la Liga y se llegó a una final europea, escenario que no se pisaba desde 1995. Seguía sin ser suficiente y la espada de Damocles florentiniana, ese monstruo insaciable, pedía más. Se volvió a ganar Supercopa y Copa y se volvió a disputar una final europea, cosa que no se veía (repetir final continental), desde la época de Pedro Ferrándiz (años 67 y 68) Seguía sin valer. Ya sólo faltaba pedirle a Pablo Laso la cuadratura del círculo. Aquí la tienen. Ahora vuelvan a esconder el monstruo de donde nunca debió salir y dejen que el baloncesto siga su curso. Porque este curso nos puede llevar muy lejos... si le dejan, claro.     



Laso, de jugador a entrenador con ADN madridista y camino del mito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario