¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

miércoles, 29 de junio de 2011

Y RUDY COGIÓ SU FUSIL... Y LO LLEVÓ A DALLAS

"The best is yet to come, and won't that be fine
the best is yet to come, come the day that your mine" 

(Frank Sinatra, "The best is yet to come") 



La pasada y calurosa noche del jueves de la semana pasada fue la elegida para que las distintas franquicias NBA llevasen a cabo sus elecciones del draft 2011, en una promoción que no parece levantar demasiadas pasiones, y de la que quizás hablaremos un día de estos. Las atenciones por tanto se fijaron tanto o más en algunos movimientos y trades a raíz de esas elecciones que en los propios nombres escogidos en las primeras rondas. Movimientos que afectaron a algún que otro jugador ilustre de la liga, y que en nuestro caso de aficionados españoles nos trajo una noticia que en principio nos da unos cuantos quilates de ilusión: Rudy se  va a Dallas, a los actuales campeones de la NBA.  

Abran paso y dejen sitio, ¡llega Rudy!


El movimiento parece una buena jugada para los Mavericks, otro acierto de Donnie Nelson al que tanto se alaba hoy día tras una década intentando construir un equipo campeón (lástima no se juzgue con el mismo rasero y paciencia a otros managers, presidentes, entrenadores, jugadores, y en definitiva proyectos que también necesitan sus varios años de crecimiento y madurez) Dallas manda sus elecciones en el draft 2011 (26 y 57), dos posiciones bajas, en una hornada de rookies que como decimos no parece que vaya a pasar a la historia, a cambio de un jugador ya consagrado y con buen cartel como Rudy, y los derechos del joven base fines, actualmente en Italia, Petteri Kopenen. 

La noticia lógicamente es recibida con agrado por la afición. Uno de los nuestros se va al equipo campeón, a jugar al lado de un genio como Nowitzki, al calor de los dolares de un Mark Cuban que tampoco ha parado (y le ha costado) hasta conseguir el título para su franquicia. Rudy sale de esos Portland que aunque con mucho mérito y orgullo dan muestras de progreso siguen teniendo cierto halo de equipo maldito y gafado, de "Jail Blazers", y además huye de las garras de un Nate McMillan de quien todos pensamos que podía haber sacado mucho más provecho de nuestro estilista "swingman" mallorquín y no confinarle sólo a esperar en las esquinas para que le llegase algún tiro abierto. Los más optimistas hablan incluso de un Rudy titular con la elástica tejana, predicción que me parece un poco osada viendo la nómina de jugadores que pueden ocupar las posiciones de Rudy en cancha: Marion, Terry, Stojakovic, Butler, Stevenson, Brewer, Beaubois, y hasta el pequeño Barea, o incluso el rocoso Cardinal. Estamos hablando de hasta nueve jugadores de cierto nivel, o de mucho nivel en algunos casos. ¿Es justo entonces tanto optimismo sobre las posibilidades de ser un jugador importante en Dallas para Rudy? Bueno, para empezar hay que esperar los próximos movimientos de la franquicia y la salida de algunos de estos jugadores (aunque Cuban ya ha demostrado sobradamente que el dinero no es un problema... a pesar de que algunos se hayan tragado la "película" de las pasadas finales sobre unos "viejos románticos" que han ganado el anillo a base de esfuerzo y superación frente a unos arrogantes jóvenes millonarios, cuando la realidad es que Dallas se ha gastado por encima de 20 millones de dólares más que Miami esta temporada en salarios), de hecho me atrevería a decir que sólo Marion (alero puro, posición en la que Rudy en principio no debiera jugar demasiado) y Terry parecen seguros. Sobre el resto habrá que ver quienes pueden salir porque el club crea que ya han cumplido su misión para esta franquicia, y cuales otros abandonarán Dallas porque la cantidad de "novias" generosas que van a tener llamando a su puerta va a acelerar su salida de este club (el caso más claro puede ser Barea, revalorizadísimo tras las finales), con lo cual es factible que durante el verano a Rudy se le vaya aclarando un tanto el panorama de su competencia en aleros y escoltas dentro de los campeones. Por otro lado, que nadie me entienda mal, pero en este equipo escolta titular puede ser cualquiera. Permítanme que me explique, cuando quiero decir que en este equipo el escolta titular puede ser "cualquiera", es que no importa el nombre de quien asuma tan preciado estatus, ya que en el caso de Dallas el escolta titular siempre será una figura ficticia, un falso titular, puesto que el peso de esa posición, el hombre importante y la gran amenaza exterior es ese asesino del banquillo llamado Jason Terry. "Jet" Terry es un jugador acostumbrado a esa especialidad del "sexto hombre". Tan ducho es en esa tarea que en 2009 la liga le eligió como el mejor sexto hombre de la NBA, aunque bien podía haberlo ganado cualquier otro año de estos, tal es su regularidad. Terry es un jugador extraño, imprevisible y genial. Una especie de Juan Carlos Navarro en negro y americano. En un baloncesto plagado de músculo y fuerza, este escolta que no llega al 1,90 es, como nuestra "bomba", una "rara avis" que sobrevive en esos bosques de kilos, biceps y triceps a base de tiros imposibles y penetraciones inimaginables. En definitiva, un jugador "raro". Pero hay que admitirlo, un genio, un dinamitador capaz de encender la mecha en los momentos más delicados para su equipo. Él activó el ataque de su equipo en los minutos decisivos de los dos últimos partidos de las finales. Por lo tanto poco importa quien salga de inicio en Dallas en la posición de "dos", ya que el puesto realmente corresponde al menudo y sorprendente "avioncito" que luce el dorsal 31. 

"Jet" Terry, pequeño escolta de altos vuelos.


Por otro lado, Carlisle ha demostrado darle una importancia relativa al rol de titular o jugador de banquillo y rotación. No es un entrenador inmovilista ni al que le tiemble el pulso a la hora de modificar sus planteamientos iniciales sobre las aportaciones de un jugador en concreto o el reparto de minutos de sus hombres. Busca el beneficio del colectivo y lo mejor del equipo, y ya comentamos en este blog que realmente ha sido el hombre clave en el triunfo de Dallas en las pasadas finales, con su capacidad de improvisación y de maniobrar sobre la marcha, con algunos movimientos quizás no muy afortunados, pero otros, los que le salieron bien, realmente geniales de cara al triunfo final. Parece por lo tanto Carlisle un entrenador ideal para “empezar de cero”. 

Por eso no es descabellado pensar que las opciones de Rudy de ser titular son serias, pero insisto en que la competencia en el puesto es feroz, si no consigue desplegar su juego más allá de un especialista exterior, poco más puede ofrecer que un Stevenson que, siendo también certero triplista, ofrece además un mordiente atrás que Rudy, hoy por hoy, en la NBA aún no ha demostrado. Permítanme que no me moje, no sé si Rudy será ese titular que algunos presumen, o será el último de los exteriores en la rotación de Carlisle, simplemente en este blog tratamos una vez más de diseccionar la realidad del mundo del baloncesto que nos rodea. Encuentro puntos tanto a favor del optimismo sobre un mejor futuro del saltarín escolta balear, que le permita desplegar todo su baloncesto de una dimensión similar, como seguimos pensando muchos, a la de un Manu Ginobili, como puntos pesimistas en contra para un jugador español que llega a una plantilla con una serie de jugadores que ya le han demostrado a su entrenador de lo que son capaces y para quien Rudy no era más que un especialista en triples de un equipo de primera ronda de play-offs. Por lo tanto no es fácil hacer un pronóstico claro. 

Aerolineas Rudy, mucho más que un triplista.


Recuerden que Andrés Montes decía aquello de “¡y Rudy cogió su fusil!” cada vez que el mallorquín se levantaba desde detrás de la línea de lanzamiento triple, ahora ese fusil lo traslada de Oregón a Texas. De la lluvia de Pórtland al sol de Dallas. Esperemos que sea para bien, que como cantaba Sinatra, para Rudy, lo mejor esté por llegar.   

Nate McMillan, you ain't no friend of mine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario